Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Defensa Vallo Alpino

Al igual que los franceses y alemanes, los italianos también decidieron construir su propia línea de defensa que partía de Ventimiglia hasta Fiume sin tocar la frontera con Suiza.   Las defensas conocidas como Vallo Alpino constaba de tres zonas: la llamada "zona de seguridad" que era una serie de fortificaciones de primera línea (Operas) cuyo objetivo era evitar un ataque por sorpresa.  La "zona de resistencia", era una segunda serie de "operas" compuestas de fortalezas capaces de resistir un asedio por largo tiempo.  Esta segunda zona comprendía fortalezas interconectadas por medio de túneles.   El acceso a está línea se impedía mediante una serie de obstáculos anticarro fijos y pasivos, para retardar el avance enemigo y permitir que fuera batida por la artillería de las fortalezas, desde donde se podía realizar un ataque de infantería.  Una tercera zona llamada "Zona de Formación" servía para concentrar las tropas al momento de iniciarse la movilización y tenían a su disposición los medios necesarios para responder la agresión enemiga, iniciando un ataque masivo.

Vllo Alpino

La "zona de seguridad" tenía dos tipos de estructuras.  La de tipo A consistía en grandes construcciones excavadas en la roca y reforzadas con al menos tres metros de concreto armado, que además tenían cuando menos cinco puestos interconectados por medio de túneles.  Las estructuras no tenían comodidades ni estaban equipadas con montacargas para las granadas de la artillería aunque las piezas estuvieran en un nivel elevado.  Como protección contra las armas químicas las galerías poseían compuertas dobles que separaban los diferentes compartimientos los cuales podían ser aislados en caso de un ataque de esa naturaleza.   El sistema contaba también con puestos de observación para la dirección de tiro, protegidos con cúpulas metálicas y blindajes.  El alto costo de estas fortalezas limitó su número.

Las construcciones de tipo B, eran menos sofisticadas pero fueron diseñadas con las mismas medidas de seguridad.  Su dotación era reducida acorde con las dimensiones de las construcciones y sus facilidades eran más reducidas también.  Su distribución era difusa a lo largo del Vallo Alpino.

Vallo Alpino

Las construcciones de tipo C, eran mucho más simples y tenían sólo dos puestos de ametralladoras o un puesto antitanque.  Para la protección de estas fortificaciones las estructuras tenían paredes o techo de dos metros de concreto armado y eran las menos numerosas de las tres.

Sólo las construcciones de tipo A estaban equipadas con alguna protección de acero o blindaje metálico para acorazar los puestos de observación o los emplazamientos de artillería.  Los contingentes de defensa los constituían elementos de la Guardia de Frontera un cuerpo creado y entrenado específicamente para servir en el Vallo Alpino.  En oposición a la Línea Maginot y Sigfrido, las armas de la Guardia de Frontera eran las normales de la infantería equipadas con morteros y lanzallamas en los puestos fijos o móviles y las piezas de artillería de gran calibre databan de la Primera Guerra Mundial.  Algunos puestos fueron equipados con dispositivos para el lanzamiento de gas mostaza (Iprite, usado por los alemanes en Ypres durante la Primera Guerra Mundial).

Vallo Alpino

El estado económico de Italia impidió que se completaran las instalaciones del Vallo Alpino.  Mucho antes de empezar la guerra, la primera línea estaba casi completa y la segunda estaba en proceso de construcción.  Los ingenieros realizaron enormes esfuerzos para aumentar la profundidad de las líneas de defensa de la segunda y tercera zonas alcanzando una profundidad de entre 20 y 50 Km.  Cerca de medio millar de búnkeres de varios tipos estaban armados con 1100 ametralladoras y 133 piezas de artillería de varios calibres.   En 1938 comenzaron a distribuirse las fuerzas de defensa que contaban con 10 mil hombres con 800 ametralladoras, 240 morteros y 90 baterías de varios calibres.

Diversos sistemas de defensa del tipo Vallo Alpino fueron construidos por los italianos en Eslovenia, Croacia, Albania y en el Frente del Este.  Los alemanes supieron utilizar los conocimientos de los italianos que han sido los mejores constructores de fortificaciones y defensas durante la guerra, tanto en el norte de África, como en Europa y en Rusia.  Todavía existen los restos de esas fortificaciones en todos los lugares donde operó el ejército italiano, desde África a los Balcanes, los Alpes y el Frente del Este.


Publicado: 13 noviembre/2004

Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.