Las “chicas bomba” de la planta de Scarborough en Toronto.

Por Alice McMurtry – Un poco más de un millón de canadienses lucharon en la Segunda Guerra Mundial. A medida que avanzaba la guerra, las mujeres fueron llamadas a trabajar en el frente nacional. Muchas fueron enviadas a trabajar en plantas de municiones en todo el país. Scarborough fue el hogar de la fábrica de municiones GECO (General Engineering Company), cuyos empleados colocaron fusibles en las bombas para ayudar en el esfuerzo de guerra. Vestidas todas de blanco, con los productos químicos de las bombas y proyectiles tiñéndoles el cabello…

Continuar leyendo