Las estaciones de Metro en Londres usadas como refugios durante la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 19 Diciembre, 2018

en Sueltos

Por Tilly Gambarotto – Los trenes del Metro de Londres (coloquialmente conocido como Tube, pero cuyo nombre oficial en London Underground) se detienen tan frecuentemente que es difícil imaginar que años atrás existían más estaciones que las actuales.

Pero, desconocido para muchos londinenses, muy por debajo de sus pies se encuentran los túneles y pasillos de estaciones abandonadas, algunas de ellas sin tocar y sin usar desde que el último pasajero dejó sus andenes hace décadas.

Algunos han preservado la historia de la Gran Bretaña durante la guerra, ocultando los restos de su uso como refugios antiaéreos, oficinas y escondites secretos para tesoros valiosos.

Otros se siguen utilizando, sólo que ahora albergan tiendas donde clientes que no lo saben caminan a través de los arcos de tejas que guardan la historia del ferrocarril.

¿Es posible que la zona donde viven los londinenses solía tener una estación de metro, y que ahora yace en espeluznante oscuridad acumulando polvo debajo del suelo?

Los túneles abandonados de la estación de metro de Down Street (Imagen: London Transport Museum)

La antigua parada de la línea Piccadilly entre Dover Street (ahora Green Park) y Hyde Park Corner sólo operó entre 1907 y 1932, pero se convirtió en el centro de operaciones de transporte en tiempo de guerra cuando fue secretamente transformada en la sede del Comité Ejecutivo de Ferrocarriles durante la Segunda Guerra mundial.

El Comité fue vital para el esfuerzo de guerra, coordinando reparaciones y medios alternativos de transporte cuando las vías fueron dañadas por los bombardeos.

Churchill pasó tiempo en los túneles a prueba de bombas mientras se refugiaba de los bombardeos. Las oficinas del Gabinete De Guerra en Whitehall eran consideradas inseguras y los túneles eran usados secretamente por el Gabinete cuando era necesario.

La estación fue transformada en oficinas improvisadas, con una oficina incluso llamada "Nº.10" por Churchill. Incluso había un cuarto de baño en funcionamiento para aquellos que estaban confinados bajo tierra por turnos, y un conmutador telefónico fue instalado para permitir la comunicación con otras estaciones.

La estación está ahora abandonada, y los artefactos polvorientos restantes de su vida de oficina le dan una sensación apocalíptica.

Charing Cross.

Escondida en el laberinto de los concurridos túneles de la línea Northern y Bakerloo en Charing Cross se encuentra una parte abandonada de la estación que solía operar trenes para la línea Jubilee.

Las plataformas fueron cerradas al público en 1999 después de que la línea Jubilee fue redirigida, pero para entonces habían visto algunas caras famosas pasar a través de sus barreras.

El actor Daniel Craig se abrió paso entre las multitudes en la plataforma mientras interpretaba a James Bond en la película "Skyfall", y la estación se hizo pasar por la estación Waterloo durante la filmación de "The Bourne Ultimatum".

Brompton Road.

Otra reliquia de la guerra, los túneles de Brompton Road han sido testigos de algunos acontecimientos importantes en la historia de la guerra británica.

La estación de Kensington fue cerrada a los pasajeros en 1934 y comprada por el Ministerio de Defensa para convertirla en un búnker antiaéreo durante la guerra. Los pozos de elevación se convirtieron en Salas de Operaciones apiladas una encima de la otra.

Existe el rumor de que Rudolf Hess, lugarteniente y principal miembro del Partido Nacionalsocialista de Hitler, fue interrogado en esa estación después de que aterrizó su avión en Escocia y fue capturado por las fuerzas británicas.

Un promotor ucraniano compró el edificio en 2014 por 53 millones de libras, según se informa con la intención de desarrollar apartamentos.

Línea District a Windsor.

Los londinenses en el siglo XIX tenían una ruta fácil para un día Real, con la línea District pasando por su actual punto de parada en Ealing Broadway, pasando por Hanwell, West Drayton, Slough, y terminando en Windsor.

La línea tuvo corta duración, pues sólo duró dos años desde 1883 hasta 1885.

Es evidente que el viaje no atrajo suficientes pasajeros, dejando a la realeza para hacer su propio camino hacia el oeste desde el Palacio de Buckingham desde entonces.

Hounslow Town.

Los pasajeros podrían sorprenderse al saber que el sitio de la Estación de Autobuses Hounslow comenzó su vida como una parada de metro de la línea District.

