Operación ‘Benedict’ en el Ártico

Publicidad

Gracias en gran parte a los esfuerzos de la Real Fuerza Aérea, el Ártico ruso fue la única sección en el frente oriental donde la Luftwaffe alemana no pudo establecer un completo control.

A pesar de la relación del Reino Unido y la Unión Soviética como aliados en la guerra contra Alemania, sus soldados rara vez lucharon hombro con hombro en el campo de batalla. Los dos ejércitos combatieron en teatros de guerra separados por grandes distancias, llevando a cabo sus propios objetivos. Sin embargo, sí hubo las operaciones conjuntas que tuvieron lugar. Los buques rusos escoltaban los convoyes árticos británicos a los puertos soviéticos y también tomaron parte en las operaciones contra Irán, entonces aliado del Tercer Reich. Uno de los episodios más memorables, pero a menudo son olvidados, en la historia de la cooperación soviético-RAF, fue su lucha conjunta contra los alemanes y los finlandeses en la región de “Zapolyarye” (en el Ártico).

En la defensa del norte ruso

Publicidad

Cuando el 22 de junio de 1941, Alemania hizo su incursión en la URSS, Stalin y Churchill dejaron de lado por un tiempo sus disputas a cambio de la victoria sobre un enemigo común. Así, tomarón la decisión de transportar armas británicas al Ejército Rojo a través del Océano Ártico.

El puerto más cercano en el Ártico, capaz de recibir los envíos británicos, estaba situado justo en las puertas de Finlandia: Murmansk. Y su pérdida podría haber llevado al colapso todo el sistema de envíos que salvaron vidas.

Para fortalecer las defensas de Murmansk y con el propósito de entrenar a los pilotos soviéticos para volar los aviones de combate británicos Hurricane, Londres inició la operación ‘Benedict’, para transportar a los avions y pilotos de combate británicos a la Unión Soviética. Como parte de la operación, 30 pilotos británicos y alrededor de 500 ingenieros, técnicos, operadores, traductores, médicos y otros especialistas en diversos campos fueron agrupados en el Ala No. 151 de la Royal Air Force.

Amigos largamente esperados

La mayor parte de las fuerzas británicas llegaron a la URSS con el primer convoy, el ‘Dervish’, el 31 de agosto de 1941. Trajeron consigo 15 aviones Hurricane desarmados a bordo de barcos de carga, y otros 24 aviones listos para volar a bordo del portaaviones ‘Argus’, que llegaron poco después el 6 de septiembre.

Los aliados fueron recibidos con el tipo de bienvenida de una recepción real, en la medida que organizar tal cosa era posible bajo las condiciones existentes. Hubo visitas regulares a la “banya” (sauna), mientras que la mejor comida posible se servía en la cena.

“Había mucha comida, y no cualquier comida, sino buena comida: caviar, salmón ahumado, jamón finlandés enlatado, blini, chocolate, cereza enlatada y kompot de ciruela”, tal como contó (en ruso) el piloto Tim Elkington en entrevista de Mikhail Zhirokhov en ‘Aces Over the Tundra’ (Ases en la tundra) de 2011.

Mientras tanto, en Arkhangelsk y Murmansk, la población civil ya había cambiado a alimentos racionados.

Los británicos, sin embargo, no estaban allí de vacaciones. Llevaron a cabo sesiones de entrenamiento diarias con los posibles pilotos soviéticos de los Hurricane. En poco tiempo, se prepararon cuatro regimientos aéreos para el frente de Carelia. Esos pilotos entrenarían a su vez resto de pilotos en los frentes a la espera de la llegada de las armas británicas.

Los propios británicos se sorprendieron por la valentía de los rusos, especialmente por su osadía al salir de misiones independientemente del clima, y eso incluía tormentas de nieve, algo que la RAF nunca habría intentado. “Es como si no tuvieran miedo. Era muy, muy bueno, o simplemente una locura. No estoy del todo seguro”, dijo citando a Eric Carter (en ruso) diciendo sobre el piloto ruso Boris Safonov, con 25 victorias confirmadas en su haber.

Hermanos en armas

Mientras tenían un papel central en el entrenamiento de los soviéticos para volar sus aviones de combate, los británicos no estaban a punto de tomar un asiento trasero ellos mismos. A principios de septiembre, los Hurricane del ala 151 tomaron los cielos. En el transcurso de los siguientes meses, los británicos combatieron a la aviación alemana y finlandesa en combate aire-aire, mientras actuaban como apoyo a los bombarderos rusos y los barcos de la Flota del Norte, encargados de proteger a Murmansk del bombardeo enemigo. Y ese enemigo se hizo rápidamente consciente del hecho de que estaban tratando con pilotos de la RAF endurecidos por la batalla, que habían llegado a ayudar a los rusos. Como resultado de perder 15 aviones contra el Ala 151, la Luftwaffe se vio obligada a reducir la actividad en la región.

“Vinieron aquí a luchar, y están luchando como verdaderos soldados, desinteresados y disciplinados … cuando entran en batalla, los ingleses luchan a la par con mis águilas. Tal vez alguien pueda, pero yo no puedo recibir mejores elogios que eso”, dijo uno de los comandantes soviéticos a los periodistas de Moscú en el frente en 1941.

El regreso a casa

En noviembre de 1941, la misión del Ala 151 en el Ártico ruso llegó a su fin. Mientras los británicos navegaban a Inglaterra, fueron escoltados por un regimiento de Hurricanes con la insignia de la Estrella Roja.

Por sus hazañas en la Operación Benedict, cuatro de los pilotos soviéticos recibieron la distinguida medalla Flying Cross de Gran Bretaña, mientras que cuatro de los británicos a su vez recibieron el premio soviético más alto: la Orden de Lenin.

Operación Benedict había durado sólo varios meses. Sin embargo, en ese corto tiempo, fue gracias a los esfuerzos de nuestros aliados británicos que el Ártico se mantuvo para siempre como el único territorio en el frente oriental que la Luftwaffe nunca pudo controlar completamente. Y esto, a su vez, había llevado a la defensa exitosa de Murmansk y a la obtención de continuas entregas de armas y municiones, que serían cruciales para el resultado de la guerra.

RBTH: How the British RAF fought in the USSR during WWII

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Dejar un comentario