Cineasta chino quiere levantar al transporte Lisbon Maru hundido en 1942

por Admin el 14 Julio, 2018

en Biografías

Un cineasta chino quiere levantar del fondo del mar un barco japonés que fue hundido en 1942 con cientos de prisioneros de guerra británicos a bordo. Algunas de las familias de las víctimas apoyan la idea, pero uno de los sobrevivientes dice que es una tumba de guerra, y debe dejarse donde está.

"Sabíamos que nos había alcanzado un torpedo. Y la nave comenzó a escorar. Eso fue todo", dice Dennis Morley, ahora con 98 años de edad, pero que entonces, cuando servía en Regimiento Royal Scots, tenía 22 años.

"Fue en ese momento que nos encerraron…"

El 1º de octubre de 1942, Morley fue uno de los más de 1.800 prisioneros de guerra británicos llevados de Hong Kong a campos de trabajo en Japón en la bodega del buque de carga Lisbon Maru.

Las condiciones eran espantosas. En la parte inferior de la bodega, Morley recuerda haber sido bañado por la diarrea de soldados enfermos que estaban en la parte superior sobre él, "nadando en excretas, virtualmente". Después de que el barco fue torpedeado no se les dio comida o agua – y una vez que las escotillas fueron cubiertas con tablas y lona, sólo se sentaron en la oscuridad, quedando en un ambiente irrespirable.

Todavía asumían que serían sacados del barco antes de que se hundiera, como lo habían sido las 700 tropas japonesas que los acompañaban. Pero después de un día y una noche el casco dio un súbito salto y comenzó el frenético esfuerzo por escapar.

"Bueno, un tipo, que estaba en el Regimiento de Middlesex, que era un carnicero y los japoneses le permitieron tener un cuchillo, fue capaz de meterlo a través de los tablones. Llegó a la lona y la cortó. La lona se pudo sacar y los tablones se movieron, que es como salimos", dice Morley.

"Hubo poco de pánico porque todo el mundo estaba tratando de correr hasta la escalera y todos luchando para conseguir subir por ella. Por lo tanto, muchos caían desde arriba empujados por los propios compañeros en su desesperación por salir, hasta que un oficial, el capitán Cuthbertson del regimiento Royal Scots, detuvo el pánico y logró que se calmaran. Así comenzaron a subir por esa escalera uno por uno."

"Eventualmente subí, y para el momento en que llegué arriba, vi que la popa del barco estaba bajo el agua. Y luego … deslizarse por el costado, entrar al agua quedarse boca arriba y flotar, sólo asegurándose de alejarse de la nave."

Los primeros prisioneros de guerra que llegaron a la cubierta recibieron disparos de unos pocos guardias japoneses, pero fueron rápidamente reducidos. Aquellos, como Morley, que llegaron al agua fueron blanco de ametralladoras de otros barcos japoneses. Sin embargo, una vez que los pescadores chinos empezaron a acudir en ayuda de los soldados británicos, los japoneses también comenzaron a recogerlos.

La escena más desgarradora ocurrió cuando la escalera se rompió en una de las tres bodegas, dejando a docenas de hombres de la Artillería Real atrapados en el interior. Los sobrevivientes informaron haber oído cantar "It’s a long way to Tipperary" mientras el barco se hundía.

En total 828 prisioneros murieron a bordo o en las aguas cercanas, según Tony Banham, autor del libro: "The Sinking of the Lisbon Maru, Britain’s Forgotten Wartime Tragedy".

Especialmente trágico fue el hecho de que el barco había sido hundido por un submarino estadounidense, el USS Grouper, cuya tripulación estaba completamente inconsciente de que había prisioneros de guerra aliados a bordo hasta que captaron una señal de radio varios días después, dice Banham. A primera vista se parecía a cualquier otra nave de transporte de tropas.

El cineasta chino Fang Li escuchó esta historia por primera vez hace cuatro años, de un capitán de ferry en el archipiélago de Zhoushan, a 160 kilómetros al sudeste de Shangai, donde el barco se hundió.

Se sorprendió de que nunca había oído hablar de ello antes y comenzó a investigar. Dos años más tarde llevó a cabo un estudio de la zona y capturó imágenes de sonar de un naufragio de 140 metros de largo y 40 metros de ancho, que está seguro de que es el Lisbon Maru.

"Mientras hacía esto, me sentía conmovido por esos jóvenes, de la edad de mi hijo. Muchos de ellos perdieron sus vidas allí", dice.

"Cien de ellos están todavía dentro de las bodegas, así que en todo sentido sientes que estás conectado. Estaba a sólo 30 metros de distancia de aquellos chicos que fueron muertos allí."

Fang Li ha empezado a rodar un documental sobre el tema. Ha localizado a un pescador que ayudó a los soldados británicos en 1942 y la semana pasada puso un anuncio en el Times, con la esperanza de encontrar a más parientes de los prisioneros de guerra británicos.

Pero también quiere levantar al Lisbon Maru del fondo del mar, con la esperanza de que sea posible devolver los restos de los muertos a sus familias. Para esta iniciativa tiene el apoyo de algunos familiares, pero Dennis Morley – que se cree que es el último superviviente que sigue vivo en Gran Bretaña, se opone.

Fang Li dice que acepta que un buque de guerra hundido puede ser considerado como una tumba sagrada de guerra -como el acorazado Arizona, por ejemplo, que fue hundido por los japoneses en Pearl Harbor pocos días antes de que los prisioneros de guerra del Lisbon Maru fueran capturados en Hong Kong.

Pero los miembros de la tripulación del Arizona permanecen en su propio barco, señala, y en aguas de Estados Unidos, mientras que el Lisbon Maru, como él dice, era "una prisión".

"Todos esos chicos fueron detenidos allí en contra de su voluntad, por eso me siento tan triste hoy – todavía están detenidos en el fondo del mar", argumenta.

"En mi opinión personal están en el fondo marino chino en una prisión japonesa. ¿No deberíamos liberarlos y enviarlos a casa?"

BBC: British POWs sank with the Lisbon Maru – should it be raised?

Exordio: "Hell Ships" (Transportes de prisioneros hundidos por los Aliados)

Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*