La araña se pasea por la telaraña

Publicidad

Por interés en el tema, y no por dominar el idioma, hice el esfuerzo con ayuda, para leer el libro "Nicht einmal bedingt abwehrbereit: Die Bundeswehr zwischen Elitetruppe und Reformruine" (Ni siquiera preparada para la defensa: La Bundeswehr entre las tropas de élite y la ruina de la reforma.)  escrito por el Coronel (ret) Richard Drexl y por Josef Kraus, antiguo miembro del Consejo Asesor de Liderazgo Interno del Ministerio de Defensa de Alemania. En el libro, los autores concluyen que las Fuerzas Armadas de Alemania (Bundeswehr) necesitan recuperar sus tradiciones históricas. Afirman que la nación debe fortalecer su columna vertebral militar y debe tener armamento nuclear. ¡Horror! dirán algunos.

Pero, lo cierto es que este tipo de retórica, que típicamente proviene de la extrema derecha de Alemania, incluido el partido democrático "Alternative für Deutschland" (AfD), ahora también se escucha entre los altos jefes militares y es el anhelo de no pocos mandos subalternos y de la tropa.

Drexl es un coronel retirado con más de 40 años como soldado profesional y de ellos 15 años en el Ministerio de Defensa de Alemania. Fue jefe de armamento aéreo de la Luftwaffe y comandó varias unidades. Desde 2014 es Presidente Honorario de la Confederación de Soldados Bávaros que tiene 65 mil miembros entre veteranos y reservistas.

Publicidad

Kraus es experto en educación graduado en psicología y es Presidente Honorario de la Asociación de Profesores Alemanes. Es también miembro del Comité Asesor de Liderazgo Interno del  Ministerio de Defensa y miembro del Consejo de Política Externa del Deutschen Atlantischen Gesellschaft. Además posee muchos otros títulos y menciones.

En el libro, cuyo prólogo fue escrito por el ex ministro de Defensa alemán Prof. Dr. Rupert Scholz, el coronel Drexl y Josef Kraus discuten algunos de los problemas que afronta la Bundeswehr, las Fuerzas Armadas de Alemania, que fue creada después de la unificación de 1990. Hay que recordar que las Fuerzas Armadas de Alemania, es decir la Wehrmacht, fue abolida al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Los autores del libro afirman que si Alemania "no quiere ser un mero receptor de órdenes del gobierno estadounidense", necesita estar equipada con "armas nucleares de contra ataque". Sostienen que esto significa una estrecha cooperación con Francia, la creación de una fuerza de intervención en caso de crisis y una estructura de seguridad europea que comparta el acceso a arsenales nucleares.

La idea principal detrás de la demanda es que Europa no puede confiar, ni depender, de Estados Unidos y, por lo tanto, debe tener su propia estructura de disuasión militar nuclear. A lo largo de los años, muchos expertos militares han hecho demandas basadas en el mismo argumento. Otros dudan de que Francia comparta su arsenal nuclear y argumentan que Alemania debería convertirse no sólo en la fuerza militar convencional más poderosa de Europa, sino también en una potencia nuclear independiente. Alemania tiene la capacidad de hacer precisamente eso y, por lo tanto, podría ayudar a Europa a convertirse en una poderosa potencia militar. ¿Por qué entonces esto aún no ha ocurrido?, se preguntan los autores.

"Auschwitz", afirman, "fue maquillado y utilizado prácticamente como el único mito fundador de la República Federal de Alemania. Los errores del pasado del país fueron llevados a desarrollar en los alemanes un "complejo de culpa" que ha impedido desde entonces que Alemania cautele y defienda como debiera sus intereses nacionales.

La solución según los autores es recuperar las tradiciones militares, alegando que el Nacionalsocialismo fue un problema causado por los políticos, no por la Wehrmacht (las fuerzas armadas alemanas de entonces). Afirman que ha sido un error "echar al olvido casi todas las tradiciones de 300 años de historia militar alemana. El más reciente decreto de tradición de la Bundeswehr de 2018 eliminó del Bundeswehr todos los "modelos heroicos", dicen los autores. Sus críticas son un ataque directo contra la entonces ministra de Defensa Ursula Gertrud von der Leyen, quien desde el 01 de diciembre del año pasado es presidenta de la Comisión Europea.

En el artículo "German Militancy", publicado en German Foreign Policy se resumen las demandas de los autores y muestra cómo estas demandas han circulado durante mucho tiempo en los círculos nacionales-conservadores. El AfD ahora se está "convirtiendo cada vez más, en el vocero de este movimiento" y de los miembros militares que están asociados con él, según el artículo.

