Los negros en las fuerzas armadas de EE.UU., sufrieron segregación haciendo trabajos serviles

Publicidad

Cuando la Ley de Servicio y Entrenamiento Selectivo, en setiembre de 1949 se convirtió en el primer proyecto de ley de la nación en tiempos de paz, los líderes de derechos civiles presionaron al presidente Franklin D. Roosevelt para que permitieran a los hombres de raza negra la oportunidad de registrarse y servir en regimientos integrados.

Aunque los afroamericanos participaron en todos los conflictos desde la Guerra Revolucionaria, lo hicieron segregados y Henry Stimson, el Secretario de Guerra, designado por Roosevelt, no estaba interesado en cambiar ese estado de cosas. Con la necesidad de apuntalar a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos a medida que se intensificaba la guerra en Europa, Roosevelt decidió que los negros podían registrarse para el proyecto, pero permanecerían segregados y los militares determinarían la proporción de negros incluidos en el servicio.

El compromiso representó la experiencia paradójica que sucedió a los 1.2 millones de afroamericanos que sirvieron en la Segunda Guerra Mundial: lucharon por la democracia en el extranjero, mientras su propio país los trataba como ciudadanos de segunda clase.

Un grupo de negros alistándose en el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos en marzo de 1941. Fueron asignados al 99th Escuadrón de Intercepción en Illinois; esta fue la primera vez que el Cuerpo Aéreo del Ejército abrió su alistamiento a los afroamericanos.

Publicidad

A pesar del afán de los soldados afroamericanos por luchar en la Segunda Guerra Mundial, la misma discriminación de Jim Crow en la sociedad se practicó en todas las ramas de las fuerzas armadas. Muchas de las bases e instalaciones de entrenamiento estaban ubicadas en el sur, además de la mayor instalación militar para soldados negros, Fort Huachuca, ubicado en Arizona. Independientemente de la región, en todas las bases había separadamente bancos de sangre, hospitales o salas, personal médico, cuarteles e instalaciones recreativas para soldados negros. Y los soldados blancos y los residentes blancos locales los insultaban y acosaban rutinariamente.

“La experiencia fue muy desalentadora para muchos soldados negros”, dice Matthew Delmont, profesor de historia en el Dartmouth College y autor de “Black Quotidian: Everyday History in African American Newspapers”. “El tipo de trato que recibieron de los oficiales blancos en las bases del ejército en los Estados Unidos fue horroroso. Describieron estar en condiciones similares a esclavos y ser tratados como animales. Fueron llamados con epítetos raciales con bastante regularidad y simplemente no se les dio respeto, ni como soldados, ni como seres humanos.”

Debido a que los militares no creían que los afroamericanos fueran aptos para puestos de combate o liderazgo, en su mayoría fueron relegados a unidades laborales y de servicio. Trabajar como cocineros y mecánicos, construyendo carreteras y zanjas, limpiando letrinas y descargando suministros de camiones y aviones eran tareas comunes para los soldados negros. Y para los pocos que alcanzaron el rango de oficial, sólo podían comandar a otros hombres negros.

Como Christopher Paul Moore escribió en su libro, “Fighting for America: Black Soldiers—The Unsung Heroes of World War II”, “Estadounidenses negros llevando armas, ya sea como infantería, cuerpo de tanques o como pilotos, era simplemente una posibilidad impensable … más aceptable para los políticos del sur y gran parte del comando militar fue el uso de soldados negros en posiciones de apoyo, no como combatientes sino obreros.”

Los soldados afroamericanos informaron regularmente su maltrato a la prensa negra y a la NAACP, pidiendo el derecho a luchar en primera línea junto a los soldados blancos.

“La prensa negra tuvo bastante éxito en términos de abogar por los soldados negros en la Segunda Guerra Mundial”, dice Delmont. “Señalan la hipocresía de luchar una guerra que era teóricamente democrática, al mismo tiempo que tenía un ejército racialmente segregado.”

En 1942, el periódico negro, Pittsburgh Courier, en respuesta a una carta al editor de James G. Thompson, un soldado negro de 26 años, en la que escribió: “¿Debo sacrificar mi vida para vivir como medio estadounidense?— lanzó la Campaña Doble V. El lema, que representaba una victoria para la democracia en el extranjero y una victoria contra el racismo en Estados Unidos, fue promocionado por periodistas y activistas negros para reunir apoyo a la igualdad para los afroamericanos. La campaña destacó las contribuciones que los soldados hicieron en el esfuerzo de guerra y expuso la discriminación que los soldados negros sufrieron mientras luchaban por las libertades que los propios afroamericanos no tenían.

A medida que las bajas aumentaron entre los soldados blancos hacia el último año de la guerra, los militares tuvieron que utilizar a los afroamericanos como soldados de infantería, oficiales, tanquistas y pilotos, además de permanecer como irremplazables en las divisiones de suministro.

Desde agosto de 1944 hasta noviembre de 1944, el Red Ball Express, una unidad de conductores en su mayoría negros entregó gasolina, municiones, alimentos, piezas mecánicas y suministros médicos al 3º Ejército del General George Patton en Francia, conduciendo hasta 400 millas en carreteras estrechas en la oscuridad de la noche sin faros para evitar ser detectados por los alemanes.

El 761º Batallón de Tanques, se convirtió en la primera división negra en ver combate terrestre en Europa, uniéndose al Tercer Ejército de Patton en Francia en noviembre de 1944. Los hombres ayudaron a liberar 30 ciudades bajo el control alemán y pasaron 183 días en combate, incluso en la Batalla del Bulga. Los aviadores Tuskegee, el grupo piloto de combate totalmente negro entrenado en el Instituto Tuskegee en Alabama, escoltaron bombarderos sobre Italia y Sicilia, volando 1600 misiones de combate y destruyendo 237 aviones alemanes en tierra y 37 en el aire.

“Sin estos papeles cruciales que los soldados negros estaban jugando, el ejército estadounidense no habría sido la misma fuerza de combate que fue”, dice Delmont. “Esa fue una perspectiva que no se ve mucho en la prensa blanca.”

Después de que la Segunda Guerra Mundial terminara oficialmente el 2 de septiembre de 1945, los soldados negros regresaron a los Estados Unidos enfrentando violentas turbas blancas de aquellos que resentían a los afroamericanos en uniforme y los percibían como una amenaza para el orden social de Jim Crow.

Además de la violencia racial, a los soldados negros a menudo se les negaban los beneficios garantizados bajo el proyecto de Ley G.I., la amplia legislación que proporcionaba asistencia para la matrícula, la colocación laboral y préstamos para el hogar y los negocios a los veteranos.

A medida que los activistas de derechos civiles continuaron enfatizando la hipocresía de Estados Unidos como una nación democrática con un ejército Jim Crow, y los políticos del sur se mantuvieron firmes en contra de la igualdad racial total para los negros, el presidente Harry Truman firmó la Orden Ejecutiva 9981 que desegregó a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en julio de 1948. La integración total, sin embargo, no ocurriría sino hasta la Guerra de Corea.

History: Black Americans Who Served in WWII Faced Segregation and Second-Class Roles

Exordio: Ángeles Negros con Colas Rojas (Pilotos Tuskegee)

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Un comentario sobre “Los negros en las fuerzas armadas de EE.UU., sufrieron segregación haciendo trabajos serviles”

  1. Johanna

    Nada raro es uno de los paises mas racistas del mundo, si no el peor.

Dejar un comentario