Los U-boot “Vacas Lecheras” de la Kriegsmarine

por Admin el 24 Julio, 2018

en Operaciones

Por Logan Nye – La Kriegsmarine, fuerza submarina alemana, en la Segunda Guerra Mundial encontró un método inteligente pero arriesgado de extender sus patrullas submarinas mediante la construcción de "vacas lecheras", que eran submarinos especializados cubiertos con tanques de combustible para recargar los tanques de combustibles de los U-boots de ataque que estaban de patrulla.

u-boot-1

Los submarinos fueron el arma que cambió el juego en la Primera Guerra Mundial y siguieron siendo una gran herramienta estratégica en la Segunda Guerra mundial, permitiendo que relativamente pocos hombres destruyeran muchos barcos enemigos. Pero tenían un problema de radio de acción.

El submarino estándar alemán al comenzar la Segunda Guerra Mundial era el tipo VII C, cuyo casco servía de tanque de combustible y que podían contener suficiente combustible para una patrulla de 6.500 millas, lo que podría parecer bastante — pero en realidad era muy limitado. Los U-boots necesitaban suficiente combustible para llegar desde sus bases, a lo largo de su ruta, hasta llegar el área asignada de patrulla y luego regresar a su base. Los U-boots que atacaron cerca de la costa este de Estados Unidos o el Caribe requirieron hacer una trayectoria de ida y vuelta de 5,000 millas, dejando combustible sólo para navegar otras 1,500 millas en el área de ataque.

Ante esa limitación, los planificadores e ingenieros navales llegaron a una solución astuta: Convertir algunos submarinos, apodados "vacas lecheras", en reabastecedores mediante la instalación de grandes tanques adicionales alrededor del casco, y así poder reabastecer a los submarinos de ataque. Las "vacas lecheras" también llevaban personal médico y los suministros necesarios de reabastecimiento.

Esto permitió que los submarinos de ataque alemanes se adentraran más en el Atlántico, cazando a los convoyes que pensaban que estaban fuera del alcance de los U-boot. Mejor que eso, permitió a los submarinos permanecer en patrulla más tiempo, lo que significaba que la flota submarina alemana con sus "vacas lecheras" estaban entonces sólo limitados por fallas mecánicas. Una sola "vaca lechera" podía atender a otros 12 submarinos.

Alemania ordenó 10 de esas "vacas lecheras", y se convirtieron en uno de sus activos más importantes en el Océano Atlántico.

Pero los estadounidenses y sus aliados comprendieron cómo las "vacas lecheras" inclinaban la balanza, y priorizaron su objetivo. El Cuartel General del Mando Naval Aliado en Londres ordenó: "¡Hundir las "vacas lecheras" a cualquier precio!" un mensaje que supuestamente se originó en la oficina del primer ministro Winston Churchill, quien más tarde dijo que los submarinos fueron su único miedo real.

Una vez que los Aliados capturaron la máquina encriptadora alemana Enigma y construyeron sus flotas de guerra antisubmarina, se declaró la temporada de caza de "vacas lecheras" y las "vacas lecheras" eran muy vulnerables.

Mientras que esos submarinos podían hacer inmersiones más profundas que los de ataque gracias a su casco más grueso, eran más voluminosos y les tomaba más tiempo sumergirse. Eran muy grandes, haciéndolos más fáciles de detectar tanto a simple vista como con sonar o radar. Pero lo más importante, confiaron en las ondas de radio de alta frecuencia para hacer contacto con sus submarinos y establecer un punto de encuentro. Dado que los Aliados podían descodificar esas transmisiones, podían interceptar las reuniones y atacar a las "vacas lecheras".

La primera fue hundida por la buena suerte en agosto de 1942 cuando un hidroavión de casualidad se topó con la "vaca lechera" U-46, que estaba en el mar en su patrulla inaugural. El hidroavión, un Catalina, lo dañó con cargas de profundidad y envió su posición por radio a los buques cercanos. El comandante alemán hundió el barco para impedir su captura.

La temporada de "vacas lecheras" comenzó en mayo siguiente. El U-463 fue visto en la superficie por un bombardero británico, que logró lanzarle una serie de cargas de profundidad directamente sobre el U-boot antes de que pudiera descubrir al avión y hacer la inmersión. Se hundió con toda la tripulación.

En junio siguiente, cuatro "vacas lecheras" fueron hundidas, dos de ellas en una sola batalla. Los U-boot U-461 y U-462 estaban trabajando juntos en un submarino alemán cuando los tres fueron avistados por bombarderos aliados. Los bombarderos comunicaron por radio la posición y comenzaron su ataque. Los submarinos opusieron una fuerte resistencia, pero terminaron siendo presa de los 5 bombarderos y múltiples naves de superficie que llegaron a la escena. Los tres se hundieron.

En octubre de 1943, sólo tres "vacas lecheras" permanecieron en la Kriegsmarine o en construcción activa. Las tres se hundirían antes de que terminara la guerra.

La Marina de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial utilizó barcos de superficie, llamados "Tenders") para atender submarinos, pero incluso ese papel ha sido en gran medida eliminado a medida que Estados Unidos (NT: y otras potencias) utilizan submarinos de propulsión nuclear que pueden permanecer en el mar durante meses sin asistencia, generando su propia energía y potabilizando el agua gracias al reactor nuclear. Incluso pueden crear su propio oxígeno para permanecer sumergidos más tiempo.

Con el tiempo, las naves necesitan reabastecer alimentos frescos, pero eso se obtiene generalmente cuando se rotan las tripulaciones. Simplemente no hay necesidad de modernas "vacas lecheras".

We Are The Mighty: "Milk Cows" were some of the most important subs in WWII

Exordio: Submarino U-Boot VII-C

Exordio: Fuerzas Armadas de Alemania

Exordio: Die Kriegsmarine (1939-1940) [1]

Exordio: Die Kriegsmarine (1939-1940) [2]

Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*