La historia del descubrimiento de la cortisona

En 1941, con la Segunda Guerra Mundial en marcha, los Aliados capturaron un submarino alemán que regresaba de Argentina con una carga poco usual: una masa carnosa que se asemejaba a las glándulas suprarrenales, que son los dos órganos del tamaño de una uva que se sientan en la parte superior de los riñones y que producen las hormonas adrenalina y cortisol (hidrocortisona), entre otras. El rumor fue adquiriendo fuerza y se extendió rápidamente por los círculos militares estadounidenses de que los alemanes estaban inyectándole a sus pilotos un extracto…

Continuar leyendo