La Batalla de Prokhorovka no fue una derrota alemana sino soviética

Por Sven Felix Kellerhoff Editor Senior de Historia – La victoria del Ejército Rojo el 12 de julio de 1943 en la Batalla de Prokhorovka, es recordada como “una gran batalla y victoria de la Segunda Guerra Mundial.” Fue erigido un monumento en la localidad rusa de  Prokhorovka o Prójorovka, hogar de Boris Yeltsin, con una placa que dice “En conmemoración del triunfo del Ejército Rojo en la ‘mayor batalla de tanques de la Segunda Guerra Mundial’ ocurrida aquí, el 12 de julio, el 1943.”

En realidad, este monumento debería ser demolido inmediatamente. Según los últimos resultados de la investigación, a partir de fotografías reales, que sin duda lo confirman: En Prokhorovka no hubo una victoria soviética, ni siquiera una batalla de tanques masiva. En realidad, más de 200 tanques del 29º Cuerpo de Tanques soviético estuvieron en el campo, al oeste del monumento de hoy, en una especie de ataque kamikaze involuntario.

El historiador militar alemán Karl-Heinz Frieser ya lo ha señalado en varias ocasiones, incluyendo en una entrevista de WELT. Pero ahora está basada en documentos de archivos alemanes y rusos, así como por declaraciones de testigos que desmitifican la batalla de tanques de Prokhorovka con evidencia visual que claramente lo confirma.

Su colega británico Ben Wheatley tiene también, en un inventario olvidado de fotos de reconocimiento aéreo alemán del Frente del Este que existe en el American National Archives in College Park, en Maryland, muchas fotografías del lugar, lo que demuestra con toda claridad, la catastrófica derrota del Ejército Rojo en Prokhorovka. Su ensayo sobre el episodio se publicó recientemente.

El coronel del ejército ya retirado Frieser le dijo a WELT: “Incluso me ha sorprendido la existencia de estas fotografías aéreas.” De hecho, él puede sentirse reivindicado: Las fotos inéditas apoyan sus aseveraciones basadas ​​casi en su totalidad por los análisis de documentos.

Sin embargo, estas imágenes sólo pueden ser evaluados con la óptica especial de lectura que están disponibles en College Park. Los ejemplos que son mostrados por Wheatley en su ensayo, permiten solamente una vaga impresión de la calidad real del descubrimiento en el archivo.

Durante décadas la versión común de la batalla de Prokhorovka ocurrida ese  lunes12 de julio de 1943, como parte de la Operación Zitadele lanzada por los alemanes en su contraofensiva, dice que se enfrentaron supuestamente 850 tanques soviéticos y 800 tanques alemanes, como dos ejércitos de caballeros medievales. Al parecer, según la propaganda soviética, 400 tanques de la Wehrmacht fueron destruidos.

De hecho fueron 186 tanques alemanes los que se enfrentaron a 672 tanques soviéticos; en la tarde de ese día las pérdidas fueron alrededor de 235 tanques en el Ejército Rojo y 5 en la Wehrmacht – y todo esto en unos pocos kilómetros cuadrados.

La batalla decisiva fue un campo en pendiente justo al oeste de la cota 252,2 – en la actualidad aquí, la “victoria” se eleva – producto de la era Yeltsin, en un terraplén en una pendiente de un valle.

Debido a que existe una brecha entre el terraplén y un denso bosque al sur de la misma, y ​​el igualmente intransitables para los tanques río Psel hacia el norte, los ingenieros soviéticos cavaron una zanja profunda, que sólo puede haber sido construida exprofesamente.

Cuando la masa de los tanques soviéticos como una avalancha de acero aparecieron por la pendiente de la cota 252,2 en la mañana del 12 de julio de 1943, penetraron a través de la profunda zanja de cuatro metros y medio. El obstáculo artificial estaba marcado en los mapas del comandante Pavel Rotmistrov – pero al parecer lo ignoró.

En cualquier caso, sus tanques se acumularon en la estrecha zanja – y fueron blancos perfectos para los tanques del II Cuerpo Panzer de las SS en el otro lado de la zanja. Involucrados en la batalla estaban en el lado alemán, el muy elogiado comandante alemán de tanques Tigre, Michael Wittmann, también el hijo del Ministro de Asuntos Exteriores Rudolf von Ribbentrop y el asistente de Himmler Joachim Peiper.

A los 22 años de edad, Ribbentrop describió en sus memorias: “fue un infierno de fuego y humo la destrucción de los tanques T-34, con todos sus muertos y heridos”. Erhard Gührs, un soldado bajo el mando de Peiper, dice: “Fue un infierno”. Los tanques de Michael Wittmann cuatro Panzer ​​VI Tigre destruyeron hasta 55 tanques soviéticos. Después de la batalla el campo de cultivo al este de la zanja era como un cementerio de tanques.

Al parecer, los generales alemanes no creyeron los informes de sus propios jefes de primera línea por la magnitud de su éxito y por lo tanto enviaron después un avión de reconocimiento al campo de batalla. Las fotos tomadas el 14 y 16 de julio de 1943 y principios de agosto, son las que Wheatley ahora ha descubierto y analizado.

Sólo se ven entre la zanja antitanque y la cota 252,2 más de un centenar de tanques medianos T-34, ligeros T-70 y cañones autopropulsados ​​del  29º Cuerpo de Tanques soviéticos. Un poco más al oeste al norte Wheatley fue capaz de identificar 55 de los tanques soviéticos destruidos por los 4 tanques Tigre de Wittmann: 32 tanques T-34, 12 tanques ligeros T-70 y once tanques “Churchill” cedidos por el Reino Unido.

Rara vez un análisis de batalla obtenido a partir de material documental ha sido verificado como plenamente confirmado por fotos que fueron analizadas por Ben Wheatley a pedido de Friesers. Por cierto, se incluye una pequeña corrección: El historiador militar alemán había deducido que fueron tan sólo tres las pérdidas totales en el Cuerpo Panzer SS, debido a los informes oficiales, pero en realidad fueron cinco.

Welt: Der „Sieg“ der Roten Armee, der in Wirklichkeit eine Niederlage war

Ver también : 75º aniversario de Prokhorovka, la batalla de tanques más brutal la historia. Por Ivan Shaguin.

Exordio: Operación Zitadelle – Batalla de Kursk (5-7-1943)

Libros

Temas relacionados