Operaciones clandestinas en Ceilan durante la Segunda Guerra Mundial

El 8 de diciembre de 1941 los japoneses atacaron Malaya. El Almirante Phillips a bordo del acorazado HMS Prince of Wales, escoltado por el crucero de batalla HMS Repulse y los destructores Electra, Express, Vampire y Tenedos pero sin cobertura aérea, se enfrentaron a la flota japonesa. El Prince of Wales y el Repulse fueron hundidos y el Almirante Phillips muerto por los bombarderos japoneses que operaron desde Indochina, lo que revela la gran disparidad entre la Marina Real y la Armada Imperial japonesa.

Aviones navales japoneses atacaron Ceilán el 5 de abril de 1942, pero la resistencia que encontraron disuadió a los japoneses de intentar una invasión de la isla. Las pérdidas sufridas por los Japoneses resultó en que tres de sus portaaviones de regresaran a Japón.

Además de sus deberes y responsabilidades derivadas de la defensa de Ceilán, también se esperaba que la Fuerza de Defensa de Ceilán (CDF) guarneciera las pequeñas islas del Océano Índico de Diego García, el atolón Addu en las Maldivas, las islas Cocos y las Seychelles, además un contingente de la infantería ligera de Ceilán (CLI), la artillería de guarnición de Ceilán (CGA) y el Cuerpo Médico voluntario de Ceilán, alrededor de 75 soldados en total bajo el mando del capitán George Gardiner un contador de Colombo, fueron desplegados en las islas Cocos.

Soldados leales a los británicos, particularmente del CLI ayudaron a sofocar un motín, y sus líderes fueron capturados, juzgados por un Consejo de Guerra y tres de ellos, Gratian Fernando, el artillero Carlo Augustus Gauder y el artillero Benny de Silva fueron ejecutado en agosto de 1942; siendo ellos los únicos soldados del Imperio ejecutados por un Consejo de Guerra por alta traición y motín durante la guerra. Las últimas palabras de Gratian Fernando fueron: “la lealtad a un país bajo la bota del hombre blanco es deslealtad.”

La caída de Singapur seguida por el ataque japonés a Ceilán había creado la perspectiva de la independencia con el apoyo japonés para las colonias europeas en el Océano Índico, y el motín podría haber sido inspirado por los jóvenes trotskistas del partido Lanka Sama Samaja, que eran los únicos opuestos a la guerra. Su partido fue proscrito, sus principales líderes fueron encarcelados y algunos de sus activistas actuaron clandestinamente en Ceilán y la India, creando un clima político antibritánico durante la Guerra.

En el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, el South East Asia Command (SEAC) fue establecido en agosto de 1943 con el Almirante Lord Louis Mountbatten como Comandante, y el General estadounidense Joseph Stilwell como Subcomandante. En abril de 1944 el SEAC trasladó su sede a los Jardines botánicos reales de Peradeniya. A principios de noviembre de 1943, la Fuerza de Defensa de Ceilan se convirtió en parte del 11º Ejército Británico, que era la fuerza terrestre del SEAC. El personal de SEAC ascendió a casi 10.000 hombres, y el Comando le dio empleo a más de 80.000 civiles en Ceilán tanto en su construcción como en el de las propias bases.

Aunque la amenaza de un ataque japonés había cedido desde hacía tiempo, ya en 1944 la RAF retuvo tres escuadrones de cazas nocturnos Hurricane, dos escuadrones de bombarderos torpederos Beaufort, un escuadrón de Liberators de reconocimiento de largo alcance y tres escuadrones de hidroaviones Catalina. Más tarde ese año llegaron otros cuatro escuadrones de bombarderos y cuatro escuadrones de cazas, incluyendo Spitfires.

La RAF podía ahora centrarse en nuevas tareas, incluyendo el reconocimiento y la colocación de minas; los bombarderos Consolidator B-24 Liberator en Minneriya estaban especializadon en la exploración aérea. Al final de la guerra, India y Ceilán tenían 3.000 aviones operando bajo el mando de la SEAC y EE.UU., incluso suministrando apoyo a China, y realizaron misiones de bombardeo sobre Birmania y Malasia.

El Special Operations Executive (SOE) resultó de reunir a los tres servicios secretos del Reino Unido durante la guerra para llevar a cabo espionaje, sabotaje y reconocimiento. Ceilán fue inicialmente una base para el personal del SOE que operaba en el sudeste asiático con sede en Kandy y un centro de entrenamiento en el hotel Mount Lavinia. Se insertaron agentes en el Asia Sudoriental ocupada por los japoneses por medio de submarinos.

Cuando el SEAC se trasladó de Delhi a Kandy así lo hizo la Fuerza 136 del SOE bajo las órdenes del Jefe de la Misión Colin Mackenzie. Según Ashley Jackson, escribió en el libro Imperio británico y la Segunda Guerra Mundial, “Ceilán se había transformado estratégicamente de un remanso relativo, de una mera sub-rama de las operaciones de la Misión India, en la base principal de la Fuerza 136.”

El capitán Freddie Chapman entrenó a las tropas australianas y Neozelandesas en la guerra de guerrillas en la Escuela de Entrenamiento Especial 101 en Singapur. Ellos permanecieron en Malasia durante la ocupación japonesa para acosar al enemigo como parte de La fuerza 136.

