75º aniversario de Prokhorovka, la batalla de tanques más brutal la historia

por Admin el 13 Julio, 2018

en Operaciones

Por Ivan Shagin (Sputnik) – El 12 de julio se conmemoró el 75º aniversario de la batalla de Prokhorovka. La batalla, que comenzó la contraofensiva soviética en la más extensa Batalla de Kursk, fue un episodio clave en ese choque titánico, y una de las batallas decisivas de la Segunda Guerra Mundial. Sputnik presenta los hechos, cifras y fechas clave de la batalla.

kursk-1

#5: Operación Zitadelle: ofensiva alemana final en el Frente del Este

En el verano de 1943, el alto mando alemán tomó la decisión fatídica de intentar eliminar la saliente de Kursk, en la línea del frente formada después de la ofensiva soviética de invierno que siguió a Stalingrado. Un significativo número de fuerzas soviéticas se concentraron alrededor de la ciudad de Kursk, a unos 450 kilómetros al sudoeste de Moscú, y crearon una cuña de cerca de 150 kilómetros dentro de las líneas alemanas.

Llamada "Operación Zitadelle", la ofensiva alemana pretendió rodear y eliminar las formaciones soviéticas después de un rápido golpe de pinzas procedente del norte y del sur de Kursk, con el propósito de darle a la Wehrmacht una ventaja estratégica en el Frente Oriental.

Para este propósito, la Wehrmacht concentró 50 divisiones, o más de 900.000 hombres, cerca de 3.000 tanques y piezas de artillería autopropulsadas, y 10.000 armas pesadas y morteros. 2000 aviones fueron desviados para la operación. La ofensiva también se convertiría en un campo de pruebas para las nuevas armas alemanas, incluyendo los tanques medianos y pesados Panther y Tiger, así como el caza FW 190A.

#4: Los Espías de Cambridge salvan vidas soviéticas

El programa de ruptura de códigos alemanes en Bletchley Park en el Reino Unido reveló los preparativos para una ofensiva alemana importante en Kursk a principios de verano, pero Londres no compartió esa información con sus aliados soviéticos. Esto incitó al funcionario público y agente soviético John Cairncross, entonces trabajando en Bletchley Park, a pasar la importante información a la inteligencia militar soviética.

Armados con esta información, el alto mando soviético decidió establecer una trampa para que la Wehrmacht en Kursk utilizara toda la fuerza de su capacidad ofensiva. Por su parte, las tropas de los frentes centrales, de Voronezh y de Stepnoy comandadas por los generales Konstantin Rokossovsky, Nikolai Vatutin e Ivan Konev fueron concentrados para enfrentar a la ofensiva alemana. Los soviéticos lograron reunir a cerca de 2 millones tropas, más de 26.500 cañones y morteros, y 5.000 tanques y artillería autopropulsada.

#3: La crema de la cosecha alemana

La Wehrmacht lanzó la Operación Zitadelle el 5 de julio, con las fuerzas de Rokossovsky enfrentando al grupo de ataque de la Wehrmacht al norte del Kursk. En el sur, las fuerzas de Vatutin lucharon para frenar la ofensiva relámpago del Grupo del Ejército Sur que terminaron gateando. Sufriendo la pérdida de 300 tanques en el primer día, el comando alemán continuó buscando las debilidades en la línea delantera soviética, y para el 9 de julio logró meter con éxito una cuña en la saliente con una profundidad de 35 kilómetros.

El experimentado Cuerpo de Tanques del 4º Ejército Panzer y el 3º Cuerpo de Tanques del Destacamento Kemf se concentraron en la dirección de la ciudad de Prokhorovka, al sureste de Kursk. Estas unidades incluyeron a la elitesca Primera División Panzer SS Leibstandarte Adolf Hitler, DAS Reich y unidades de tanques de La Calavera.

