¿Por qué los soviéticos usaron perros "suicidas" para volar tanques alemanes?

por Admin el 22 Agosto, 2018

en Operaciones

Por Boris Egorov – Cuando los alemanes avanzaron hacia Moscú en 1941, las tropas soviéticas estaban en una situación casi desesperada porque carecían de armas eficaces contra los tanques. Por desesperación, perros altamente entrenados fueron usados para destruir al enemigo.

perros-antitanque-0

En los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, los perros antitanque soviéticos eran una gran amenaza para el avance alemán. Con explosivos atados a sus cuerpos, estos animales fueron enviados en misiones para destruir el equipo enemigo. Aunque hoy en día este hecho podría parecer inhumano para los activistas de los derechos de los animales, es importante recordar cuán desesperados eran esos tiempos, cuando un enemigo formidable estaba casi en las puertas del Kremlin.

perros-antitanque-1

Las ametralladoras en los tanques alemanes estaban demasiado altas para alcanzar a los perros "suicidas", y gracias a la cobertura de la infantería Soviética los alemanes no podían salir fácilmente de sus tanques y disparar con rifles a los perros.

Las unidades Panzer alemanas detuvieron a menudo su ataque cuando veían los batallones de perros destructores de tanques en el campo de batalla. El único método eficaz para prevenir tal ataque era usar lanzallamas. A menudo, cuando las fuerzas alemanas fueron a la ofensiva, les disparaban a todos los perros en el camino. Incluso los aviones de la Luftwaffe abrieron fuego contra ellos.

El origen de los perros "suicidas"

La Unión Soviética no empezó a usar perros anti-tanque en respuesta a la invasión alemana en 1941. En realidad, empezaron a entrenar a esos perros en la década de 1930, mucho antes del estallido de la Gran Guerra Patriótica.

Los perros anti-tanque fueron entrenados para arrastrarse debajo de los tanques enemigos mientras transportaban explosivos en sus cuerpos (12 kg de TNT). Una palanca en el lomo hacía detonar las cargas apenas hacían contacto con el objetivo.

perros-antitanque-2

Los perros fueron instruidos para meterse debajo de los tanques. los dejaban hambrientos durante varios días, y colocaban trozos de carne bajo tanques de práctica para que los perros pensaran que los alimentos podían encontrarse bajo todos los tanques. También se les enseñó a no temer a las explosiones de la artillería pesada, y fueron entrenados para arrastrarse por debajo de la parte trasera de un tanque para evitar el fuego de las ametralladoras enemigas.

Los primeros perros anti-tanque fueron introducidos en el ejército rojo en 1939, y dos años más tarde los perros fueron puestos a prueba en combate.

Primera batalla desastrosa

Los perros anti-tanque del 1º Batallón Especial (212 perros y 199 entrenadores) fueron desplegados por primera vez en la Batalla de Moscú.

El primer ataque importante de los perros fue un completo desastre porque no había cobertura de la infantería Soviética. Como resultado, los alemanes les dispararon fácilmente a los perros. Además, los amaestradores cometieron un error táctico serio entrenando a los perros con los tanques soviéticos, que funcionaban con diesel. Los animales estaban acostumbrados al olor del diesel, pero los tanques alemanes usaban gasolina. Así, los perros quedaron completamente confundidos en el campo de batalla.

Los soldados que no murieron, se rindieron con sus perros. Durante los interrogatorios, los entrenadores capturados revelaron los métodos soviéticos utilizados para entrenar a los perros antitanque.

Luchando en todos los frentes

Aunque el 1º Batallón Especial fue aniquilado, la Unión Soviética siguió usando perros contra los alemanes. Se cambiaron las tácticas y se reanudó el entrenamiento canino. Hacia el final de 1941, más de 1.000 perros estaban luchando en el frente y el año siguiente el número superó a los 2.000.

perros-antitanque-3

El 21 de julio de 1942, los perros suicidas ayudaron en el resultado final de una batalla importante cerca de Taganrog en el Mar de Azov.

Cuando 40 tanques enemigos irrumpieron a través de una batería de armas antitanque y comprometieron la posición de la Brigada de Infantería Naval, la 4ª Compañía de Perros Anti-Tanque fue lo único que se interponía entre el puesto de mando y los alemanes.

Simultáneamente, 56 perros lanzaron un ataque y destruyeron muchos tanques enemigos. Esos perros no sólo detuvieron la ofensiva, sino que también obligaron a los alemanes a huir del campo de batalla.

Durante el asedio de Leningrado, un grupo de perros explotó tanques y fortificaciones enemigas. Astutamente se abrieron camino entre alambradas de púas, identificaron la localización del enemigo y corrieron hacia la entrada de los bunkers donde habían detectado la presencia humana. Se las arreglaron para volar varios bunkers, así como un depósito de municiones.

Contribución vital a la victoria

A mediados de 1943, la situación en el frente había cambiado. El Ejército Rojo comenzó a recibir una cantidad suficiente de armas anti-tanque, que habían faltado en los primeros días de la guerra. Como resultado, dejaron de usar a los perros para las misiones suicidas.

perros-antitanque-4

En total, los perros ayudaron a destruir 304 tanques enemigos durante la guerra, posiblemente ayudando a inclinar la balanza a favor de la Unión Soviética, y haciendo una contribución importante hacia la derrota de los alemanes.

Con la victoria casi asegurada, los perros restantes fueron reentrenados para las misiones de detección de minas, y muchos sobrevivieron hasta el final de la guerra.

Russia Beyond: Why did the Soviets use ‘suicide’ dogs to blow up Nazi tanks?

Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*