En 2017, el líder del AfD, Alexander Gauland, dijo: "Si los franceses están orgullosos de su emperador y los británicos de Nelson y Churchill, tenemos derecho nosotros a estar orgullosos de las gestas alemanas en las dos guerras mundiales.”

Otro influyente líder del AfD, Björn Höcke, manifestó ante una multitud entusiasmada en enero de 2017 que Alemania debería estar orgullosa de su historia y hacer un "giro de 180 grados en su política sobre el pasado". "La historia de Alemania se maneja como si estuviera podrida y se la hace parecer como ridícula", dijo, lamentando que Alemania sea "el único país en el mundo que erige un monumento de vergüenza en el corazón de su capital. Los asistentes respondieron con entusiasmo, gritando: "¡Deutschland! Deutschland!” En realidad no es uno, sino que son dos, los monumentos de ese tipo en la capital germana. En represalia los opositores crearon una réplica del monumento, al que se refiere Höcke, muy cerca y a la vista desde su casa en Bornhagen en Turingia.

No es de extrañar que con orgullo los líderes militares simpaticen con el AfD, pues más que cualquier otro partido, el AfD representa la mentalidad militar nacionalista de las fuerzas armadas en el Parlamento alemán. Como los demócratas cristianos de la canciller Angela Merkel se oponen a estos puntos de vista, cada vez más miembros de la policía y el ejército apoyan a la extrema derecha, como se lamentó recientemente el líder demócrata cristiano Friedrich Merz.

La tensión entre los militares y el gobierno está aumentando. Algunos culpan a la reciente incompetencia del ejército por la mala gestión burocrática. Muchos otros, como Drexl y Kraus, creen que toda la animadversión hacia los militares tiene que cambiar. Mientras que los militares aseguran que el problema es el pobre liderazgo político.

Hemos visto en meses pasados cómo en barracas de unidades de las Fuerzas Armadas alemanas se exhibían, símbolos del viejo Nacionalsocialismo, en la forma de banderas, escudos, esvásticas, cascos y armas, sin mencionar saludos y arengas en formaciones que recuerdan a la Alemania de los años 30 hasta finales de la Segunda Guerra Mundial. En varios de estos casos de exhibición de militaria alemana de la Segunda Guerra Mundial intervino enérgicamente la entonces Ministra de Defensa Ursula von der Leyen, ordenando la búsqueda de parafernalia de la Segunda Guerra Mundial en todas las unidades de la Bundeswehr.

Pugna de Tradiciones en las Fuerzas Armadas Alemanas

Es obvio que estas tensiones solo aumentarán. Con la retórica del presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el ruido político del Brexit, la hostilidad alemana hacia los vencedores de la Segunda Guerra Mundial está aumentando. La creencia de que las fuerzas aliadas son responsables de suprimir el orgullo nacional alemán está ganando un mayor apoyo.

Cada vez son más los políticos que exigen un ejército alemán más fuerte para aumentar su influencia política. Desde una perspectiva europea, Estados Unidos está retirando su apoyo militar al continente. La confianza en la OTAN se está erosionando por los errores cometidos al seguir ciegamente las órdenes de la Casa Blanca. Por último, con el Brexit, la perspectiva de la cooperación militar con Gran Bretaña está disminuyendo significativamente.

Europa no puede defender sus intereses económicos contra los intereses económicos de otras potencias sin la necesaria disuasión militar. Europa y Asia dependen de las importaciones procedentes de África y Oriente Medio. Las crisis en estas regiones exigen una fuerte presencia militar para garantizar que se cumplan los intereses políticos y económicos.

Por estas razones, en Alemania es urgente que se revitalice a sus fuerzas armadas. Pero aumentar el presupuesto militar no será suficiente. Los generales de alto rango de la Bundeswehr han criticado repetidamente esta falacia. Exigen que Alemania recupere una capacidad militar. La pregunta es, ¿cuándo, los políticos apoyarán esa demanda?

Así piensan los autores del libro y así piensan cada vez más los círculos castrenses en Alemania. Pero, en Europa y Asia, en vez de fortalecerse los  vínculos se crean brechas y esas brechas se extienden como una telaraña alrededor del mundo.

Mientras tanto la araña se pasea por la telaraña.

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Un comentario sobre “La araña se pasea por la telaraña”

  1. Miguel

    Muy cierto y muy actual. No es justo que a todos los militares alemanes que lucharon por su patria en la 2gm se les tilde de criminales.

Dejar un comentario