Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Michael I, Rey de Rumania

Escudo Real de Rumania
Bandera de Rumania
Rey Carol II de Rumania

Michael de Hohenzollern-Sigmaringen y luego Michael I Rey de Rumania, nació el 25 de octubre de 1921 en el Castillo de Foișor del Complejo Real de Peleș en Sinaia, Rumania. Fue hijo del Príncipe de la Corona Carol de Rumania y de la Princesa de la Corona Elena. Fue nieto del Rey Ferdinand de Rumania y de la Reina Constantine I de Grecia.

Cuando en diciembre de 1925 el rey Carol se fugó con su amante Elena Magda Lupescu y renunció a su derecho sobre el trono, Michael fue declarado su heredero y su padre Ferdinand, asumió el trono. En julio de 1927, después de la muerte de su abuelo el Rey Ferdinand, Michael heredó el trono aunque no había cumplido los 6 años de edad, en consecuencia el gobierno de Rumania fue asumido por un Regente. Pero no sería la primera vez, Michael ocupó el trono rumano dos veces y en ambas ocasiones tuvo que ceder el poder a un Regente.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial comenzó un período de prosperidad en el Reino de Rumania cuando las potencias europeas recientemente dominantes todavía estaban en ruinas. Aprovechando la debilidad de sus vecinos, el gobierno rumano ocupó vastos territorios, que estaban poblados por rumanos étnicos o moldavos de origen étnico y que los rumanos consideraban sus tierras ancestrales.

Fue en esas circunstancias que en 1927, tras la muerte de Fernando I, Michael accedió al trono de la "Gran Rumania", como se llamaba a menudo a este país balcánico en ese momento. En principio, el trono le correspondía a su padre, el Príncipe Heredero Carol, pero, a raíz de la escandalosa aventura extra marital, habiendo Carol abandonado el país, en esas circunstancias a quien le correspondía el trono era a Michael.

La Regencia estaba conformada por su tío el Príncipe Nicolae, el Patriarca Miron Cristea, el Juez Gheorghe Buzdugan y desde octubre de 1929 Constantin Sărățeanu en representación de Michael.

En 1930, por invitación de la oposición, que estaba insatisfecha con el gobierno, el exiliado Carol regresó a Rumania. Depuso a su hijo y fue coronado como Carol II, aunque el joven Michael fue designado heredero del trono. El Parlamento proclamó a Carol II Rey de Rumania y a Michael lo nombraron "Grand Voivode de Alba Iulia". Ese mismo año de 1930, al cumplir 18 años, por mandato constitucional, Michael obtuvo un escaño en el Senado.

Diez años más tarde, el país estaba en guerra y se vio afectado por una profunda crisis política: Stalin, con la ayuda de Hitler (victoriosos ambos en Polonia), recuperó el territorio que una vez había perdido. Rumania se vio obligada a ceder Besarabia y el norte de Bucovina a la Unión Soviética y el norte de Transilvania a Hungría.

La pérdida de esos territorios causó descontento en el país y la popularidad de Carol II se desplomó. El 6 de septiembre de 1940, el primer ministro, General Ion Antonescu, después de conseguir el apoyo de la Guardia de Hierro del Partido Nacionalista, obligó al rey a abdicar. Antonescu, sin embargo, no se atrevió a abolir la institución de la Monarquía, que todavía se tenía en alta estima en el país.

El rey abandonó Rumanía por segunda - y última vez - y Michael I volvió a ser Rey, pero una vez más privado de todo poder político. Ese poder estaba concentrado en manos de Antonescu, quien, en enero de 1941, fue proclamado Conducător (Conductor) Nacional de Rumania.

Rumania se unió estrechamente al Eje y esperaba recuperar los territorios perdidos con la ayuda de Alemania e Italia de quienes recibió armamento y ayuda militar.

"Esta decisión fue tomada por Antonescu y ni siquiera me consultaron", comentó el rey Michael en una entrevista de 2011 sobre la entrada de Rumanía en la guerra contra la Unión Soviética del lado de Alemania. "También debo decir que el pueblo rumano estaba muy perturbado por la anexión de Besarabia a la URSS, por lo que la guerra para su recuperación fue popular. Sin embargo, el hecho es que Antonescu permitió a Rumania involucrarse con Alemania en una guerra prolongada que la llevó al desastre.” (1)

Sin embargo, en un discurso a la nación, el Rey había calificado la guerra contra la URSS de "sagrada" y con el rápido avance de las tropas alemanas y rumanas en el territorio soviético, envió al Conducător un telegrama expresando su gratitud por revivir la "alegría de los días de antigua gloria". Realizó visitas personales a las tropas y entregó medallas a los soldados que habían servido con distinción.

La actitud de Michael hacia la campaña militar fue cambiando a partir de 1942. Comenzó a expresar abiertamente la opinión de que las tropas sólo deberían enviarse al Frente Oriental, si se garantizaba el regreso del norte de Transilvania a Rumania. Pero, después del desastre de Stalingrado, el Rey se convirtió en un participante activo de un complot para derrocar al gobierno de Antonescu y sacar al país de la guerra. Estableció contactos con líderes de las fuerzas políticas opuestas al régimen, con representantes de los países enemigos de Alemania y con una parte de los altos mandos rumanos descontentos por los acontecimientos.

Durante mucho tiempo, ni los alemanes ni el propio Antonescu supusieron que se estaba planeando un golpe de Estado. "Todo está tranquilo en Rumania, el rey Michael I es el mejor garante de la fortaleza de la alianza entre Rumanía y Alemania", informó regularmente a Berlín el embajador alemán en Bucarest, Manfred von Killinger.