Armados con Panthers y Tigers, las tácticas de las fuerzas de la Wehrmacht incluían el despliegue de destacamentos de artillería separados en toda la zona de defensa. Los nuevos tanques se concentraron en la parte delantera de las puntas de lanza para perforar las defensas, seguidos por tanques medios Panzer IV. El equipo de comunicaciones de los tanques permitió el contacto radial entre las fuerzas y la interacción con la aviación.

En el lado soviético estaba la 183ª División de Infantería y el 2º Cuerpo de Tanques, cada uno de los cuales había sufrido pérdidas sustanciales por los ataques aéreos de Luftwaffe a lo largo del frente durante la ofensiva alemana.

#2: La "Moledora de Carne" de Prokhorovka

Para romper el avance alemán al sur de Kursk, el alto mando soviético planeó un contraataque blindado, asignando la misión al 5º Ejército de Tanques de la Guardia comandado por el teniente general Pavel Rotmistrov. Varias otras unidades de tanques y regimientos de la artillería y de morteros, debilitados por combates anteriores, fueron subordinados a ese comandante.

En total, los soviéticos acumularon cerca de 700 tanques y piezas de artillería autopropulsadas contra casi 500 tanques alemanes y armas de asalto en un territorio de sólo unas pocas docenas de kilómetros cuadrados.

En la mañana del 12 de julio, el Ejército Rojo comenzó una andanada de artillería para tratar de ablandar a las fuerzas enemigas. La Primera División Panzer de las SS tomó a posiciones defensivas. Los tanques soviéticos, equipados sobre todo con tanques más viejos T-34 con cañones de 76 mm, probaron no ser rivales para los nuevos Tigers. Esta disparidad se hizo especialmente dolorosa ya que los tanques se apresuraron a combatir a corta distancia, mientras los proyectiles de 88 mm de los Tigers penetraban fácilmente los blindajes de los T-34. Todo lo que le quedaba a los soviéticos era depender de la velocidad y maniobrabilidad superior de sus tanques más ligeros. La artillería alemana y el bombardeo de centenares de aviones enemigos rápidamente convirtieron la ofensiva en una moledora de carne.

#1: Punto de inflexión

Al final del día, el 12 de julio, la zona que rodeaba a Prokhorovka estaba llena de tanques ardiendo, tierra chamuscada y miles de soldados caídos. El cielo estaba lleno de humo, polvo y hollín.

Los alemanes lograron mantener sus posiciones, pero se agotaron en el proceso. Las fuerzas de tanques de Rotmistrov, incluyendo los cuerpos de tanques 29º y 18º, perdieron un 60 por ciento y un 30 por ciento de su fuerza, respectivamente. Entre 170-180 tanques soviéticos fueron destruidos, y murieron casi 6.000 tropas. 80 tanques alemanes y armas de asalto se perdieron y murieron 800 soldados alemanes, 11 aviones fueron destruidos o gravemente dañados.

Los combates en el área continuaron hasta el 16 de julio, sin que cada bando pudiera romper las defensas del otro. Sin embargo, los alemanes agotaron su potencial ofensivo, y el grupo de Ejércitos Sur abandonó sus planes de atravesar a Kursk.

La contraofensiva soviética en Kursk, que había comenzado el 12 de julio, duró hasta el 23 de agosto, volcando la iniciativa estratégica al lado soviético. En total, los soviéticos perdieron a unos 254.470 hombres, y la Wehrmacht sufrió 130.429 bajas. En 50 días de lucha, la Wehrmacht perdió cerca de 1.500 tanques y armas de asalto y destruyó un estimado de 6.000 tanques soviéticos y cañones. Casi 1.700 aviones de la Luftwaffe y más de 1.600 aviones de la Fuerza Aérea Roja también se perdieron. Para lo que restaba de la guerra, los alemanes nunca volvieron a recuperar la iniciativa estratégica en el frente oriental.

Sputnik: 75th Anniversary of Prokhorovka, Most Brutal Tank Battle in History: Top 5 Facts

Exordio: Operación Zitadelle – Batalla de Kursk (5-7-1943)

Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*