Piloto eslovaco rescata a compañero aterrizando en territorio enemigo

Publicidad

František Brezina subió al ala inferior del biplano Avia-534 de Štefan Martiš pero resbaló y afortunadamente logró sostenerse de los puntales con los brazos mientras que sus piernas se balanceaban fuera del ala. Todo ocurrió bajo fuego enemigo.

Por Jaroslav Cabuk – La historia de la Fuerza Aérea Eslovaca durante la Segunda Guerra Mundial no es bien conocida por el público. Aviones biplanos de combate Avia B-534s, Letov Š-328s y más tarde los famosos Bf-109-E ‘Emils’ y Bf-109-G ‘Gustavs’ alemanes fueron los aviones más conocidos volados por los pilotos eslovacos durante el conflicto.

La Fuerza Aérea Eslovaca fue el único aliado de la Luftwaffe que participó en la campaña de Polonia en 1939, a pesar de que las misiones de los biplanos, que fueron utilizados en 1939 por la Fuerza Aérea Eslovaca, tenían la tarea principal de escoltar aviones de reconocimiento o bombardero alemanes sobre Polonia, cerca de las fronteras eslovacas. Eslovaquia más tarde participó en la invasión de la URSS, donde la Fuerza Aérea Eslovaca operó hasta 1943. El pequeño país incluso logró enviar su pequeña unidad de combate una vez contra bombarderos estadounidenses que volaban misiones sobre Eslovaquia. Los aviones eslovacos terminaron sus operaciones de la Segunda Guerra Mundial con el Levantamiento Nacional Eslovaco (agosto – octubre de 1944) contra Alemania.

Durante la invasión de la URSS, la Fuerza Aérea Eslovaca participó con dos tipos de aviones, ambos biplanos: el avión de combate Avia B-534 y el avión de reconocimiento Letov Š-328. Para la época, ambos aviones estaban obsoletos, sin embargo, Eslovaquia no podía permitirse comprar aviones modernos y por otro lado Alemania no estaba dispuesta a venderle nuevos aviones, ya que sus pilotos no eran vistos como “confiables” a los ojos alemanes, principalmente debido al alto número de deserciones. Sin embargo, durante la Operación Barbarossa se formó la 1ª Ala de Observación, compuesta por 30 aviones Š-328 y la 2ª Ala de Combate, compuesta por 33 aviones B-534. La última ala, denominada Courier Wing, usaba biplanos Praga E-39 y E-241 y un Stinson Reliant.

Publicidad

Sus operaciones iniciales fueron simples: en su mayoría escoltaban aviones de reconocimiento alemanes sobre líneas soviéticas o atacaban columnas terrestres de unidades soviéticas en retirada. El ala de combate estaba compuesta por tres escuadrones (11º; 12º y 13º). Más tarde, el escuadrón 11º regresó a Eslovaquia, para proteger su espacio aéreo, ya que no quedaba ningún avión en Eslovaquia. Los escuadrones de reemplazo a menudo cambiaban sus aeródromos, ya que el frente se estaba moviendo más profundamente en la Unión Soviética.

Durante la Segunda Guerra Mundial, un piloto de biplano de la Fuerza Aérea Eslovaca rescató a un compañero piloto derribado llevándolo en el ala inferior de su avión Avia B-534-IV del 13º Escuadrón durante su despliegue en el Frente Oriental, en el verano de 1941.

El 25 de julio el 13º Escuadrón se trasladó a Tulczyn. Apenas unos minutos después de que el escuadrón aterrizara, una escuadrilla de tres Avia B-534, pilotados por L. Hodra, František Brezina y Štefan Martiš, despegó con la tarea de escoltar a un avión de reconocimiento Henschel Hs-126 de la Luftwaffe. Después de cruzar la línea soviética, los aviones inmediatamente fueron atacados por cañones antiaéreos y ametralladoras. El avión de Brezina fue tocado y debido al daño en su máquina, tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia a 16 kilómetros detrás de las líneas soviéticas en la carretera utilizada por las tropas del Ejército Rojo durante la retirada. La artillería antiaérea del Ejército Rojo inmediatamente comenzó a dispararle al avión y Brezina – tuvo que esconderse detrás del Avia dañado. Existía el peligro de que las tropas soviéticas pronto llegaran al Avia B-534 y el piloto corriera el peligro de ser capturado e incluso posiblememte  de ser ejecutado.

Martiš notó el aterrizaje de emergencia de Brezina. Le indicó al comandante Hodra que lo cubriera e inmediatamente trató de aterrizar junto al derribado avión de Brezina, pero el fuego antiaéreo soviético le impidió aterrizar. Para ganar tiempo utilizó las cuatro ametralladoras de 7,92 mm vz.30, el armamento estándar Avia B-534-IV, para atacar a las tropas soviéticas varias veces, luego aterrizó y rodó junto a Brezina. Brezina saltó sobre el ala inferior izquierda del Avia de Martiš, sosteniéndose de los puntales principales. Bajo el nutrido fuego soviético, el Avia, con Martiš en el asiento del piloto y Brezina sosteniéndose de los puntales despegó. Debido al terreno difícil, el pequeño biplano pegó un salto y Brezina se resbaló sobre el ala inferior, pero afortunadamente logró sostenerse los puntales con los brazos a pesar de que sus piernas se balanceaban fuera del ala.

Todo el vuelo, aunque no fue largo, fue difícil para Brezina. Martiš tuvo que escapar de la zona soviética a toda velocidad con Brezina sujeto en el ala de su avión. La enorme fuerza del aire dificultó la respiración de Brezina y estaba en peligro de perder el conocimiento. Después de abandonar las líneas soviéticas, Martiš bajó la velocidad del biplano ayudó a Brezina a ponerse de pie y sostenerse de los puntales nuevamente. Después de unos minutos, el Avia B-534 con Martiš en el asiento del piloto y Brezina de pie en el ala inferior aterrizó con seguridad en Tulczyn.

El Ministro de Defensa Nacional de Eslovaquia, general Ferdinand Catloš, otorgó al piloto Štefan Martiš la medalla «Za hrdinstvo 2». Stupna’ la de 2ª Clase por Heroísmo y František Brezina con la medalla ‘Za hrdinstvo 3. Stupna’, la de 3ª Clase por heroísmo. Ambos hombres también fueron galardonados por los alemanes con la Cruz de Hierro de 2ª Clase.

Ambos pilotos más tarde se convirtieron en ases. Štefan Martiš logró derribar cinco aviones (1x Yakovlev Yak-1; 1x B-20 Boston; 3x Ilyushin Il-2 y un Spitfire no confirmado) y František Brezina derribó 14 aviones (5x Yakovlev Yak-1; 3x Ilyushin Il-2; 3x Polikarpov I-16; 1x I-153; 1x MiG-3; 1x B-20 Boston). Ellos anotaron sus derribos volando aviones ‘más nuevos’ – los Bf-109s de la serie ‘Emil’ y ‘Gustav’. Los B-534 siguieron siendo los principales cazas eslovacos hasta la llegada de los ‘Emils’. Hasta entonces, los Avias eslovacos habían derribado seis aviones soviéticos sin que sus biplanos fueran tocados por aviones enemigos. Todos los principales ases eslovacos lograron ganar sus éxitos volando aviones alemanes modernos, con Ján Režnák (32 aviones enemigos derribados), como el más exitoso.

The Aviation Geek Club: During WWII a Slovak Air Force’s biplane pilot rescued a downed fellow pilot by carrying him on the bottom wing of his aircraft

Exordio: Fuerza Aérea de Eslovaquia (SVZ)

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Dejar un comentario