¿Es la actual generación igual a la generación de la Segunda Guerra Mundial?

Publicidad

Por John R. Bawden* – Hace 75 años, el emperador Hirohito de Japón se rindió a los Estados Unidos y la Segunda Guerra Mundial terminó. Para los estadounidenses que alcanzaron la mayoría de edad durante los quince años anteriores, nunca olvidarían la forma en que los eventos internacionales alteraron dramáticamente sus planes y forma de vida.

Cuatro meses después del ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941, Alemania y Japón parecían invencibles, no destinados a la derrota. Nadie sabía cuánto tiempo podría durar el creciente conflicto, especialmente porque los ejércitos alemanes y japoneses seguían ganando victoria tras victoria.

Cuando se trataba de alimentos y dinero, la generación de la Segunda Guerra Mundial se comportó con más cautela que sus hijos porque podían recordar la tasa de desempleo que en aquellos años había oscilado entre el quince y el veinte por ciento. De 1933 a 1937, la tasa de desempleo disminuyó desde su máximo de 25 por ciento sólo para volverse a disparar en 1938. ¿Acabaría alguna vez la Gran Depresión?

Los estadounidenses nacidos entre 1997 y 2012, ahora llamados la Generación Z o Generación Posmilénica, están llegando a la mayoría de edad no con un sentimiento de confianza, sino más bien por una aguda sensación de incertidumbre. Las órdenes de cuarentena, de quedarse en casa y la escuela a distancia son una parte de la historia. Las pasantías retrasadas y las pocas oportunidades de trabajo son otra. Los expertos en salud, por su parte, anticipan una segunda ola, posiblemente más virulenta, de infecciones por COVID-19 que llegaría este otoño, lo que significa una potencial ronda de quedarse nuevamente en casa.

Publicidad

Los desórdenes políticos provocados por el hombre y la caída de la posición estadounidense en el mundo han contribuido de manera similar a un contexto generacional peculiar para los jóvenes estadounidenses. La generación Z no espera la afluencia del “baby boomer”, los nacidos entre 1946 y 1964, durante la explosión de natalidad posterior a la Segunda Guerra Mundial. – ¿por qué lo harían? – tampoco esperan compartir el optimismo del milenio. Los nacidos a finales de la década de 1990 pueden recordar la Gran Recesión, lo que no pueden recordar es un solo momento de unidad nacional como la que ocurrió brevemente después de la caída de las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001. En sus vidas, el país sólo se ha dividido amargamente.

Dos factores conectan la generación Z con la generación de la Segunda Guerra Mundial: períodos de incertidumbre en los primeros años de vida y la importancia del comportamiento del gobierno. No es que el gobierno siempre sea confiable o eficaz, sólo que es el único actor capaz de realizar ciertas acciones durante las emergencias nacionales. Los programas del “New Deal” de Franklin D. Rossevelt pusieron a millones de estadounidenses a trabajar en proyectos de infraestructura mientras brindaban alivio a los ancianos y enfermos.

Pocos estadounidenses pueden incluso recordar un momento en que comprar mantequilla o zapatos no era tan simple como ir a la tienda. Hace 75 años, los folletos de racionamiento limitaban el consumo de café, azúcar, carne y huevos en los Estados Unidos según el número de miembros en el hogar y las demandas impuestas por los  tiempos de guerra. La ropa, la gasolina, los neumáticos y los medicamentos estaban controlados por la Oficina de Administración de Precios. Los estadounidenses comían margarina, no mantequilla y todas las noches las ciudades costeras oscurecían sus ventanas para no proporcionar iluminados objetivos a los submarinos alemanes.

A los estadounidenses rara vez se les pide que acepten medidas disruptivas que prácticamente han sido olvidadas. Si bien las máscaras faciales y el distanciamiento social ciertamente no son lo mismo que el reclutamiento militar y el racionamiento en tiempos de guerra, que se remontan a la primera mitad del siglo XX cuando el gobierno de Estados Unidos redujo el consumo y ordenó la movilizaron de la nación por las necesidades de la guerra.

Durante los primeros días de la pandemia, el gobierno federal lanzó la reservas de suministros médicos de emergencia (máscaras, guantes y batas) a los gobiernos estatales más afectados por el virus. La fabricación nacional de ciertos medicamentos y suministros médicos es ahora una prioridad nacional. De hecho, la pandemia ha provocado un replanteamiento de la dependencia excesiva de países extranjeros para obtener los suministros esenciales.

Las empresas han tenido que considerar cómo proteger a sus empleados de las interacciones potencialmente dañinas con el público y la pandemia ha puesto de relieve el papel del gobierno que aborda las necesidades de los ciudadanos que no pueden trabajar. Para los jóvenes, significa exponerse a las preocupaciones de la comunidad por la salud y la seguridad en lugar de la marcha incesante e indudable del consumismo.

Los altos niveles de desconfianza hacia el gobierno, un sello distintivo de la vida estadounidense desde la Guerra de Vietnam y el escándalo de Watergate, están lejos de desaparecer, pero la pandemia del coronavirus es un recordatorio de que carecemos de control. Los microbios, al igual que el clima extremo, pueden venir inesperadamente y abrumar el poder de las personas de ser capaces de responder de manera efectiva. Algunos gobiernos del mundo han lidiado bien con la crisis, otros como Estados Unidos y Brasil no lo han hecho.

El racionamiento terminó en 1946, pero la Gran Depresión y la austeridad de tiempos de guerra fueron sombras amenazantes sobre la generación de la Segunda Guerra Mundial. Tales experiencias eran coherentes con una generación de estadounidenses menos individualista y más filosófica sobre los giros y las vueltas imprevistas de la vida.

Hoy, los jóvenes estadounidenses tienen mucho en qué recapacitar y quisiera pensar que la pandemia podría conducir a algo que han ignorado las últimas tres generaciones: un mayor consenso político y una mayor solidaridad social.

*John R. Bawden es Profesor Asociado de Historia en la Universidad de Montevallo de Alabama, Estados Unidos.

History News Network: Is Gen Z Like the World War II Generation?

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Dejar un comentario