La derrota de las tropas alemanas en la Operación Jassy-Kishinev en agosto de 1944 y el rápido avance del Ejército Rojo hacia la frontera rumana obligaron a los conspiradores a una acción decisiva. "Cuando me desperté en la mañana del 23 de agosto, no estaba seguro de que estaría vivo al día siguiente. Pero tomé la firme decisión de retirar a Rumania de su alianza con el Eje. El Ejército Rojo estaba a las puertas de Rumania, el frente se desmoronaba y la población estaba cansada de la guerra", recordó Michael I.(2)
Ese mismo día, Antonescu fue convocado al palacio, donde el rey le ordenó iniciar inmediatamente las conversaciones de paz con la URSS. Ante la firme negativa del Mariscal, Michael emitió una orden de arresto contra el Conducător y otros miembros de su gobierno.

Después de eso, los comunistas, como se había planeado, montaron una insurrección armada en Bucarest, tomando el control de lugares clave de la ciudad. El Rey hizo una proclama por radio al pueblo de Rumania, anunciando la transferencia del poder en el país, el fin de la guerra contra la URSS y los aliados occidentales y la formación de un nuevo gobierno bajo la dirección del General Constantin Sanatescu.

"Personalmente me quedé completamente asombrado por la noticia", escribió en sus memorias el General Johannes Frießner, comandante del Grupo de Ejércitos del Sur de Ucrania. "Todavía no puedo creer hasta el día de hoy que Antonescu no supiera nada sobre un complot tan avanzado cuando me visitó el 22 de agosto. Es incomprensible cómo el jefe de gobierno pudo desconocer la intriga que se estaba desarrollando a su alrededor hasta el último detalle, sobre todo porque, según Ion Gheorghe (activista del movimiento comunista rumano durante la guerra), el golpe de Estado se estuvo preparando durante mucho tiempo y el Rey había sido involucrado en los planes!”

El 31 de agosto de 1944, el Ejército Rojo ocupó pacíficamente Bucarest. Rumania se unió a la coalición aliada, mientras las tropas, bajo mandos soviéticos, se embarcaron en feroces batallas contra sus antiguos aliados.

En marzo de 1945, ante la presión política Michael fue forzado a instaurar un gobierno pro-soviético encabezado por Petru Groza. El 6 de julio de 1945, el Mariscal Fyodor Tolbukhin presentó al Rey Miguel I la Orden Soviética de la Victoria. Condecoración que se confería, por regla general, a los comandantes militares que habían llevado a cabo con éxito una operación estratégica importante que causara un impacto significativo en el curso de la guerra. Según un documento oficial, el monarca fue honrado "por el valiente acto de cambiar decisivamente la política rumana hacia una ruptura con Alemania y comenzar la alianza con las Naciones Unidas en un momento en que la derrota de Alemania aún no era del todo previsible".

Al cambiar, de enemigo a amigo de la Unión Soviética, Michael I logró retener su trono. Surgió una situación paradójica en la que, habiendo entrado firmemente en la esfera de influencia de los intereses comunistas de la URSS, el país seguía siendo una monarquía. En Moscú, Rumania era descrita en broma como una "monarquía socialista" y el propio Michael I era llamado el "Rey Komsomol" (3).

Entre agosto de 1945 y enero de 1946 Michael trató de recuperar el poder monárquico oponiéndose a las decisiones de Groza negándose a firmar sus decretos. En noviembre de 1947 Michael asistió en Londres a la boda de sus primos la futura Reina Elizabeth II y el Príncipe Phillip de Grecia y Dinamarca, mientras en la capital rumana se preparaba el golpe de Estado. Con su poder político totalmente eliminado, el 30 de diciembre de 1947 Groza obligó a Michael a abdicar. Ese día se proclamó la República Popular Rumana con Constantin Ion Parhon Presidente Provisional del Presidium de la Gran Asamblea Nacional.

Michael fue enviado al exilio, sus propiedades confiscadas y despojado de la ciudadanía. En 1948 se casó con la Princesa Anne de Borbon-Parma con quien tuvo cinco hijas y se establecieron en Suiza.

En 2016 después de una cirugía fue diagnosticado con Leucemia crónica y carcinoma epidermioide, la que hizo metástasis. Poco más de un año después la Casa Real informó el estado sumamente delicado de Michael. El 5 de diciembre de 2017 Michael falleció a la edad de 96 años. Fue enterrado el 16 de diciembre de 2017 en la Catedral del Monasterio Curtea de Argeș, en Curtea de Argeș, Rumania.


(1) Kommersant: "Гитлер ненавидел меня" - Михай Гогенцоллерн-Зигмаринген — король, который пил чай с Муссолини, получал

(2) Kommersant: "Гитлер ненавидел меня" - Михай Гогенцоллерн-Зигмаринген — король, который пил чай с Муссолини, получал

(3) Konsomol era la abreviación rusa de "Vsesoyuzny Leninsky Kommunistichesky Soyuz Molodyozhi" (en castellano Liga de la Unión Leninista Comunista de Jóvenes), una organización de jóvenes de entre 14 y 28 años que era fundamentalmente el órgano de difusión del comunismo y la preparación de los futuros miembros y líderes del Partido Comunista.


LIBROS

Antonescu: Marshal and ruler of Romania, 1940-1944 Paperback – 1 de enero de 1995, por Iosif Constantin Drăgan autor (inglés).


Adquirirlo en Amazon US/International

The Playboy King: Carol II of Romania (Contributions to the Study of World History) de Paul D. Quinlan.


Adquirirlo en Amazon US/International


Publicado: 9 setiembre/2021

Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.