Desfile en San Petersburgo conmemora 75 años del final del asedio de Leningrado en la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 28 Enero, 2019

en Sueltos

Las tropas y blindados pesados desfilaron en la emblemática Plaza del Palacio en San Petersburgo para conmemorar los 75 años del final del asedio alemán de Leningrado, que duró 872 días y se cobró cientos de miles de vidas.

A pesar del inclemente frío que ha azotado San Petersburgo, la gente acudió a la Plaza del Palacio para conmemorar el final del Asedio de Leningrado. El desfile del domingo por la mañana conmemora el evento histórico y rinde tributo a las víctimas.

"El Asedio de Leningrado es una de las partes más trágicas y heroicas de la Segunda Guerra Mundial", dijo el General Aleksandr Zhuravlev, el oficial al mando del desfile, antes de guardar un minuto de silencio.

Al abrir el desfile, los soldados de todas las ramas de las fuerzas armadas, incluyendo el Ejército, la Armada, y la Fuerza Aérea, desfilaron en formación. La parte histórica del desfile involucró tropas vestidas con uniformes del Ejército Rojo de la época.

Fueron seguidos por una serie de blindados de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo el famoso tanque T-34, vehículos blindados y camiones.

También se exhibió equipo militar moderno.  Tanques T-72B3, BMP-3 y vehículos blindados BTR-82A estuvieron presentes.

A estos vehículos se les unieron otros sistemas de armas, incluyendo mísiles S-400 tierra-aire, lanzadores de cohetes Iskander, y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple Tornado, dijeron los militares rusos.

A medida que el desfile llegaba a su fin, seis aviones de combate MiG-29 del famoso equipo aerobatico de Strizhi (Swifts) sobrevolaron San Petersburgo.

El Asedio de Leningrado, uno de los asedios más largos y sangrientos de la historia, comenzó el 8 de septiembre de 1941, cuando los alemanes cortaron el último camino que conducía a la ciudad. Simultáneamente, el Ejército finlandés cruzó la frontera Soviética desde el Norte, ayudando a sus aliados alemanes a bloquear a Leningrado.

Los planes de Hitler para Leningrado -la antigua capital imperial y cuna de tres revoluciones rusas- significaba que todos los residentes morirían con el tiempo debido a la inanición, la enfermedad o las heridas debido a los bombardeos.

Testigos e historiadores recuerdan que el primer invierno de 1942 fue el más duro, con los residentes de Leningrado teniendo que sobrevivir sin calefacción, sin suministro de agua, casi sin electricidad y muy poca comida. En ese momento, cada ciudadano recibía 125 gramos de pan por día, casi la mitad de los cuales consistían en aserrín y otras mezclas incomibles.

Durante el bloqueo, todas las líneas de suministro principales fueron cortadas por las tropas alemanas. El legendario ‘Camino de la Vida" fue la única excepción. Corriendo a través del hielo del Lago Ladoga, permitió que la comida, municiones y suministros médicos fueran traídos a la ciudad sitiada. En su camino de regreso, los convoyes militares evacuaban a los civiles y a los soldados heridos.

De alguna manera, la ciudad sobrevivió, y su heroica resistencia de 872 días terminó en 1944, convirtiéndose en un símbolo de resistencia y determinación sin precedentes. Pero el levantamiento del bloqueo llegó demasiado tarde para muchos, ya que, según diversas estimaciones, se cobraron la vida de hasta 1,5 millones de personas. La mayoría de ellos murieron de hambre, mientras que otros fueron víctimas de las bombas alemanas y los proyectiles de artillería.

RT: Troops parade in St. Petersburg to mark 75yrs since end of Leningrad Siege in WWII

Artículo anterior:

Siguiente artículo: