El ataque submarino más osado de la Segunda Guerra Mundial

Por Alexander Zakrzewski – La noche del 13 de octubre de 1939, los marinos a bordo del acorazado británico HMS Royal Oak no tenían ninguna razón para creer que estaban en peligro. Gran Bretaña estaba en guerra con Alemania, pero el acorazado se encontraba anclado en Scapa Flow, la base de la Flota Metropolitana de la Royal Navy, lejos de la zona de guerra y uno de los fondeaderos más seguros del mundo. Nadie sospechaba que acechando justo bajo el agua, esperando para atacar como un lobo en la caza,…

Continuar leyendo