Botadero de bombas en Mar de Irlanda es peligroso para el puente de Boris Johnson

Publicidad

Por Dan Sabbagh – Expertos en eliminación de bombas han advertido que sería demasiado peligroso construir un puente entre Irlanda del Norte y Escocia si se tratara de ubicarlo cruzando el vasto vertedero de municiones en alta mar que se encuentra en la ruta más directa sobre el Mar de Irlanda.

La ruta más directa para realizar la idea de Boris Johnson de un puente de 28 millas implicaría cruzar el Dyke of Beaufort, una zanja que contiene más de 1 millón de toneladas de municiones sin detonar, además de armas químicas y desechos radiactivos.

Robin Rickard, consultor de los asesores de armas explosivas Exord, dijo que "cualquier trabajo intrusivo como el apilamiento asociado con la construcción de puentes plantearía un nivel de riesgo inaceptable" porque podría perturbar las municiones yacentes en el fondo marino.

Agregó: "En mi opinión, esto sería sin duda una empresa enorme. Sin conocer la metodología de diseño e ingeniería a realizar, pero suponiendo que implicaría obras perturbadoras de los fondos marinos en las proximidades de un yacimiento de municiones sin detonar, representaría un riesgo significativo para el proyecto y su personal.”

Publicidad

El sitio del vertedero no es monitoreado regularmente por el gobierno británico, aunque la construcción de un gasoducto británico hace dos décadas dio lugar a miles de bombas incendiarias de la Segunda Guerra Mundial que recalaron en tierra, algunas de las cuales explotaron cuando se secaron. Un niño de cuatro años sufrió quemaduras en Campbeltown, Argyll y Bute, después de recoger un dispositivo que contenía fósforo. El episodio llevó a la última gran exploración del sitio, con dragado para el gasoducto que se cree que fue la causa.

El Dyke de Beaufort tiene aproximadamente 31 millas (50 km) de largo y hasta 300 metros (1,000 pies) de profundidad, y se encuentra directamente en la ruta más directa para un enlace entre Portpatrick en Escocia y Larne en Irlanda del Norte.

Barcos británicos salieron de Cairnryan en el oeste de Escocia para verter los explosivos en el Dyke of Beaufort desde la década de 1920 hasta la década de 1970, incluidas las municiones aliadas y alemanas después de la Segunda Guerra Mundial. A veces los buques no llegaban al sitio, las bombas simplemente las arrojaban por la borda en aguas menos profundas. Los registros detallados a menudo fueron destruidos en ese momento. En 1997 se reconoció que residuos radiactivos también habían sido vertidos en tambores de acero en ese lugar en la década de 1950, después de lo que el entonces secretario de Escocia, Donald Dewar, dijo que era "un descubrimiento de documentos antiguos en la Oficina de Registros Públicos".

Deidre Brock, una diputada del Partido Nacional escocés, dijo que quería que el Ministerio de Defensa llevara a cabo una “eco-auditoría” de lo que había en el Dyke of Beaufort. "Pregunté, cómo el Ministerio de Defensa monitorea esta bomba de tiempo, pero resulta que nadie la monitorea y nadie sabe en qué condición se encuentra. Nadie sabe lo que hay ahí abajo y nadie lo investiga. ¿Cómo podría alguien pensar que es sensato construir un puente sobre todo eso?" dijo ella.

El Ministerio de Defensa reconoció que tenía una amplia “responsabilidad moral” por el sitio, porque en primer lugar ellos arrojaron las municiones en ese sitio, pero cree que el sitio es seguro porque no se aprecia impacto en el fondo marino, un punto generalmente reforzado por expertos y la última exploración realizada a mediados de la década de 1990.

Rickard estuvo de acuerdo, diciendo que "en su mayor parte las municiones modernas abandonadas son extremadamente estables, ya que no habrían sido preparadas o fusionadas", aunque los compuestos anteriores a la Segunda Guerra Mundial como el Shellite (mezcla explosiva de ácido pícrico y dinitrofenol en proporción de 70/30), "tienen más probabilidades de explotar si son sometidos a golpes por la caída de escombros sobre ellas".

Cuando se trata de municiones submarinas, la no intervención se ha considerado durante mucho tiempo como el curso de acción más seguro, una política que se introdujo después de un intento fallido de levantar un barco de municiones destrozado frente a la costa de Kent en 1967. Un intento de despejar el carguero SS Kielce, a unas cuatro millas de la costa, desencadenó una explosión que midió 4.5 en la escala de Richter. Las propiedades en Folkestone fueron dañadas, aunque no se reportaron lesiones.

También hay evidencia de que 14.500 toneladas de cohetes de artillería con punta de fosgeno, un arma química, fueron arrojados al Dyke of Beaufort después de la guerra. El gas asfixia gradualmente a las víctimas y es seis veces más mortal que el cloro. El fosgeno, sin embargo, se destruye al contacto con el agua de mar, y una encuesta de 1996 no encontró evidencia de él o gas mostaza en muestras de los fondos marinos. Los expertos creen que los agentes nerviosos más peligrosos u otras armas químicas fueron arrojados más lejos en 22 lugares en el Atlántico.

Brock dijo que las propuestas de puentes del Primer Ministro sacaron a relucir un problema ambiental marino más amplio, que se está evidenciando en países como Noruega y Bélgica. “Se están tomando medidas en otros lugares para comenzar a limpiar los peligros que deja el vertido de armas químicas, biológicas y convencionales, y además los desechos radiactivos están recibiendo una atención especial. No debemos quedarnos atrás ", agregó.

The Guardian: Bombs dumped in Irish Sea make bridge plan ‘too dangerous’

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Dejar un comentario