La historia de una máquina de coser Singer

Publicidad

Por Ken Burton – El año es 1886, en un pequeño pueblo llamado Wolverton cerca de Northamptonshire, distrito del norte de Inglaterra en el Reino Unido, vivía una niña de trece años, Edith Rock, quien acababa de completar su limitada educación.

Sin embargo, ella había mostrado interés en todo tipo de costura y era muy hábil en sus intentos por ser creativa. Para fomentar la independencia de su hija, sus padres le compraron una ‘Máquina de coser Singer’. El modelo era conocido como ‘de tablero’, era de doble trabajo, el operador podía accionarla manualmente o tener las manos libres y hacerla funcionar con un pedal desde abajo.

Durante la década de 1880 y principios de 1890, la máquina de Edith estaba en constante uso, por lo tanto ella se vio en la necesidad de alquilar dos habitaciones pequeñas, la habitación delantera como tienda de ropa y la habitación trasera como taller donde se instaló la máquina para realizar el trabajo.

En 1897, Edith con veinticuatro años conoció y se casó con un tal Edwin Mackerness (Ted). Su esposo ayudó a Edith a adquirir locales mucho más grandes en Church Street, Wolverton, para entonces de su propiedad y no alquilados. Compraron otra máquina Singer y empleó a una joven para ayudar con la costura y atender a los clientes en la tienda, aunque sólo Edith utilizaría la Singer. Con la máquina siempre en uso, la confección progresó, y la tienda continuó floreciendo. Una tarjeta impresa del negocio todavía sobrevive con la máquina.

Publicidad

En junio de 1901 Edith tuvo un bebé, cosió la ropa para él. Seis semanas después, su suegra dio a luz a una niña. Llevando el mismo apellido, y siendo bautizada ‘Edith’ ahora había dos Edith Mackerness relacionadas con la vida de la máquina.

A medida que pasaban los años, la primera Edith le enseñó a usar la Singer a la segunda Edith, la única persona permitida a tocarla, aparte de la primera Edith.

Durante la Primera Guerra Mundial, la máquina Singer produjo ropa interior para los militares en servicio. Luego de esa guerra en los “Locos Años  20”  nuevamente la máquina  fue usada para la fabricar ropa civil ligera, en su mayoría ropa interior, con un vestido de vez en cuando ‘Hecho a Pedido’ para los clientes ‘selectos’.

En 1938, la primera Edith Mackerness había alcanzado los más de sesenta años, la vista le estaba fallando y sus dedos tenían artritis por lo que decidió retirarse. La máquina fue utilizada por la segunda Edith, para entonces Edith Rollings, casada y con una hija nacida en 1933 viviendo cerca de Wolverton en Stony Stratford.

La Segunda Guerra Mundial

Por lo tanto, la máquina tuvo un cambio de lugar, cambio de propiedad y menos trabajo, siendo principalmente utilizada para uso doméstico o sólo para familiares y amigos. Las telas eran difíciles de conseguir durante la Segunda Guerra Mundial, pero Edith usaba la máquina para enmendaduras o modificaciones de ropa, incluso ropa de hombres (ellos para entonces vestidos de uniforme) para convertirlas en vestidos “sastre” de mujer, hasta que logró encontrar algo de “seda de paracaídas”. Ella la usó para hacer un vestido para su hija de siete años. La tela blanca fue teñida con color en el cuello y las mangas, con una banda de color a juego; esto lo recuerdo bien porque soy esa hija de siete años, ahora de ochenta y seis años.

Me mudé a Leeds (Beeston) en 1980 y en 1983 la ‘Singer’ se mudó al norte después de que mi madre, la segunda Edith, falleciera a los ochenta y dos años.

Siguiendo los pasos familiares, me habían enseñado a usar la máquina en mi adolescencia, habían pasado muchos años desde que la había visto y mucho menos usarda, y lo primero que debía aprender era cómo enhebrarla. Leeds siendo una ciudad con conexiones con el comercio de la ropa, la mayoría de mis amigos tenían una máquina de coser, pero de los modelos más recientes, con una bobina, la mía tenía una lanzadera y allí se encuentra la diferencia. La lanzadera tenía aproximadamente 1¼ de pulgada de largo, apuntaba en un extremo, parecía un bote de remos abierto de juguete. Para acompañar la lanzadera hay varios husillos pequeños de aproximadamente una pulgada de largo, cualquiera de los cuales podría ser adosados a la lanzadera.

La lanzadera tenía una fila de agujeros en un lado con una barra debajo de ellos, y al enhebrar, el hilo necesitaba ir y venir de agujero en agujero, y luego debajo de la barra, había una secuencia establecida a través de los agujeros y si lo entendías mal, nada funcionaba. Afortunadamente, la segunda Edith había escrito instrucciones en una hoja de papel (ahora marrón por los años) y una vez que éstos fueron adheridos a la ‘Singer’ estaba de nuevo en acción; no más fabricando prendas pero modificando y acortando, faldas, pantalones, etc. y en una ocasión haciendo cortinas y cosiendo blondas.

Todo fue bien hasta finales de la década de 1980, cuando fui a comprar más agujas para la máquina, sólo para que me dijeran que se estaban obsoletas. El vendedor tenía sólo siete en stock, así que tomé las siete (de las cuales todavía quedan seis). Luego, a principios de la década de 1990, se notó que la máquina, aunque cosía, no bloqueaba la costura y un tirón del hilo significaba que todo lo que acababa de coser se deshacía inmediatamente.

Un residente en Beeston, calificado y reconocido por las reparaciones de máquinas de coser fue llamado. No pudo encontrar nada malo con el mecanismo, cuando se dio cuenta de que había ensartado la máquina con un fino “hilo de poliéster” Aparentemente era todo lo que había podido comprar, pero la ‘Singer’ había sido diseñada para funcionar solo con Sylko Grado 40 y los nuevos hilos de poliéster eran demasiado finos. Desafortunadamente, Sylko ya no estaba en producción, ya que la Compañía Sylko había sido liquidada.

Así que por fin, después de 100 años y probablemente mucho más, la máquina ha pasado a la jubilación, no muerta, ya que todavía funciona, con el material adecuado, pero obligada a dormir el sueño de los justos.

South Leeds Life: The story of a family and a Singer Sewing Machine (Number: 2261060 490260)

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Temas relacionados

Leave a Comment