Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Botes Rápidos Shinyo EMB

En cierto modo similar a un Kamikaze, el Shinyo era un bote rápido suicida EMB tripulado por un solo hombre. El bote era capaz de desplazarse a 30 nudos y llevaba un carga en la proa de 300 kg de explosivos. Estos botes, llevaba también dos cohetes propulsores 120-mm RO-SA montados en la popa. La carga explosiva almacenada en la proa podía ser detonada manualmente o por impacto a elección del piloto. El modelo de bote más avanzado Tipo 5 también llevaban un equipo de radio y un Tipo 5 de mando estaba equipado con una ametralladora de 13.2mm además del radio.

Shinyo EMB

Shinyo EMB Tipo 1

Los primeros diseños se realizaron en 1937 después de estudiar los botes torpederos rápidos italianos, británicos y estadounidenses. Los primeros modelos de EMB tenían 18 metros de eslora y eran básicamente botes rápidos.

En 1944 la Armada Imperial vio la posibilidad de usar esos botes en misiones suicidas para asegurar el éxito. De los primeros modelos media docena fueron construidos con cascos de acero en la Base Naval de Yokosuka y otros dos fueron de madera construidos en Yokohama, pues debido a la economía de guerra se optó por el casco de madera para el diseño final.

El bote Tipo 1 era relativamente lento desplazándose a una velocidad máxima de 23 nudos, pero con la carga de explosivos la velocidad disminuía a 18 nudos. El Tipo 5 usaba dos motores de explosión a gasolina y ya lo colocaba en la categoría de lancha rápida. Los cohetes 120-mm RO-SA le permitían acelerar la marcha al momento del ataque y también como propulsión de emergencia en caso de falla de los motores.

El 1 de agosto de 1944, más de 400 nuevos cadetes llegaron a las Instalaciones de la escuela Naval de Torpedos en Kawatana, en la bahía de Omura, cerca de Yokosuka. El capitán Hara Tameichi (ex comandante de DesRon 27) fue designado como Jefe Instructor. Los cadetes eran todos aspirantes a pilotos de aviones que habían sido transferidos de las escuelas de aviación debido a la disminución en la producción de aviones y porque su entrenamiento para tal fin demandaba mayor tiempo, mayores conocimientos y habilidades.

El programa EMB comenzó con un entrenamiento de tres meses en operaciones marineras, mecánica de los botes y técnicas de ataque. El 1º, 2º y 5º Escuadrón fueron destacados a Chichijima en las islas Bonin, los escuadrones 3º y 4º fueron enviados a Hahajima, en las Bonin, mientras que en octubre y noviembre de 1944 el 6º Escuadrón fue enviado a Filipinas.

El 41º Escuadrón Shinyo con 55 botes y unos 100 hombres fueron desplegados en Miyakojima en marzo de 1945. En esta isla, más o menos a mitad de camino entre Okinawa y Formosa, la 313ª Unidad de Construcción de la Armada Imperial japonesa excavó numerosos túneles para ocultar los EMBs Shinyo modelo 1 en la ensenada de Karimata y varios otros lugares. La misión del escuadrón era defender la isla de la esperada invasión debido a los campos de aviación activos que se encontraban allí, pero la invasión nunca llegó. El escuadrón nunca tuvo la oportunidad de entrar en acción.

La forma de operación de los EMB y su aspecto físico era muy similar al "Motoscafi da Turismo Modificati" (MTM) de los italianos, que era un motobote de alta velocidad con una carga explosiva de 300 kg en la proa, pero con la diferencia que el piloto italiano dirigía el bote hacia el objetivo y una vez asegurada la dirección y el impacto se lanzaba al agua, mientras que el piloto japonés hacía estallar los explosivos de manera manual o por impacto muriendo en la acción.

La Armada Imperial fabricó unos 6200 botes Shinyo. De ellos unos 400 botes fueron enviados a Filipinas, Okinawa, Formosa y la Isla de Hainan donde fueron utilizados durante los combates realizados entre 1944 y 1945. Los restantes fueron reservados para la defensa de Japón en caso de invasión.

Los botes Shinyo tuvieron algunos éxitos en Filipinas y Okinawa, pero la artillería mediana aliada y las ametralladoras calibre .50 de los botes PT estadounidenses, más la aviación, dieron cuenta de la mayoría de los ataques diurnos realizados en ese teatro de guerra. La eficiencia del arma está en discusión porque el grueso de la producción estaba destinado a la defensa del territorio metropolitano. Cabe la posibilidad que el número tan grande de botes podría haber sido letal para la flota de invasión.


Publicado: 2 marzo/2019