Encuentran tumbas de monjas asesinadas en Polonia por soldados soviéticos

Por Mindy Weisberger – Arqueólogos recientemente desenterraron los esqueletos de tres monjas católicas que fueron asesinadas por soldados soviéticos al final de la Segunda Guerra Mundial. Su descubrimiento concluye una búsqueda de meses de duración de los huesos de siete monjas que fueron asesinadas durante la ocupación soviética del país devastado por la guerra.

Para encontrar el lugar dónde fueron enterradas estas monjas asesinadas, los arqueólogos excavaron por primera vez un sitio en Gdańsk en julio de 2020, donde encontraron los restos de la hermana Charytyna (Jadwiga Fahl), según un comunicado del IPN. Una excavación en Olsztyn en octubre reveló lo que se cree que son los restos de la hermana Generosa (Maria Bolz), la hermana Krzysztofora (Marta Klomfass) y la hermana Liberia (Maria Domnik), todas las cuales eran enfermeras en el Hospital Santa María de Olsztyn.
 
El Ejército Rojo invadió Polonia en 1944, cuando Alemania retiró a sus tropas. Durante ese tiempo, las fuerzas soviéticas trataron de tomar el control reprimiendo a las milicias polacas y a las figuras religiosas, encarcelando, deportando y matando a soldados polacos, clérigos y civiles. Los registros de 1945 documentaron que los soldados soviéticos asesinaron a siete monjas de la orden de Santa Catalina de Alejandría, dijeron a Live Science en un correo electrónico representantes del Instituto Polaco de la Memoria Nacional (IPN).

 
Para ubicar a las tres monjas restantes, los arqueólogos excavaron en diciembre un sitio en un cementerio municipal en Orneta que medía aproximadamente 20 metros cuadrados, utilizando registros de archivos locales, como un plan de entierro dibujado a mano, para encontrar los cuerpos de las monjas. Para llegar a las tumbas de 1945, primero tuvieron que exhumar entierros más recientes que estaban encima de ellas. Se cree que los restos que finalmente encontraron pertenecen a las últimas tres monjas del grupo: La Hermana Rolanda (María Abraham), La Hermana Gunhilda (Dorota Steffen) y la hermana Bona (Anna Pestka), según una declaración separada del IPN.
 
Documentos históricos, con la edad y el sexo de los restos y la presencia de numerosos objetos religiosos indicaban que los esqueletos pertenecían a las monjas asesinadas, dijo el IPN. Los artefactos religiosos incluyeron restos de ropa asociados con la orden de Santa Catalina, rosarios pequeños con cuentas pulidas, rosarios más grandes para usar en un cinturón, una cruz con incrustaciones de diseños de metal y dos medallones “con imágenes de la Sagrada Familia”, dijeron los representantes del IPN en el correo electrónico.
 
Las tumbas en Orneta, Polonia, tenían los restos de tres cuerpos que se cree que pertenecen a monjas de la orden de Santa Catalina de Alejandría que fueron asesinados por el Ejército Rojo de Rusia.
 
“Sobrevino el terror colectivo”
 
Cuando los alemanes comenzaron a retirarse de Polonia en 1944, Rusia aprovechó la oportunidad para tomar el control del país. “El terror masivo se produjo en el territorio que era ocupado por los soviéticos”, según el Instituto de Varsovia, un grupo de expertos geopolíticos de Polonia. A medida que el Ejército Rojo avanzaba hacia ciudades y territorios, los soldados saquearon e incendiaron iglesias y edificios religiosos, y las monjas fueron tratadas “con particular crueldad”, dijeron los representantes del IPN.
 
En febrero de 1945, las fuerzas rusas descendieron sobre los hospitales de Gdańsk-Wrzeszcz, Olsztyn y Orneta, donde las monjas de la orden de Santa Catalina servían como enfermeras. Los soldados golpearon y apuñalaron a los pacientes y atacaron a las monjas que intervinieron, causando heridas horribles; la cara de la hermana Rolanda “estaba mutilada e hinchada más allá del reconocimiento”, y la hermana Gunhilda recibió tres disparos, según el IPN.
 
Los objetos enterrados, como los crucifijos, ayudaron a los expertos a identificar los restos de las monjas.
 
La hermana Krzysztofora murió después de “una larga lucha con un soldado soviético”, informó el IPN. En el momento de su muerte, sus ojos estaban fuera de sus órbitas, le cortaron la lengua y la habían apuñalado 16 veces con una bayoneta, según el comunicado.
 
El análisis de ADN de los siete esqueletos está en curso en el Instituto de Medicina Forense en Gdańsk para confirmar las identidades de las monjas, y el clero católico en Polonia está buscando la beatificación de las hermanas asesinadas de Santa Catalina, según el IPN.
 
livescience.com:  Skeletons of WWII-era nuns murdered by Soviets unearthed in Poland

Libros


Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.


Califica este artículo.

0 / 5. 0

Sé el primero en votar.

Temas relacionados

Dejar un comentario