Los héroes olvidados por el Imperio Británico

Publicidad

Más de medio millón de soldados africanos negros que lucharon en el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial fueron pagados hasta tres veces menos que sus pares blancos, reveló un documento recientemente descubierto, lo que provocó llamamientos para una investigación y al gobierno a compensar a los veteranos sobrevivientes.

El documento, que estuvo oculto en los Archivos Nacionales de Gran Bretaña, revela cómo el gobierno británico discriminó sistemáticamente a los soldados africanos, pagando al personal blanco -incluso a los que vivían en las colonias africanas y que sirvieron junto a soldados africanos en unidades coloniales británicas – mucho más que a sus pares negros.

El Secretario de desarrollo internacional, Penny Mordaunt, reconoció que las desigualdades existían en el pasado.

Los diputados laboristas están pidiendo una investigación gubernamental sobre el asunto. El miércoles, Wayne David, ministro de defensa, exigió una investigación oficial inmediata: "el Secretario de Defensa debe hacer un anuncio a la cámara de los comunes y dejar constancia de que esto estuvo mal y que lo corregirá – tan simple y directo y enfático como eso… tiene que haber una investigación gubernamental a gran escala y toda la información tiene que ser presentada.”

Publicidad

El documento fue preparado por los productores de documentales para la serie People and Power de Al Jazeera English. Revela que Gran Bretaña pagó a sus soldados no sólo de acuerdo a su rango y duración del Servicio, sino también según el color de su piel.

Una tabla de un documento oficial del gobierno británico, publicado en 1945, que describe la escala salarial para varias razas. Fotografía: Kew Archives

"El régimen colonial le puso un valor diferente a la vida africana que a la vida Europea", dijo el Profesor Timothy Parsons, una de las principales autoridades del mundo sobre el Ejército de Gran Bretaña en el Este de África, quien está pidiendo al gobierno que corrija las injusticias impuestas a esos soldados por el gobierno británico. "Puede haber una oportunidad de corregir algunos errores. No costaría mucho dinero por persona.”

Una vez que un soldado era desmovilizado, Gran Bretaña le pagó una suma global conocida como "gratificación de guerra", calibrando la cantidad exacta de acuerdo a la jerarquía racial consagrada en su Imperio africano.

"Cuando salí de baja, no me dieron nada", dijo Eusebio Mbiuki, un veterano de 100 años que vive en la pobreza en Kenia rural, después de haber sufrido un brutal combate en las selvas de Birmania luchando por Gran Bretaña. "Deberían haber valorado cuánto les habíamos ayudado. Nos habrían dado algo. Pero ese no fue el caso. Nos abandonaron así como así.”

A lo largo de la primera mitad del siglo XX, Gran Bretaña reclutó hombres africanos -por la fuerza en numerosos casos- para proteger sus colonias en el continente y más allá también. Durante la Segunda Guerra Mundial, esos soldados reforzaron a las fuerzas Aliadas para derrotar a los italianos en el Cuerno de África, para capturar Madagascar de los franceses de Vichy y para luchar contra las fuerzas imperiales de Japón en condiciones desesperadas en Birmania.

A pesar de sus sacrificios y desgarradores despliegues, el gobierno británico negó a estos soldados africanos el mismo trato. La investigación de Al Jazeera, que salió al aire, reveló que un soldado blanco podrá ganar 10 chelines por cada mes de Servicio, en comparación con sólo tres chelines y medio que se ofrecían a un soldado negro del mismo rango.

Para cada efectivo blanco con rango de Cabo, Gran Bretaña puso su propina de guerra en 12 chelines por mes de Servicio, y sólo cuatro chelines por mes para los Cabos negros. Cada pago fue hecho por las diversas administraciones coloniales británicas, fijando la cifra en consulta con la Oficina de Guerra y las Oficinas Coloniales en Londres.

Las diferencias en las recompensas eran aún más abismales para los africanos reclutados como trabajadores, a pesar de que estos supuestos no combatientes se encontraban regularmente en el frente de guerra. Los soldados, cabos y sargentos de este cuerpo de trabajo podían recibir dos, dos y medio y tres chelines por mes de Servicio respectivamente -alrededor de una quinta parte de la cantidad otorgada a los soldados blancos.

La discriminación racial de Gran Bretaña se extendió también al personal asiático reclutado en el África Oriental británica. Independientemente de su rango, todas estas tropas ganaban siete chelines y medio por cada mes de Servicio militar: menos que sus camaradas blancos, pero más que sus compañeros africanos.

Un ex jefe de las fuerzas armadas del Reino Unido, General Lord Richards, condenó la injusticia a estos soldados después de su Servicio en el ejército británico.

"Estamos hablando de gente que luchó por nosotros en las circunstancias más horrendas", dijo a los cineastas. "Seguramente si Gran Bretaña y el pueblo británico significan algo, se trata de su generosidad de espíritu y siento que nuestro liderazgo político a veces no lo practica.”

Richards agregó: "deberíamos estar avergonzados de que los veteranos que lucharon por nuestro país estén viviendo en esa pobreza… no es demasiado tarde. Aún podemos hacer las paces.”

Mordaunt, cuyo Departamento supervisa el bienestar de los veteranos de la Commonwealth, admitió que las fuerzas británicas de la era colonial habían enfrentado una discriminación significativa.

"Obviamente había tremendas desigualdades en cómo se trataba a la gente", dijo el ministro del gabinete, quien en noviembre pasado anunció un nuevo paquete de ayuda para apoyar a los pobres veteranos y a las viudas de guerra de las Naciones de la Commonwealth. "Claramente existían prejuicios que venían de hace muchos años, que eran muy frecuentes en ese tiempo, que estaban causando que la gente fuera tratada de manera muy diferente -gente a las que no se les agradecía por el Servicio que prestaban.”

Preet Gill, la ministra de desarrollo internacional, respaldó los llamamientos al gobierno para que indemnice a los veteranos supervivientes: "el primer ministro tiene que venir al Parlamento, reconocer que eso está pasando, disculparse por ello y exponer lo que va a hacer al respecto. Ella tiene el deber en nombre del país de salir y reconocer esto. Cualquier persona que dirija nuestro país tiene que hacer esto – no importa cuántos años más tarde. Sólo han pasado 70 años y estos hombres siguen vivos. Ella necesita reunirse con ellos y sus familias y reconocer lo que esto realmente significa para ellos. No pudieron hacer nada en ese tiempo para levantar su voz.”

Menzies Campbell, un ex líder Demócrata Liberal y portavoz de Defensa, dijo: "una vida es una vida, por el amor de Dios. Cualquier vida tiene el mismo valor, … si los que se comprometieron con nuestro país están en la pobreza ahora, entonces seguramente hay tiempo para reconocer que su sacrificio y su Servicio era de igual valor que cualquier otra persona en el ejército británico. Merecen reconocimiento y recompensa ahora. Visto desde la perspectiva de hoy, la diferenciación es totalmente injustificada.”

Un portavoz del Ministerio de Defensa dijo: "el Reino Unido está en deuda con todos los militares y mujeres de África que se ofrecieron como voluntarios para servir con Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. Su valentía y sacrificio contribuyó significativamente a las libertades que todos disfrutamos hoy.”

Aljazeera: The Forgotten Heroes of Empire

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Leave a Comment