Globos Fu-Go japoneses llevaron bombas incendiarias hasta Estados Unidos

Publicidad

Por Benjamin Brimelow  – El 5 de mayo de 1945, el Rev. Archie Mitchell, su esposa embarazada, Elsie, y cinco niños de la congregación de Mitchell se dirigían a un picnic en Gearhart Mountain cerca de Bly, Oregon en Estados Unidos. Mientras Mitchell fue a buscar un lugar de estacionamiento, los niños se encontraron con un extraño artefacto de metal unido a un globo grande. De repente, el artilugio explotó, matando a los cinco niños y a su madre Elsie.

Fueron las primeras y únicas víctimas de una bomba de un globo aerostático Fu-Go japonés y los únicos estadounidenses muertos por la acción enemiga en territorio estadounidense durante la guerra.

Lanzada desde Japón, el globo aerostático fue uno de los 9.300 globos similares destinados a causar estragos en la parte continental de los Estados Unidos al iniciar incendios forestales masivos y aterrorizar al público.

Usar globos para llevar bombas no era una idea nueva. De 1942 a 1944, los británicos habían enviado casi 100,000 bombas en globos contra Alemania como una forma barata de aumentar el costo de la guerra para los alemanes. (Sus globos fueron efectivos, pero los británicos abandonaron el esfuerzo cuando la guerra aérea se volvió a su favor.)

Publicidad

Japón experimentó con bombas de globo ya en 1933, pero no fueron consideradas seriamente hasta después de la incursión de Doolittle el 18 de abril de 1942. Esa incursión, en la que los bombarderos estadounidenses despegaron de los portaaviones y atacaron Tokio y otras ciudades, hizo que el ataque contra el continente de los Estados Unidos fuera una prioridad para los japoneses.

Sin embargo, la capacidad de Japón para atacar el continente de los Estados Unidos estaba severamente limitada. No tenían pistas de aterrizaje lo suficientemente cerca como para lanzar bombarderos — incluso para un viaje sólo de ida — y no podía distraer a barcos y aviones necesarios en otras misiones para otro ataque al estilo de Pearl Harbor.

Pero Japón estaba comprometido. Había utilizado submarinos para bombardear y lanzar ataques aéreos en el continente de los Estados Unidos, pero esos ataques resultaron en poco daño.

Decidieron revivir el proyecto de bomba de globo aerostático que estaba semi-abandonado. En 1943, se crearon 200 bombas de globo en un plan conjunto ejército-marina para lanzarlas desde submarinos a unas 600 millas de la costa de los Estados Unidos. Pero antes de que el plan pudiera ser ejecutado, los submarinos fueron retirados de otras misiones para usarlos en operaciones alrededor de Guadalcanal.

La necesidad de contraatacar se hizo más urgente cuando los B-29 estadounidenses comenzaron a bombardear las ciudades japonesas en 1944. Así que los ingenieros japoneses crearon un globo de mayor alcance.

Los globos Fu-Go estaban hechos de papel llamado washi, que provenía de la corteza del árbol kozo. Medían aproximadamente 10 metros de diámetro y se llenaron con 540 metros cúbicos de hidrógeno.

Los globos tenían un sistema para mantener la altitud mientras flotaban dirigiéndose hacia América del Norte.

Si el globo se elevaba por encima de 38,000 pies o si la presión alcanzaba un nivel crítico, una válvula de descarga ventilaría automáticamente el gas. Cada globo también llevaba 32 sacos de arena, y cuando caía por debajo de 30,000 pies, un sistema eléctrico dejaría caer dos sacos de arena a la vez, haciendo que ascendiera nuevamente.

Una vez que se dejaran caer todas las bolsas de arena, lo que generalmente tomaba de tres a cuatro días, dependiendo de la velocidad del viento, el globo liberaría sus municiones y se autodestruiría.

Los globos Fu-Go normalmente llevaban una bomba explosiva de 33 libras o un dispositivo incendiario de 26 libras con cargas explosivas. Fueron liberados desde tres sitios de lanzamiento en Honshu, la isla más grande de Japón, y viajaron a lo largo de la corriente de chorro a través del Océano Pacífico.

Algunos globos estaban equipados con radios que transmitían una señal, lo que permitía a los japoneses rastrear su progreso. En total, los japoneses lanzaron 9.300 globos entre noviembre de 1944 y abril de 1945.

Los Aliados se encontraron por primera vez con los globos el 3 de noviembre, dos días después del primer lanzamiento, cuando un barco recuperó los restos de uno que flotaba en el océano. Inicialmente hubo más confusión que preocupación.

Pero cuatro semanas más tarde, los informes de docenas de globos armados que se descubrieron a lo largo de la costa oeste comenzaron a poner nerviosos a los líderes estadounidenses.

Inicialmente mantuvieron el descubrimiento de los globos en secreto. Había preocupación de que si el público sabía sobre la posibilidad de que miles de globos cargados con bombas cayeran al azar a lo largo de la costa oeste, podría generar el pánico masivo que era lo que los japoneses querían. También existía el temor de que pudieran llevar armas biológicas o químicas.

La Oficina de Censura pidió a todos los medios de comunicación que no dieran a los incidentes con los globos ninguna publicidad en absoluto. Los medios cumplieron.

Aviones aliados en Asia y América del Norte fueron enviados a interceptar los globos donde y cuando fueran encontrados. Una vez que quedó claro que los globos estaban llenos de hidrógeno, los bombarderos estadounidenses destruyeron la mayoría de las plantas de hidrógeno de Japón.

Las bombas fueron en gran medida ineficaces. Se estima que sólo alrededor de 900 llegaron a América del Norte, y estaban demasiado dispersos para causar mucho daño.

En total Trescientos aterrizaron en los Estados Unidos, y algunos llegaron hasta Alaska, Michigan y Texas. Docenas más aterrizaron en Canadá y México.

Aparte de seis muertes, el único daño real que causaron fueron dos pequeños incendios de malezas y la pérdida momentánea de energía en la planta de Hanford en el estado de Washington, que, coincidentemente, estaba produciendo plutonio para el Proyecto Manhattan.

Después de la muerte de Mitchell y los niños, los militares rompieron su silencio sobre los globos. Pero el silencio había sido útil. En ese momento, los japoneses habían cancelado la operación, concluyendo que había fracasado ya que prácticamente no había informes de incendios o caos.

Sin embargo, los globos Fu-Go continúan siendo descubiertos. La Royal Canadian Navy eliminó uno en 2014, y los restos de otro se encontraron el año pasado en la Columbia Británica.

La misión de los globos fue uno de los ataques de mayor alcance jamás realizados. Dado que viajó más de 5,000 millas, el globo Fu-Go es el primer sistema de armas en tener alcance intercontinental.

Business Insider: As US planes bombed Japan in World War II, the Japanese sent balloons across the ocean to try to set the US on fire

Exordio: Bombas japonesas de aviación y Globos Fu-Go

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Dejar un comentario