Agrios intercambios verbales entre el Kremlin y Europa por la Segunda Guerra Mundial

Publicidad

El Kremlin y Europa están en una guerra arraigada de palabras sobre el legado de la Segunda Guerra Mundial, ya que ambas partes se acusan de cínicamente reescribir la historia para obtener beneficios políticos.

La victoria soviética sobre Alemania es personalmente importante para el presidente Vladimir Putin, quien ha aprovechado el triunfo militar de la URSS en 1945 para despertar el orgullo nacional entre los rusos de hoy.

Después de un retraso causado por el coronavirus, Putin presidirá el miércoles un masivo desfile militar con columnas de tanques e infantería en la Plaza Roja en Moscú para conmemorar el 75º aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

A medida que la relación de Rusia con Europa se ha deteriorado por las guerras en Siria y Ucrania y las afirmaciones de injerencia política, las acusaciones de revisionismo histórico están profundizando el abismo.

Publicidad

En los meses previos a la pandemia, Putin habló en cada oportunidad sobre la Gran Guerra Patriótica, como es conocida en Rusia la lucha soviética contra Alemania, y sobre el choque de narrativas con Europa.

Mencionó la Segunda Guerra Mundial durante reuniones informales con líderes de países ex soviéticos en su conferencia de prensa anual, en una reunión con empresarios y en un discurso a los generales.

“Estamos obligados a defender la verdad sobre la victoria. Si no, ¿qué le diremos a nuestros hijos si la mentira se extiende por todo el mundo como la peste? Dijo Putin en un discurso ante el parlamento en enero.

El presidente ha dicho que es un ávido lector de historia sobre el período y recientemente publicó un largo artículo en inglés acusando a Occidente de intentos “significativos” de insultar a Rusia reescribiendo la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Bruscos intercambios

“Para Putin, el tema (de la Segunda Guerra Mundial) es la base de su idea nacional de un renacimiento ruso, de Rusia como una fuerte potencia, de levantar el país”, dice el historiador Vitaly Dymarsky.

Promover la memoria de la Segunda Guerra Mundial también ayuda al presidente a reunir a los rusos en torno a una idea nacional unificadora, agregó.

Moscú ha tenido muchos agrios intercambios diplomáticos con la UE y los líderes de antiguos países comunistas como Polonia y Ucrania que se oponen profundamente a Rusia.

Putin denunció en diciembre el “increíble cinismo” de Varsovia y la acusó de haber ejecutado judíos en 1945 y de haber llegado a un acuerdo con Hitler al comienzo de la guerra.

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki en respuesta desestimó los comentarios “sin sentido” y su país este año boicoteó una conmemoración del Holocausto en Israel porque Putin estaba asistiendo.

El presidente ruso también criticó una resolución del Parlamento Europeo en septiembre que condenaba la división de Polonia de 1939 entre la URSS y Alemania.

Putin criticó la declaración, diciendo que era un intento de pintar a la URSS y Alemania con el mismo pincel.

La Segunda Guerra Mundial estalló después de que Alemania y la Unión Soviética invadieran y se repartieran Polonia en septiembre de 1939 bajo una cláusula secreta del pacto Molotov-Ribbentrop.

Sin embargo, Moscú ha dicho que el acuerdo era necesario después de que Europa abandonara la Unión Soviética contra Alemania al firmar el Acuerdo de Munich de 1938, que llevó a la anexión alemana de Checoslovaquia occidental.

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki el domingo (29 de diciembre) condenó al presidente ruso Vladimir Putin por culpar a Polonia por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, diciendo que Moscú estaba mintiendo para desviar la atención de los fracasos recientes.

Política, no historia

Rusia también acusa a Occidente de minimizar su papel en la guerra y minimizar los 27 millones de vidas soviéticas perdidas al tiempo que ensalza la contribución de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Moscú ve los desembarques aliados en las playas de Normandía en junio de 1944 como sólo un episodio de la derrota alemana, a diferencia del capítulo definitorio.

Rusia dijo que estaba “extremadamente indignada” cuando la Casa Blanca en mayo no mencionó a la Unión Soviética entre los países que derrotaron a Alemania en un tweet oficial.

La victoria de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial también le valió un papel de liderazgo en el orden mundial de posguerra, incluido un nuevo territorio y un escaño en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Para el Kremlin, este legado debe “unir al pueblo” contra los adversarios de Rusia, dice el historiador Dymarsky.

“Toda esta disputa con Europa no es historia”, dice, “sino política.”

URACTIV: Russia and Europe trade barbs over WWII narratives

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Califica este artículo.

0 / 5. 0

Sé el primero en votar.

Temas relacionados

Dejar un comentario