Los fantasmas del barco RMS Queen Mary

Publicidad

Durante la Segunda Guerra Mundial, el RMS Queen Mary trasatlántico de la línea Cunard-White Star fue adscrito a la Royal Navy como buque de transporte de tropas. Después de la guerra fue dado de baja y vendido, quedando finalmente acoderado en Long Beach, California. Luego de pasar por varios intentos de convertirlo en atracción turística de varios tipos, finalmente fue convertido en hotel y museo, hasta el día de hoy.

Si has visitado el Queen Mary, quizás no sepas que hay una historia que cuenta que la nave está embrujada y eso inspiró a Walt Disney a intentar crear una especie de “Mansión Encantada en el Mar”. El fracaso que resultó del proyecto, dicen los expertos paranormales, ha contribuido a alimentar la actividad fantasmal que la gente informa haber experimentando en el Queen Mary hasta el día de hoy.

El Queen Mary abrió a los visitantes en 1971 con un acuario/museo a bordo, teniendo como curador a Jacques Cousteau. El museo años más tarde cerró debido a la baja venta de entradas y el mal cuidado de la vida marina en su interior. Esa mala gestión es sólo una pequeña pieza de un rompecabezas más grande sobre el barco, que también ha cambiado propietarios y empresas de gestión muchas veces en los últimos años.

Uno de esos propietarios era Jack Wrather, vinculado a Disneyland. Cuando el parque abrió sus puertas en 1955, Walt Disney, no tenía dinero para construir su propio hotel y arrendó tierras a Wrather para que construyera el Disneyland Hotel. Disneyland intentó muchas veces a lo largo de los años comprar ese hotel de Wrather y los derechos de nombre que Disney le otorgó a Wrather en  agradecimiento por construir el hotel. No tuvieron éxito, sino hasta después de la muerte de Wrather, cuando, para comprar el hotel, el entonces CEO de Disney, Michael Eisner, también adquirió el buque Queen Mary y la tierra a su alrededor.

Publicidad

La inversión en Long Beach definitivamente no fue ideal, pero Disney intentó sacarle provecho. En 1990, la compañía anunció planes para un parque temático llamado Port Disney, que se dedicaría a la vida oceánica en todo el mundo e incluiría el barco y la tierra que lo rodea. En el barco, incluyeron “celebridades” como guías de los tours que simulaban ser celebridades que habían viajado en el barco décadas atrás, incluyendo también fiestas temáticas y pequeñas tiendas de alta gama.

Uno de los tours que Disney implementó se llamó “Haunted Passages” (Lugares Encantados), que capitalizó las muchas historias y rumores de acontecimientos misteriosos ocurridos en el barco. Además del incidente del crucero HMS Curacoa durante la Segunda Guerra Mundial, han habido muchas historias trágicas unidas al Queen Mary. Hay casi 50 muertes reportadas a bordo del barco, desde la tripulación que tuvo accidentes en los motores y las salas de calderas, hasta una joven que se ahogó en la piscina de primera clase. Abundan los rumores de asesinatos verdaderamente espeluznantes y muertes inexplicables a bordo, también.

El tour incluía lugares en el barco donde personas fueron asesinadas, aplastadas, ahogadas o murieron de otras maneras durante los viajes. Una parada en ese tour: era la B340, una habitación entonces no utilizada donde Disney instaló efectos al estilo “Lugares Encantados”. Cuando estabas en la habitación, las tablas del piso crujían, los grifos de agua se abrían, se escuchaban voces de ultratumba y aparecían cosas espeluznantes en los espejos. El tour fue promovido con la imagen fantasmal del cuerpo translúcido de John Pedder, un joven ingeniero que murió aplastado en el barco, visto de pie en la sala de calderas.

Poco después, el proyecto fracasó y Disney abandonó la idea de Port Disney cuando el contrato de arrendamiento de la compañía en el área no fue renovado. Algunos afirman que se debió a la poca asistencia del público, pero otros dicen que la ciudad de Long Beach hizo fracasar el proyecto. En un artículo de opinión de The Los Angeles Times publicado el 19 de abril de 1992, Andrew Thompson escribió: “Después de meses de tender puentes para evitar tomar una posición en el planeado DisneySea, el alcalde Ernie Kell, el Ayuntamiento y los funcionarios portuarios, han logrado hacer que el operador de parques temáticos y la compañía de entretenimiento más importante del mundo, cancelen el proyecto y lleven sus miles de millones de dólares invertidos a otra parte.”

Port Disney no estaba totalmente perdido. Esos conceptos fueron reutilizados en Tokyo DisneySea, que abrió sus puertas en 2001. Ese parque incluso tiene una réplica del Queen Mary.

Pero esa habitación “embrujada” tenía un destino diferente. Cuando Disney dejó el Queen Mary, cerraron B340 y la dejaron atrás. Permaneció sellada durante décadas. Y cuanto más tiempo permanecía inaccesible, más crecían las leyendas alrededor de esa habitación embrujada.

Pero, la habitación B340, que una vez fue una parada obligada en la gira del Disney’s Haunted Passages, ahora se alquila como una atracción supuestamente embrujada en el Queen Mary.

La gente habla de ello, sin embargo. Susurros de fantasmas hay por todo el barco, y una búsqueda rápida en Internet mostrará muchos videos de presuntos encuentros de fantasmas allí.

“La gente ha olvidado que era una atracción de Disney”, dice Tenney, “y ahí es donde, el cazador de fantasmas, se vuelve problemático. En un barco donde hubo muertes reales e informes reales de fantasmas, que se están mezclando con los recuerdos nublados de la infancia de la gente que fue al tour ‘Haunted Passages’. Tienes que tratar de diferenciar lo que es real y lo que es falso”, explica. “Se escuchan historias reales y narrativas falsas.”

Esas narraciones parecen haber sido creadas tanto intencionalmente como involuntariamente por Disney. Tenney está en posesión de uno de los folletos originales de la gira Haunted Passages de 1990. “Es una imagen de un fantasma arrastrando a un niño pequeño por un pasillo”, dice. “Estaban muy interesados en contar una historia de miedo y asustar a la gente.”

Extracto del artículo SFGATE: How Disney tried to turn the Queen Mary into a Haunted Mansion at sea por Julie Tremaine.

Exordio: La historia del Queen Mary en la Segunda Guerra Mundial

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Califica este artículo.

5 / 5. 1

Sé el primero en votar.

Temas relacionados

Dejar un comentario