La estación Hounslow Town abrió sus puertas en 1883 como una rama adicional de la línea District hacia el oeste de Acton Town. Construida con la intención de fusionar las líneas ferroviarias en la estación de tren de Hounslow, se construyó un puente sobre Hounslow High Street para llevar los trenes por encima de las cabezas de los compradores.

London y South Western Railway se opusieron a la fusión y así nunca se llevó a cabo, y después de un período de bajo uso la estación fue cerrada en 1886.

La atención se dirigió a los más populares Hounslow Barracks (ahora Hounslow West) y a los recientemente construidos Heston y Hounslow (ahora Hounslow Central).

La estación fue reabierta en 1903, con trenes eléctricos reemplazando las locomotoras de vapor de 1905. El regreso de la estación no tuvo éxito, y fue cerrada una vez más en 1909 y reemplazada por una nueva estación de Hounslow Town, ahora conocida como Hounslow East.

La estación fue demolida y reconstruida por la London General Omnibus Company, y desde 1925 el sitio ha sido el hogar de la estación de Autobuses Hounslow y  Garage. La antigua estación Hounslow Town ha sido honrada con una placa en el frente del edificio.

Aldwych.

Alguna vez, bajo el suelo de una de las calles más concurridas de Londres, se guardó uno de los más valiosos tesoros de Inglaterra de la Galería Nacional.

La antigua estación fue originalmente llamada Strand por el nombre de la calle en la que se encontraba. Aldwych fue el punto de parada final en la ruta de la línea Piccadilly desde Holborn.

La Primera Guerra Mundial necesitó un lugar seguro para las obras de arte más preciadas y reliquias normalmente alojadas en las galerías públicas de Londres, y las plataformas de Aldwych fueron usadas como refugio para las piezas. Incluso los mundialmente famosos Mármoles de Elgin estaban escondidos allí.

Otra estación de metro impopular, que operó sólo durante las horas pico de los días laborables de semana desde 1962 hasta que fue cerrado en conjunto en 1994. Aquellos que tienen buenos recuerdos de la estación podrán rememorarla durante años mientras pasan por Strand, ahora que el edificio ha sido catalogado de grado II.

Clapham Sur.

La parada South London del metro de Londres todavía funciona hoy en día, pero pocos de los que pasan por sus túneles saben que están caminando a través de los antiguos barrios residenciales de los inmigrantes de Windrush que llegaron a Inglaterra en la década de 1940.

Después de alojar a londinenses afectados por las bombas durante la Segunda Guerra Mundial, las camas y las instalaciones de lavado construidas en el espacio subterráneo fueron reconstruidas para proporcionar alojamiento a los que llegaron a los Muelles de Tilbury en Essex procedentes de las Indias Occidentales.

Las condiciones eran congestionadas y ruidosas, y los trenes continuaban pasando por encima de las cabezas de los huéspedes. En las paredes se han dejado letreros originales que señalan los puntos de asistencia médica y la cantina improvisada, que se pueden ver en los recorridos por las plataformas abandonadas.

Los inmigrantes pagaban seis Chelines seis peniques al día por alojamiento, el equivalente a 33p de hoy.

South Harrow.

Aunque la estación South Harrow todavía existe, la estación se ha movido y abandonado su lugar original en la línea District para servir a los pasajeros de la línea Piccadilly de hoy en día.

South Harrow fue inaugurado en 1903 como el punto de parada final de una nueva rama de la línea District de Park Royal y lTwyford Abbey. La rama, junto con las vías que se remontan a Acton Town, fue la primera sección de la línea de metro electrificada para que los trenes eléctricos pudieran reemplazar a los antiguos trenes de vapor.

En 1932, la línea District desde Ealing Common a South Harrow fue reemplazada por la línea Piccadilly. El antiguo edificio de la estación fue cerrado y se construyó uno nuevo donde actualmente se encuentra la estación de South Harrow.

El edificio original permanece a unos doscientos metros de distancia, en un aparcamiento de carros accesible desde la avenida South Hill. A diferencia de otras ex estaciones de metro, el primer South Harrow se ha ganado su permanencia como oficina para el London Underground, donde sus conductores pueden tomar una taza de té entre los cambios de turno.

Los londinenses pueden visitar algunos de estos túneles abandonados con los tours del Hidden London organizados por el Museo del Transporte de Londres.

mylondon.news: The abandoned tube stations lying untouched deep beneath your feet

Artículo anterior:

Siguiente artículo: