Fairmiles canadienses fueron usados para cazar submarinos durante la guerra

por Admin el 31 Enero, 2019

en Otros temas

Por Tom Villemaire – Si bien muchos canadienses pueden estar familiarizados con las tradiciones de construcción naval de las comunidades a lo largo de las costas de la Bahía de Georgia, incluidas las de Collingwood, Midland, Port McNicoll, Victoria Harbour e incluso Coldwater, la contribución de Orillia es menos conocida.

Pero Orillia tiene una historia sólida en el transporte acuático, a partir de botes construidos por las Primeras Naciones en las orillas del Lago Couchiching, seguidos por barcos de remos y pequeñas embarcaciones de vela, vapores, embarcaciones de recreo para atender a los mercados de millonarios e incluso buques de guerra.

¿Naves de guerra?

Orillia es el hogar del astillero que construyó el primer Fairmile Canadiense. Los Fairmiles eran torpederos de madera para patrullar las costas oceánicas, en particular en busca de submarinos durante la Segunda Guerra mundial.

El primer Fairmile construido en Canadá, uno de los siete construidos en Orillia, fue el único que obtuvo un nombre apropiado, "Mariposa Belle", también conocido como Q 060.

Fue construido por el astillero de Al Hunter – esencialmente el viejo astillero Herbert Ditchburn que Hunter compró en 1932.

La Gran Depresión había destrozado el mercado de barcos de lujo, que fue lo que hizo que los barcos de Ditchburn fueran tan bien conocidos.

Ditchburn había comenzado a hacer barcos en los lagos de Muskoka, pero Herbert Ditchburn había construido un astillero a los pies de la calle Elgin en 1924, por lo que podía hacer que sus lanchas de lujo tomaran el Canal Trent-Severn hasta el Lago Ontario y luego al océano.

Fue este astillero que Hunter compró cuando la economía se puso difícil.

Hunter cambió la operación a la fabricación de buenas botes – todo un cambio.

Pero cuando la guerra comenzó, Hunter regresó de nuevo a la construcción de lanchas rápidas que podrían servir muy bien en las aguas costeras poco profundas, que eran difíciles de navegar por los buques más grandes de la Armada en busca de submarinos alemanes o maniobrar al amparo de la oscuridad en territorio enemigo para desembarcar comandos.

Las construcciones de madera podían alcanzar velocidades de 37 m.p.h. Rápidas, pero ni siquiera cerca de los registros de Ditchburn. Sus barcos de carreras Harris en la década de 1920 fueron propulsados con motores de 1.100 HP de fuerza que podían llevar los barcos a 72 m.p.h.

Las marcas de velocidad que lograron los barcos de Ditchburn antes de la guerra había atraído la atención del gobierno canadiense – la Guardia Costera no podía atrapar a los traficantes de alcohol, durante la prohibición, que navegaban por los Grandes Lagos y el Río San Lorenzo, transportando el ron a los Estados Unidos.

Hunter estuvo a bordo de una de las patrulleras Orillia -construidos por Ditchburn siendo observados por la Real Policía Montada de Canadá y la Guardia Costera, cuando uno de los botes de los traficantes fue visto a toda velocidad a través del San Lorenzo.

No había una tripulación completa a bordo en el momento y Hunter y se ofreció a manejar la ametralladora montada en la proa.

La Policía Montada empujó los aceleradores, iniciando caza.

Hunter disparó un tiro a través de la proa, pero el traficante de alcohol comenzó a huir.

La patrullera construida en Orillia -corrió tras el traficante, obligándolo a embarrancar en la orilla, permitiendo que la Policía Montada capturara a su hombre.

En 1965, Hunter dejó de construir barcos, aunque el mantenimiento continuó hasta la década de 1970.

La línea de constructores de barcos, constructores de botes y mantenimiento de barcos se extinguieron y finalmente la ciudad de Orillia compró y demolió los últimos vestigios de la industria en la década de 1990, haciendo espacio para un parque costero.

Simcoe: Fairmiles were used to hunt submarines in WWII

Exordio: Lanchas a motor Fairmiles

Artículo anterior:

Siguiente artículo: