Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Aviación Imperial de Japón: Avión Cohete

Yokosuka MXY-7 Ohka

El desarrollo de los motores cohete en Japón le debían mucho, si no todo, a la experiencia de los alemanes, pero no lograron perfeccionar la fabricación en serie de los primeros prototipos, que en buena cuenta no pasaron de ser proyectos experimentales. En el año 1945 los desarrollos no habían alcanzado la madurez necesaria para ser eficaces armas de ataque. Quizás la que pordría haber sido un arma mortífera guiada por radio fue el MXY-7 Ohka, que no fue diseñado para ser guiado remotamente sino dado el relativo éxitos de los aviones Kamikaze, se convirtió en un vehículo tripulado suicida de ataque al suelo, contra buques e incluso contra bombarderos.

Ohka

Yokosuka MXY-7 Okha, de ataque al suelo propulsado por jet y cohete.

El Ohka (Cerezo en Flor) , fue un proyecto de Daí-Íchi Kaigun Koku Giyitsusho, construido por Daí-Íchi Kaigun Kokusho.   Una vez aceptado el principio del piloto Kamikaze, era lógico pensaro en el diseño de un misil especial para ese propósito en vez de utilizar los aviones convencionales, que eran más vulnerables y que estaban escasos en esos momentos de la guerra como cazas convencionales.

Ohka

Yokosuka MXY-7 Okha, capturados en Okinawa.

El fuselaje del Okha era principalmente de madera, transportado por un avión Betty, que lo soltaba a unos 75 kms del blanco.  El piloto iniciaba un descenso, planeando a unos 466 Kms por hora y realizaba la ignición eléctrica durante los últimos 30 segundos del vuelo para lanzarse en una picada casi vertical contra el blanco a unos 900 km/h.

El éxito fue relativo, pues por las dificultades de navegación a esa velocidad, rara vez los misiles daban en el blanco, pero cuando eso ocurría los destrozos que causaban eran de enorme magnitud. Mantener el rumbo a 466Km/h era relativamente fácil, pero una vez activado el motor cohete, teniendo en cuenta la altísima velocidad, el menor error del piloto hacía que el misil se desviara lo suficiente como para errar el blanco.  Por esa razón, los marinos estadounidenses lo rebautizaron Baka, palabra japonesa que significa "tonto".

El Ohka utilizaba un motor jet con compresor a pistón de 200 Kgs de empuje y un motor cohete con 800 Kgs de empuje.  El misil medía 6.07 metros de largo y 5 metros de envergadura.  La cola era convencional con plano horizontal y dos planos verticales.  La cabeza explosiva contenía 1200 Kgs de tri-nitroaminol.   El diseño comenzó en 1944 y la producción en serie se inició en setiembre de 1944 entrando en servicio en octubre de ese año.

También se fabricó un modelo que debía ser lanzado desde un submarino y otros que despegarían mediante catapultas en tierra, pero no entraron en servicio, sin embargo, al finalizar la guerra se encontraron muchos de estos misiles y varios cientos de ellos en la isla de Okinawa.

Ohka

Yokosuka MXY-7 Okha, capturado en Okinawa.

Primer ataque suicida del Ohka.

El día 21 de marzo de 1945 el vice almirante Ugaki Matome ordena el inicio de la Operación Crisantemo flotante utilizando los Ohka. Dos aviones de reconocimiento Nakajima C6N1 tienen la orden de ubicar al Grupo de Tarea estadounidense 58.1 que es avistado a 360 millas al sur-suroeste de Kanoya. Dieciocho bombarderos G4M2e Betty, escoltados por 32 Ceros A6M5 y otros 25 que les proporcionan cobertura, despegan de Kanoya para atacar a los estadounidenses. Dos alas del escuadrón K711 al mando del Teniente Comandante Nokada Goro incluyen 15 bombarderos que transportan otros tantos Ohka. Doce cazas plagados de fallas por defectos de mantenimiento e inexperiencia de los pilotos abortan la misión y uno se estrella durante el despegue.

La fuerza enemiga incluía los portaaviones USS Hornet, USS Bennington, USS Wasp y el ligero USS Belleau Wood, escoltados por los acorazados USS Indiana y USS Massachusetts más sus escoltas de cruceros y destructores.

A 80 millas al noroeste del Grupo de Tarea 58.1 el radar del portaaviones USS Langley detecta a los aviones japoneses. Advertidos, el USS Belleau Wood lanza una fuerza de intercepción de aviones F6F-5 Hellcat que es enfrentada por la escolta japonesa. Los bombarderos Betty se aproximan en formación V de Vs a 13.000 pies con su escolta de cobertura a 16.000 pies. Los inexpertos jóvenes pilotos japoneses no pueden contener a los atacantes y la misión es abortada. Sólo dos cazas Cero regresan a la base, ninguno de los Ohka es lanzado al ataque y se pierden 137 tripulantes de los Betty y 15 pilotos de los Ohka. Los informes de las perdidas japonesas indican 26 "Bettys", 12 "Ceros" y 2 Mitsubishi J2M "Jack" derribados, junto con otro "Betty", 2 "Ceros" y un Kawasaki Ki-61 "Tony" dañados en el combate.

Aunque no hay estadísticas confiables sobre los éxitos de los Ohka, parece que el primer buque hundido por un Ohka fue el destructor USS Mannert L. Abele en Okinawa el 12 de abril de 1945 y que fueron siete los buques hundidos o dejados fuera de combate.


Publicado: 28 octubre/2001 - Actualizado 27 diciembre/2018