El crimen y el Osprey aumentan la ira de Okinawa contra las bases de Estados Unidos

OKINAWA, Japón (AP) — Durante casi 70 años, Okinawa ha debido compartir, más que una cuota de militares estadounidenses — los jets que hacen trepidar las casas, más los nervios destrozados por los crímenes. Es la única isla japonesa que fue invadida por las fuerzas terrestres de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Estuvo 27 años bajo administración de Estados Unidos, y continúa alojando dos tercios de las bases de los Estados Unidos en Japón. La violación en 1995 de una colegiala por dos infantes y un marinero llenó…

Continuar leyendo