Coleccionistas, cuidado con los relojes antiguos

por Admin el 15 Junio, 2018

en Sueltos

Por Alan Martin – No es raro para los amantes de la historia coleccionar objetos de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo un nuevo estudio de las Universidades de Northampton y Kingston pone de relieve un riesgo oculto que podría muy bien resultar mortal. Las pinturas utilizadas para hacer  que las esferas brillen en la oscuridad se sabe que emiten el incoloro e inodoro gas radón, pero esta es la primera vez que se le ha puesto un valor al riesgo que implica – y es bastante alto.

Los 30 relojes antiguos utilizados en el estudio de forma acumulativa proporcionan concentraciones de radón 134 veces mayores que el recomendado nivel de seguridad cuando se guardan en una habitación típica de 2.5 x 7,7 metros con inadecuada ventilación. Cuanto peor es el estado de conservación de los objetos, mayor es el riesgo, con tres de ellos en mal estado se emitirán concentraciones muy por encima del nivel en el que el organismo oficial de salud pública de Gran Bretaña recomienda debe ser remediado.

Mientras que el estudio pone de relieve el riesgo de una mal ventilada habitación, de la clase donde los coleccionistas suelen mantener sus posesiones más preciadas, los investigadores lamentaron resaltar que el nivel de radón es tan alto que casas completas podrían estar en riesgo.

"Estos resultados muestran que el radón emitido desde relojes individuales potencialmente puede representar un grave riesgo de generar cáncer," dijo el Dr. Robin Crockett, un co-autor del estudio. Esto es particularmente grave cuando usted considere que no son sólo los coleccionistas, sino ex militares y sus familias que mantienen los relojes como recuerdos del servicio militar. "Esos relojes tienen el potencial de representar un importante peligro para la salud de ellos y sus familias. Los fumadores están particularmente en riesgo," añadió Crockett.

"Los relojes probados eran una mezcla de piezas británicas, suizas y estadounidenses, fabricadas entre los años 1920 y los años 60, pero sabemos que este tipo de pinturas se utilizaron hasta en los años 70," explicó. "Hay potencialmente millones de estos relojes en circulación."

Para ser claros, se espera que haya algún radón en nuestra vida cotidiana, lo que es normal y tolerable. Se forma de manera natural gracias a la desintegración radiactiva del uranio en rocas y suelos, pero en altas concentraciones puede ser mortal: de hecho, en el Reino Unido es la segunda causa de cáncer de pulmón después del hábito de fumar.

Para poner el estudio en perspectiva, el promedio de nivel de radón en los hogares ingleses es –en unidades de radioactividad – de 20 becquerelio​s por metro cúbico (Bq/m3), pero los peores relojes – los suizos de bolsillo – dieron una lectura de 1.200 Bq/m3. Mientras que este fue por mucho el más peligroso de los relojes, dos de los relojes dieron lecturas en exceso a 200 Bq/m3 cada uno.

El profesor Gavin Gilmore, el otro autor del estudio, agregó que los coleccionistas no deben intentar abrir los relojes, eso que podría empeorar la situación. "La pintura suelta fragmentos que contienen radio partículas que podrían ser ingeridas," dijo. "Como este es un fuerte emisor alfa, es una condición de potencialmente grave riesgo para la salud de quien lo hace."

¿Qué acción se debe tomar?

Entonces, ¿qué debe hacer con un reloj, si usted tiene uno? "El mejor consejo es que se debe conseguir que se le haga una prueba de la radiación que emite y obtener una prueba de concentración de radón en la casa" el Dr. Crockett dijo a través de correo electrónico. "Yo aconsejaría que bajo ninguna circunstancia se debe desmantelar uno de esos relojes debido al riesgo de liberación de polvo radiactivo que puede ser inhalado, entrar en contacto con los ojos, etc."

Él también recomienda consultar el sitio web del Consejo de Radón, que proporciona asesoramiento sobre las pruebas y la lista de los contratistas. "Ese asesoramiento no sólo se orienta hacia el radón que entra en edificaciones del entorno externo, sino que hace pruebas de radón en su hogar, independientemente de si se trata del ingreso desde el exterior o que se emane de un reloj u otro objeto en el interior", explicó. "Algunos de esos contratistas podría ser capaz también de hacer la prueba de la radiación que emana del radium en la pintura, así como del gas radón, pero eso dependerá de cada contratista."

Como los relojes probados variaron en términos de riesgo, el Dr. Crockett tiene consejos adicionales para otros objetos de vestir que están en el extremo inferior del espectro. "Suponiendo que los relojes de una colección no son tan inseguros que deban eliminarse, yo aconsejaría usar una pantalla o un gabinete de almacenamiento que sea sellado dentro de la casa y proveer ventilación hacia el ambiente externo, por ejemplo, por medio de un extractor de aire.

"Alternativamente, un coleccionista podría almacenarlos y/o mostrarlos en algún tipo de ambiente cerrado al aire libre, donde no sería necesario disponer de una ventilación adecuada para evitar la acumulación de radón."

ALPHR: Collectors beware: World War II watches carry a hidden cancer risk

Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*