Espías británicos infiltraron "carbón explosivo" en cargamentos alemanes de carbón

Publicidad

Por Kyle Mizokami – En 1940, a medida que los ejércitos alemanes consolidaban su dominio de Europa, los espías de Gran Bretaña encargados de mantener activa la resistencia en Francia idearon un concepto novedoso. El resultado fue el “carbón explosivo”, una carga explosiva que parecía ser un simple pedazo de carbón. La carga explosiva destruiría las calderas de una fábrica o un barco, causando graves daños. Un proyecto similar llevado a cabo durante la Guerra de Vietnam sembró munición explosiva entre las guerrilla del Viet Cong.

Ese año de 1940, el servicio de espionaje Special Operations Executive (SOE) británico comenzó a buscar formas de sabotear las fuerzas alemanas en Europa. Encomendados por el primer ministro Winston Churchill para “prender fuego a Europa”, el SOE contrabandeó armas, explosivos y agentes en Europa para ayudar a las fuerzas de resistencia a luchar contra sus ocupantes alemanes.

Una pieza desarrollada para saboteadores era el “carbón explosivo. El carbón explosivo, según The Armorer’s Bench, era gran trozo de carbón con el centro perforado. La cavidad estaba llena de explosivos plásticos y un detonador, y el carbón subrepticiamente se colaba en el suministro de carbón de un barco a vapor, horno de fábrica u otro generador de carbón en manos alemanas. El carbón entraría en el horno de la caldera y estallaría, causando una gran explosión e idealmente prendiendo fuego al suministro de carbón.

Publicidad

El carbón era notoriamente difícil de cortar y perforar y por eso fue finalmente reemplazado por piezas de yeso pintadas que llevaban explosivos plásticos escondidos en su interior.

El carbón explosivo tuvo efectos de gran alcance más allá de los casos reales de explosión. Una vez que salió la noticia las fuerzas alemanas considerarían todo el carbón sospechoso. Los ocupantes tendrían que elegir entre aceptar el riesgo o redistribuir a miles de tropas lejos de tareas más apremiantes para proteger los suministros de carbón. Esto último a su vez facilitaría que la resistencia atacara a otros objetivos sin vigilancia, y finalmente eliminara a las fuerzas alemanas en todo el país para que estuvieran menos preparadas para una invasión aliada.

Casi 30 más tarde, las fuerzas estadounidenses volverían a manipular los suministros enemigos, esta vez en Vietnam. Las fuerzas especiales estadounidenses aprendieron a modificar balas enemigas con cargas explosivas, luego las plantaron en suministros de municiones que encontraron durante las patrullas. Los guerrilleros del Viet Cong redistribuirían la munición, lo que podría causar que los rifles enemigos explotaran e incluso paralizaran o mataran a sus usuarios. El proyecto, conocido como Eldest Son, hizo que las tropas de Vietnam del Norte y Viet Cong dudaran de la fiabilidad de sus propias armas y acusaran a sus proveedores chinos de un control de calidad deficiente.

Popular Mechanics: When WWII Spies Created Explosive Coal To Sabotage the Third Reich

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Dejar un comentario