Video del USS Melvin luchando contra kamikazes en la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 9 Noviembre, 2018

en Operaciones

Por Blake Stilwell – En 1944, la marea de la guerra en el Pacífico se había vuelto contra el Imperio de Japón. Estados Unidos y sus aliados repelieron a la Armada Imperial japonesa en batallas críticas como Midway, Milne Bay y Guadalcanal. El escenario estaba preparado para que Estados Unidos retomara las Filipinas en 1944, pero los japoneses se estaban desesperando. Escasos en naves, personal y material, se dirigieron a la única cosa que tenían en abundancia -fidelidad por el emperador.

Esa fidelidad llevó a los sorpresivos ataques kamikaze que llegaron para definir la guerra en sus últimos días. Los productores de vídeo de AARP se dedican a mantener viva la memoria de los veteranos de todas las guerras de Estados Unidos y su última oferta es la historia de Phil Hollywood a bordo del destructor USS Melvin en el Estrecho de Surigao en un increíble video de 4K.

El Melvin era un destructor de la Clase Fletcher, parte de la 7ª Fuerza de Apoyo de la Flota de Estados Unidos moviéndose para ayudar al desembarco Aliado en Leyte. Pero primero, tuvieron que atravesar el Estrecho de Surigao de 47 millas de largo. Les esperaba una flota de acorazados japoneses listos para detener su avance e impedir el desembarco aliado — y el famoso regreso del General Douglas MacArthur a Filipinas.

Phil Hollywood era un joven marinero que se alistó después de Pearl Harbor a los 17 años de edad. Él estaba a bordo del Melvin en Surigao y habló con AARP sobre su papel como un controlador de fuego de segunda clase durante lo que se convertiría en el último combate de acorazado a acorazado en la historia. Para el dstructor Melvin era su primera misión.

    "Fue todo lo que siempre quise en un barco de guerra", dijo. "Enfrentar al enemigo era todo lo que quería. No pensaba en nada más."

Se suponía que el Melvin estaba buscando vuelos de aviones japoneses mediante radar y alertar a la zona principal de desembarco de Leyte. No era seguro navegar en un destructor en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, incluso para los estándares de esa guerra. Unos 77 destructores estadounidenses fueron hundidos en la guerra y 17 de ellos fueron por de ataques kamikazes. La estación de batalla del marinero Hollywood estaba en la cima del director, moviendo las armas hacia el objetivo.

    "Hubo momentos en los que tuve miedo, no estaba seguro de si iba a vivir o morir", dijo a AARP. "Pero una cosa es segura, quería luchar y salvar a nuestra nave. El valor hervía en mi sangre."

Philip Hollywood recordaba lo que era enfrentar a los pilotos kamikaze en la batalla. Los pilotos no estaban bien entrenados. Para muchos, era su primer y último vuelo, y los aviones estaban cargados con explosivos por lo que los métodos de vuelo tradicionales no eran realmente capaces de ser utilizados por los pilotos kamikaze. Fue una experiencia aterradora. Parecía que no importaba cuánto le dispararan a los aviones, ellos seguían viniendo.

    "Durante un ataque kamikaze, estando en el director principal de fuego, estábamos en los telescopios", recordó. "Parecía que estaban bajando por nuestras gargantas. Tenía miedo, mi corazón latía muy fuerte, uno parecía que iba a golpearnos. Le seguíamos disparando y disparando… hasta que pude ver que sus alas se partían."

Ese fue el momento en que vio a la muerte cara a cara. Por suerte, el avión se estrelló en el océano. Para Philip Hollywood, fue un suspiro de alivio y un momento para pensar. Tal vez el primer pensamiento que no fuera vengar a Pearl Harbor.

    "Fue una nueva experiencia", dijo. "Tratando de matar a un oponente que sólo quería matarme y no sobrevivir. Cualquiera en ese momento que diga que no estaba asustado… No creo que esté diciendo la verdad."

La Batalla del estrecho de Surigao fue en realidad parte de la gran Batalla del Golfo de Leyte, la batalla naval más grande de la historia militar. Enfrentó 300 barcos estadounidenses contra unos 68 barcos japoneses. Los japoneses siempre habían creído que una gran batalla naval podía sacar a los Estados Unidos de la guerra y ganarla para Japón. Esta fue una batalla que ambos bandos debían ganar, y se demostró. La lucha en todos los niveles fue intensa, pero sólo un lado podía llegar a la cima, y no fueron  los japoneses.

Surigao fue sólo el comienzo de la gran batalla, y los marineros como el FC2 Philip Hollywood y la tripulación del Melvin comenzaron la batalla naval más grande de todos los tiempos, una batalla que se desarrolló durante tres días enteros.

We Are The Mighty: Watch sailors fight off World War II kamikaze attacks in amazing 4K

Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*