Racionamiento de 1941, se parece al de la pandemia de hoy

Publicidad

Por Chuck Avery – Para tener un almuerzo rápido, a menudo caliento una lata de sopa espesa en el microondas. Evidentemente, no soy el único que lo hace, porque la última vez que intenté reponer mi suministro, la sección de sopa enlatada del supermercado estaba casi vacía. Es obvio que ahora la epidemia de coronavirus es responsable de la inconveniente escasez.

He estado recordando recientemente acerca de cómo algunas condiciones de la crisis actual son ecos de las cosas que experimentamos en el país durante la Segunda Guerra Mundial. La escasez de alimentos, por ejemplo, era común desde el bombardeo de Pearl Harbor en 1941 hasta que Japón se rindió en agosto de !945. Algunos artículos siguieron siendo difíciles de conseguir durante un par de años después de esa fecha, pero al menos el racionamiento había terminado.

Casi todos los artículos de consumo fueron racionados mientras duró la guerra. Incluso si un minorista tenía un suministro abundante de lo que el cliente quería, un escenario poco probable, el cliente tenía que tener no sólo el dinero, sino también una estampilla de racionamiento que le diera el permiso del gobierno para comprar el artículo. Estas estampillas tenían rojos para carne y azules para productos enlatados. A los ciudadanos solo se les asignaron un limitado número de estampillas por mes, de acuerdo con el tamaño de su familia.

Debido a que muchos propietarios de pequeñas empresas estaban en edad de reclutamiento, aparecieron letreros en sus puertas, diciendo “Cerrado por tiempo indefinido. La escasez de mano de obra dio lugar a que las mujeres ingresaran a la fuerza laboral y llevaran a la fama al icónico cartel “Rosie, la remachadora”. Después de que terminó la guerra, muchas mujeres se negaron a volver a sus roles tradicionales de ama de casa; por lo tanto, se impulsó el movimiento de “Liberación de Mujeres”.

Publicidad

Casi todos los hombres aptos estaban en uniforme, incluida la mayoría de los deportistas más talentosos. Muchos juegos y torneos fueron cancelados, pero no hubo impacto en la televisión porque en esa época no había televisión, ni había internet. Teníamos teléfonos, pero las conversaciones a menudo se limitaban a tres minutos, momento en el que la línea se quedaba muerta. La gente hablaba con sus vecinos, jugaba juegos de mesa, armaba rompecabezas, leía, escuchaba la radio o asistía a ver películas. Muchas de estas actividades están haciendo una reaparición. Juegos de mesa, rompecabezas y libros están recuperando popularidad. Mientras tanto, hablar con familiares y amigos continúa mediante aplicaciones de teléfonos inteligentes como Facetime, Skype, etc.

Debido a la pandemia, el tráfico ha bajado hasta un 50% en algunas áreas. Del mismo modo, durante la Segunda Guerra Mundial, las calles y las autopistas estaban casi desiertas. La gasolina estaba racionada, a nadie se le permitía poseer más de cinco neumáticos y el límite de velocidad en las pistas era de 56 km/hora. Los jóvenes suelen pensar que los autos no podían ir mucho más rápido que eso en aquellos días. No es verdad. Cuando era niño, casi oriné mis pantalones en el asiento trasero del Dodge 1939 de mi tío Ralph cuando alcanzó los 170 km/h.

Escuché un informe de que la novela más vendida en Europa en estos días es “The Plague” (La Plaga), de Albert Camus, la historia de una epidemia letal en la Argelia natal del autor, publicada por primera vez en 1947. Algunos críticos han teorizado que uno de sus propósitos es mostrar la similitud entre las condiciones durante una epidemia mortal y las condiciones durante la guerra. Al igual que en la guerra, el virus está tomando muchas vidas, en su mayoría personas mayores. La Segunda Guerra Mundial también terminó con muchos de nuestros seres queridos, en su mayoría hombres jóvenes en su mejor momento.

Mi padre y sus dos hermanos sirvieron en la Segunda Guerra Mundial. Los combates en Europa habían terminado casi por completo en abril de 1945, y la familia sentía que íbamos a salir ilesos. El tío Ralph estaba en un submarino atracado en la Bahía de Guantánamo, Cuba. Mi padre estaba en algún lugar cerca de la frontera alemana. Pero el más joven, el tío Frank murió en Bélgica menos de una semana antes de que la guerra terminara oficialmente. Él tenía 23 años.

Chuck Avery: World War II conditions compared to today’s

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

One Thought to “Racionamiento de 1941, se parece al de la pandemia de hoy”

  1. Rosa G.

    Pero durante la 2GM todo el mundo obedecia las ordenes mientras que hoy la mayoria no hace caso de las disposiciones de los gobiernos ni todos estan de acuerdo.

Leave a Comment