Corea del Sur y Japón mantienen diferencias por compensación a trabajadores coreanos durante la guerra

Publicidad

Por Takeshi Kamiya, Narumi Ota and Hironori Kato – Asahi Shimbun – El primer ministro Shinzo Abe y el primer ministro de Corea del sur, Lee Nak-yeon, se reunieron en Tokio el 24 de octubre, para las primeras conversaciones de alto nivel entre las dos naciones en los últimos 13 meses, pero se avanzó poco en la resolución de las controversias bilaterales. Mientras que la reunión fue provocada en parte por la postura más conciliadora de Seúl, Tokio sigue firme en que la mejora de los lazos depende de que Corea del Sur abandone su demanda de que firmas japonesas compensen a los ex-trabajadores coreanos durante la guerra.

Los lazos diplomáticos entre los vecinos se deterioraron luego de que la Corte Suprema de Corea del Sur dictaminara en octubre de 2018 que las compañías japonesas debían pagar compensaciones a los surcoreanos que realizaron trabajos para Japón durante la guerra.

Japón sigue protestando por las decisiones que van en contra de un acuerdo bilateral firmado en 1965 que dice que quedaban resueltas todas las reclamaciones de compensación por parte de Corea del Sur relacionadas con la Segunda Guerra Mundial.

Aunque Abe presionó a Lee en su reunión para que Corea del Sur cumpla los acuerdos hechos entre las dos naciones, no presentó ninguna medida específica para lograr un avance.

Publicidad

Un funcionario de alto rango del gobierno japonés dijo: "Después de esta reunión, la cuestión se convierte ahora en una de las próximas acciones de Corea del Sur. La pelota está en su cancha."

Lee dijo a los periodistas surcoreanos después de su reunión con Abe que la "charla formal" fue el resultado de contactos informales entre diplomáticos de las dos naciones.

Un alto funcionario del gobierno surcoreano que acompañó a Lee a Tokio dijo: "Esta fue la primera reunión de alto nivel desde que los lazos se deterioraron a partir de julio. Marca un punto de inflexión."

La reunión fue posible porque Lee estuvo en Japón para asistir a la ceremonia de entronización del emperador Naruhito el 22 de octubre. Según un alto funcionario del gobierno surcoreano, Seúl inicialmente consideró tener al presidente surcoreano Moon Jae-in después de recibir un mensaje de Abe que invitaba a Moon a una visita a Japón.

Sin embargo, al final se decidió que Lee asistiera en nombre de Moon, dada la falta de progreso para resolver la cuestión de la compensación para los trabajadores durante la guerra.

Pero Lee participó activamente durante su estancia en Japón con esfuerzos para mejorar las relaciones con Japón.

El primer ministro de Corea del sur se reunió con japoneses comunes y corrientes en el distrito Shin-Okubo de Tokio, que tiene muchas tiendas y restaurantes coreanos y mantuvo conversaciones con estudiantes universitarios en otros lugares, haciendo hincapié en la importancia de cambiar las actitudes públicas hacia Corea del Sur.

La postura más suave de Seúl refleja la creciente presión de los Estados Unidos para que continúe el acuerdo "General Security of Military Information Agreement" (Acuerdo general de información de seguridad de militar) o GSOMIA con Japón, así como las causas de la disminución de los índices de aprobación de la Administración de Moon.

GSOMIA, de la que Corea del sur decidió retirarse en represalia por los controles de exportación más estrictos que implementó Japón, se convirtió en inválida el pasado 23 de noviembre.

Sin una importante concesión por parte de Japón, es poco probable que Seúl pueda convencer al público surcoreano de que debe reincorporarse al acuerdo.

Las preocupaciones sobre el futuro comercio con Japón, así como las bajas exportaciones también han contribuido a una desaceleración de la economía de Corea del Sur.

El gobierno de Moon, que se enfrenta a las elecciones de la Asamblea Nacional la próxima primavera, está ocupado contrarrestando las críticas sobre la reciente renuncia del Ministro de Justicia Cho Kuk apenas un mes después de asumir el cargo.

La esposa de Cho y otros miembros de su familia se han visto sido envueltos en un escándalo con respecto a irregularidades financieras y preguntas sobre la admisión de sus hijos a la universidad.

En medio de tales circunstancias, Corea del Sur está tratando de realizar una reunión entre Abe y Moon al margen de las reuniones internacionales programadas para noviembre como una forma de demostrar una mejora en los lazos bilaterales.

"Con la serie de errores en la política interna, la administración ya no puede permitirse continuar con una postura dura hacia Japón", dijo una fuente cercana a la oficina presidencial de Corea del Sur.

Aunque Tokio ha insistido en que la cuestión de la indemnización de los trabajadores en tiempo de guerra se resuelva en primer lugar, los funcionarios también reconocen que ahora debe hacerse algo para que la seguridad nacional se vea afectada con el fin de la GSOMIA con Corea del Sur.

Los líderes empresariales japoneses también están planteando preocupaciones sobre los efectos negativos que la disputa entre los dos países tiene sobre la economía.

Hiroaki Nakanishi, presidente de Keidanren (Federación de Negocios de Japón), se reunió con Lee el 24 de octubre y pidió que se hicieran esfuerzos para mejorar los vínculos bilaterales.

Asahi Shimbun: Abe, Lee still far apart over WWII compensation at Tokyo meeting

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados