Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operaciones del Acorazado Scharnhorst

1939

Dejando el estuario de Jade en noviembre de 1939, los dos grandes barcos fueron a la caza del Rawalpindi, ex buque de línea de P & O, en el Estrecho de Faroe en Islandia, Atlántico Norte. El Rawalpindi fue convertido en crucero mercante armado equipado con cañones de 6 pulgadas. Aunque evidentemente en desventaja, presentó combate a ambas naves alemanas, atinando al Scharnhorst con por lo menos un proyectil de 6 pulgadas, causando bajas en el alcázar.

HMS Rawalpindi
Mercante armado HMS Rawalpindi

 

Rápidamente el Rawalpindi fue puesto fuera de combate. Ardiendo comenzó a hundirse y las naves alemanas pudieron rescatar a algunos de sus tripulantes. Pero tras la aparición del HMS Newcastle, un crucero con cañones comparativamente pequeños de 6 pulgadas, siguiendo las órdenes las naves alemanas evitaron el combate protegidos por una cortina de humo. Llegaron a puerto con seguridad, pero los comandantes habían demostrado falta de resolución lo que afectó a las naves pesadas alemanas durante la guerra. El jefe de Estado Mayor alemán, Almirante Kurt Fricke, mostró el enojo que muchos altos oficiales alemanes sentían: "Los acorazados deben atacar," escribió, "no desplegar cortinas de humo!"

1940

Debido a la mala actuación en enero de 1940 ambas naves fueron enviadas al Báltico para entrenamiento de fuego artillero. Luego entre el 18 y el 20 de febrero tomaron parte en la Operación Nordmark junto con el crucero pesado Admiral Hipper y los destructores Wilhelm Heidkamp, Karl Galster y Wolfgang Zenker. Ni el Scharnhorst ni el Gneisenau dispararon un solo tiro durante Nordmark, aunque ellos operaron hasta en las Islas Shetland.

El 9 de abril participaron en la Operación Weserubung, la invasión de Noruega, donde ambas naves intercambiaron disparos con el crucero de batalla británico HMS Renown. El Gneisenau recibió un impacto en la proa, y ambas naves dieron media vuelta. Con problemas de navegación, comprobaron que combatiendo en mar gruesa, ambos buques alemanes tenían gran dificultad para operar sus armas principales a cualquier velocidad. El diario de la guerra del Scharnhorst registró la frustración de la tripulación y la impresionante actuación de su único adversario. "Lo encontré sorprendente," escribió un comandante de una de las torres, "la alta cadencia y continuidad del fuego enemigo, que no fue afectado por la mar gruesa.

HMS Renown
HMS Renown

El encuentro con el Renown mostró una prueba más de la falta de experiencia y entrenamiento de las tripulaciones alemanas, y de la tendencia conocida en los buques de la Kriegsmarine a "inundarse", al recibir grandes cantidades de agua en el bajo francobordo de sus proas, incluso después de que a ambas naves habían sido remodeladas con proas más adecuadas, destinadas a detener mejor las enormes olas de los mares del norte.

Aún así, el Scharnhorst y su nave gemela se anotaron un gran éxito hundiendo al portaaviones HMS Glorious de la flota metropolitana británica — con sus cubiertas llenas de aviones caza Hawker Hurricane y Gloster Gladiator recogidos de Noruega al retirarse británicos y franceses. También hundieron a sus dos destructores de escolta, el HMS Ardent y HMS Acasta. Antes de que entraran en desesperada batalla contra los grandes buques alemanes, sin embargo, el Acasta logró acertar un torpedo en el Scharnhorst, hundiéndose poco después y dejando sólo un sobreviviente.

HMS Glorious
HMS Glorious

 

Sin embargo, el daño inflingido por el Acasta, puso al acorazado alemán fuera de acción durante muchos meses. La nave no estaría operativa otra vez sino hasta el otoño de 1940, porque los torpedos del destructor habían abierto un enorme boquete debajo de la torreta de popa del Scharnhorst causando la ruptura de un tanque de combustible y matando a 48 de sus servidores. El submarino británico Clyde torpedeó al Gneisenau el 20 de junio y se unió a su nave hermana en la larga lista de naves alemanas hundidas o incapacitadas durante la Operación Weserubung. Ambas naves estuvieron fuera de acción por el resto del año.

1941

A comienzos de 1941, al mando del Almirante Günther Lütjens, ambas naves lo intentaron de nuevo y esta vez se encontraron con el convoy británico HX106 escoltado por el HMS Ramillies, un acorazado de la Primera Guerra Mundial, lento pero con artillería de 15 pulgadas. Pese a su desventaja ese 8 de febrero de 1941 estaba dispuesto a luchar. El Scharnhorst distrajo al Ramillies mientras el Gneisenau se encargaba de los mercantes, pero el Ramillies que sólo avistó al Scharnhorst pensando que se trataba del Admiral Hipper y eludió el combate. Por fortuna para los británicos, el Almirante Lütjens cumpliendo las órdenes del Alto Mando también eludió el combate ordenando dar media vuelta y regresar a puerto.

El 22 de febrero las dos grandes naves avistaron un convoy sin escolta que navegaba hacia el oeste. Viendo que eran naves sin carga de regreso a Estados Unidos y Canadá los dejaron seguir. Más adelante ese mismo mes, encontraron otro convoy en el área de las islas de Cabo Verde, escoltado por el acorazado HMS Malaya, otro viejo buque de la Primera Guerra Mundial, pero armado con cañones de 15 pulgadas. Siguiendo las órdenes de no enfrentarse a buques mayores las dos naves utilizan su velocidad superior y se retiran.

Chilean Reefer
Chilean Reefer

Sin embargo en marzo, la Kriegsmarine logró un éxito considerable. El Gneisenau y Scharnhorst interceptaron un número de cargueros y petroleros navegando independientemente después de que su convoy hacia el oeste había sido disuelto. Entre ellos, los dos grandes barcos hundieron 13 mercantes y capturaron a otros tres. Sin embargo, más tarde fueron liberados por el Renown cuando se dirigían a la costa. La única resistencia al Scharnhorst y Gneisenau la presentó el pequeño carguero danés armado Chilean Reefer, que temerariamente se enfrentó al Gneisenau disparando con un cañón de poco calibre. Ante la posibilidad de que estuviera armado con torpedos, el Comandante Fein ordenó apartarse y siendo tan pequeño tuvo que dispararle una serie de proyectiles de 11 pulgadas antes de que se hundiera.

Las dos naves alemanas podrían haber logrado más hundimientos pero fueron interrumpidos por la aparición del HMS Rodney, otro buque de guerra veterano con un curioso arreglo de tres torretas hacia adelante y ninguna atrás. Pero las armas eran de 16 pulgadas y el Rodney estaba dispuesto a luchar. Los dos buques alemanes cumpliendo las órdenes eludieron el combate.

1942

En el verano de 1941, en la base naval La Pallice en la costa francesa, el Scharnhorst fue alcanzado por cinco bombas aéreas británicas, que lo obligaron a hacer más reparaciones en el puerto de Brest y quedando inactivo. El Alto Mando alemán sabían que ambas naves estaban expuestas a más ataques y debían ser retiradas de la costa francesa. Así, a principios de 1942 al mando del Almirante Erich Bey realizaron el brillante escape (Operación Cerberus) a través del Canal de la Mancha, navegando frente a las costas británicas, sin que los británicos pudieran detenerlos, llegando primero a Wilhelmshaven y finalmente a Kiel.

Bombardeo del Shranhorst y Gneisenau en Brest
Bombardeo británico del Scharnhorst y Gneisenau en Brest

En febrero, sin embargo, un ataque aéreo británico terminó con el Gneisenau con una sola bomba que atravesó las dos cubiertas superiores y explotó. El gas inflamado fue aspirado a través del sistema de ventilación llegando al almacén de municiones de la torreta A que estalló matando a más de un centenar de marineros y dejando al Gneisenau inhabilitado para cualquier operación ofensiva. A principios de marzo, el Scharnhorst estaba atracado en el Altenfiord de Noruega, en compañía del acorazado Tirpitz.

En septiembre de 1942, el Scharnhorst con el Tirpitz y nueve destructores se dirigieron a la remota isla de Spitzbergen. Aunque sus cañones hicieron una gran cantidad de daño, el desempeño del Scharnhorst fue tan deficiente que a su regreso a Altenfiord zarpó de nuevo para realizar prácticas de artillería. En su ausencia, los submarinos enanos británicos ingresaron al fiordo y paralizaron al poderoso Tirpitz. El crucero pesado Admiral Hipper ya había sido dado de baja después del amargo día de diciembre en el que junto con el Lutzow y seis destructores habían sido alejados de un convoy por destructores británicos. El Tirpitz precisó de casi 6 meses de reparaciones y el Scharnhorst quedó como el único buque capital disponible en la Kriegsmarine.

LIBROS

Battleships of the Scharnhorst Class: The Scharnhorst and Gneisenau: The Backbone of the German Surface Forces at the Outbreak of War (Warships of the Kriegsmarine) Paperback – May 15, 2014 por Gerhard Koop (Autor), Klaus-Peter Schmolke (Autor)

The Battle of the North Cape: The Death Ride of the Scharnhorst, 1943 (Campaign Chronicles) Paperback – December 1, 2011 por Angus Konstam (Autor)

Shipcraft 20 - Scharnhorst and Gneisenau Paperback – September 13, 2012 por Steve Backer (Autor)

The sinking of the Scharnhorst: a factual account from the German viewpoint Paperback – 1974 por Fritz-Otto Busch (Autor)


Publicado: 26 marzo/2019

Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.