El capitán Chapman ya había forjado una alianza con el Partido Comunista Malayo (MCP) compuesto por chinos anti-japoneses. Fueron armados por los británicos y se les instruyó para operar en las junglas con el fin de continuar la guerra contra los japoneses. El MCP liderado por el legendario Chin Peng era muy disciplinado, y fueron alimentados, apoyados y dado refugio local por los chinos locales.

A principios de 1945 el capitán Chapman fue llevado a Kandy para conseguir armas y equipo para sus guerrilleros, la mitad de ellos eran británicos que habían trabajado o vivido en Malasia antes de la guerra, el resto eran chinos. “Los suministros aéreos de Ceilán apoyaron a los 3.500 malayos entrenados para acosar a los japoneses cuando los británicos montaron sus anfibios de asalto a finales de la guerra. Los Liberadores del Escuadrón no. 357 de Minneriya en Ceilán, por ejemplo, realizaron 249 incursiones en junio y julio de 1945 en apoyo a las fuerzas en Malasia”, explica el Profesor Jackson.

A finales de 1944, el General Resist Blaizot comandante de las Fuerzas Francesas de Extrême Orient (las fuerzas Expedicionarias francesas del Lejano Oriente) llegaron a Ceilán junto con las tropas francesas para establecer una Misión Militar de Francia Libre en el Lejano Oriente. El general Blaizot y sus tropas fueron insertadas en Indochina Francesa donde operaron hasta el final de la guerra. Según Jackson “Ceylan también se convirtió en un importante puesto avanzado de recolección de información (radiales) de Bletchley Park (el futuro Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno [GCHQ]) y un cuartel general regional del Special Operations Executive (SOE).”

En la Operación Bunkum lanzada desde Ceilán, agentes fueron transportados en submarinos a las islas Andaman para informar sobre las fuerzas japonesas, una misión clandestina que llevaron a cabo con éxito manteniendo el contacto por radio con Calcuta. En otra operación, un grupo de tailandeses que vivían en el Reino Unido se ofrecieron voluntarios para una misión para la que abordaron el submarino HMS Tactician para ser desembarcados en la costa tailandesa. El Servicio Secreto de Inteligencia británico (MI6) también entrenó a agentes tailandeses en el SEAC que fueron transportados por el HMS Tactician para llevar a cabo asaltos en Phuket y Penang.

En colaboración con los holandeses y operando desde sus bases en Ceilán, los bombarderos Liberator de la RAF lanzaron en paracaídas a los agentes en Sumatra. Y la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos (el predecesor de la Agencia Central de inteligencia, CIA) también operó desde Ceilán con sede en Kandy, con campos de entrenamiento en Galle y Trincomalee y un depósito de suministros en Colombo. “Escuadrones de Tareas Especiales de la RAF, usualmente volando Liberators de largo alcance, fueron usados para lanzar agentes y suministros en paracaídas en territorio ocupado, y la mayoría de las misiones fueron voladas desde las bases de Ceilán”, escribe Jackson.

Mientras que la experiencia de combate en Ceilán era limitada, la CDF se benefició del entrenamiento con unidades británicas y Aliadas rotadas a través de Sri Lanka, especialmente para la guerra de la selva en el sudeste de Asia. Algunos oficiales y soldados de las FDC también tenían experiencia de combate en otros teatros de guerra.

Además de prestar servicios en las islas Cocos, los miembros de la CDF también se ofrecieron como voluntarios para el Servicio activo en Birmania. Escribiendo en su artículo del Sunday Times “La Campaña Olvidada”, los veteranos olvidados como Sergei de Silva Ranasinghe dice Brian Kirkenbeek, fue Comisionado segundo teniente con el Segundo Batallón CLI en 1942. En enero de 1944 fue enviado a la Compañía D 4/5th Gurkha Rifles en Arakan, donde entró en acción. A su regreso a Ceilán fue ascendido y se reincorporó a la CLI en China Bay. Ranasinghe continúa diciendo que algunos se ofrecieron como voluntarios para el Servicio en Europa y experimentaron combate en ese teatro.

Tres nuevas unidades de la CDF se crearon durante la guerra, el Ceilán Signal Corp, el Servicio Territorial Auxiliar en 1943, y la real Policía Militar (Ceilán) en 1944. Al final de la guerra se desmovilizó la CDF, que comprendía 645 oficiales y 14.247 subalternos. El coronel R. J. F. Mendis fue nombrado comandante de la CDF en abril de 1946 y el teniente coronel Anton M. Muttukumaru se convirtió en comandante de la CLI que volvió a su fuerza en tiempos de paz.

Los británicos señalaron que la Junta de Ministros de Ceylan hizo todo lo posible para maximizar la contribución de la isla al esfuerzo de guerra. Canalizaron personal y recursos materiales en apoyo de los esfuerzos de guerra. La única excepción fue el partido Lanka Sama Samaja que se opuso a la guerra y cuyos líderes fueron encarcelados o se escondieron durante la guerra. Sin embargo, los Ministros civiles apoyaron incondicionalmente el esfuerzo de guerra y hubo una total cooperación de los líderes políticos, civiles y militares de la Isla.

En 1948, pocos meses después, esta relación política dio lugar a que Ceilán adquiriera el estatus de Dominio de la India. El profesor Ashley Jackson en el libro “Imperio Británico y la Segunda Guerra Mundial concluye que “esto fue el resultado de la presión de altos oficiales militares y civiles británicos en Ceilán a favor de un avance significativo hacia el pleno auto-gobierno.”

Eleven: Clandestine operations in Ceylon World War II

Libros

Temas relacionados