Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Decreto Benes - Deportación de alemanes de los Sudetes (28-10-1945)

El 15 de junio de 1945, después de regresar a Praga desde Gran Bretaña junto con miembros del gobierno checo en el exilio, el presidente Edward Benes, dirigiéndose al público en Pilsen, hizo una declaración fatídica para las etnias de algunos pueblos.

En su alocución, declaró como traidores a todos los alemanes étnicos, que habían jurado lealtad a Alemania en 1938, a quienes, bajo las nuevas condiciones en la revivida República de Checoslovaquia se les debería erradicar.

Benes no tuvo en cuenta el hecho de que esos ciudadanos de ascendencia alemana recibieron automáticamente la ciudadanía alemana como resultado de la firma del Acuerdo de Munich de 1938, con la aprobación de los gobiernos de Gran Bretaña, Francia Italia y Alemania. Checoslovakia no fue invitada. El acuerdo fue aprobado el 29 de setiembre y al día siguiente, Adolfo Hitler, Neville Chamberlain Benito Mussolini y Eduard Daladier firmaron el acuerdo. Alemania debía ocupar los Sudetes el día 10 de octubre y una comisión internacional decidiría el futuro del resto de los territorios en disputa.

Mapa de los Sudetes
Click en el mapa para ampliar

Gran Bretaña y Francia informaron a Checoslovakia que si se resistían a la ocupación lo harían solos. Capitularon el día 30 de setiembre y aceptaron los términos del Acuerdo de Munich. Por su parte Chamberlain le pidió a Hitler firmar un tratado de paz y Hitler aceptó. Al regresar a Londres Chamberlain eufórico, agitando el documento gritó: "Es la paz para nuestro tiempo."

Este acuerdo, firmado por los líderes de la Alemania, Italia, Gran Bretaña y Francia, autorizaba la transferencia a Alemania de los Sudetes de Checoslovaquia, región históricamente de residencia tradicional alemana. Sólo en esa zona, vivían 3,000,000 de arios verdaderos, que representaban el 93% de la población local y de todo el país. La ocupación alemana de 1939, la declaró como el Protectorado de Bohemia y Moravia, zona en la que uno de cada cuarto habitantes eran étnicos alemanes.

Población de los Sudetes aclaman a tropas alemanas
El pueblo checoslovaco recibió a los alemanes como sus salvadores.

El día 14 de Marzo de 1939, Alemania ocupó Checo-Eslovaquia. Hitler declaró que ese país había dejado de existir y que a partir de ese momento Bohemia y Moravia eran un Protectorado del Tercer Reich (el que después de la guerra fue recreado como la República Checa).

Finalizada la guerra, en Checoslovaquia, unos meses antes del anuncio de la deportación en masa, se introdujeron medidas discriminatorias contra los alemanes. Desde la primavera de 1945, todos los miembros de la que llamaban "la tribu de Hitler", sin excepción, tuvieron que usar un brazalete con una esvástica o un parche con la letra latina "N". Se les prohibió viajar libremente por todo el país, usar el transporte público, caminar por las aceras, visitar lugares públicos, hablar alemán en la calle, tener una radio o usar un teléfono. Estaban obligados a reportarse constantemente a las estaciones de policía, ir a comprar a la tienda a horas estrictamente definidas y entregar los vehículos personales, desde automóviles hasta bicicletas, para ser confiscados.

Expulsión de alemanes
Los alemanes fueron sacados de sus casas, practicamente con lo que llevaban puesto, sin importar edad o sexo.

Según los recuerdos del instructor sanitario Nadezhda Timofte, en la víspera de la deportación, los checos raparon franjas en la cabeza de los alemanes para que quienes los vieran pudieran identificarlos de inmediato. En esta etapa histórica, los que se consideraron opriimidos intercambiaron lugares con los opresores y a los alemanes los engancharon a carros como si fueran caballos.

Decreto de Presidente Benes

En la conferencia de Potsdam celebrada en julio de 1945, Benes recibió la aprobación de los líderes de las potencias aliadas que derrotaron al Eje para deportar a los alemanes de Checoslovaquia.

El artículo XIII de los Acuerdos de Potsdam consagró el derecho de los Estados que desearan erradicar de su territorio a la población civil alemana reasentándolos en Alemania. Pero se suponía que tales operaciones debían llevarse a cabo de manera ordenada y necesariamente humana sin el uso de la violencia.

Como ganado fueron embarcados en trenes para llevarlos a la frontera

Pero, el plan para deportar a los alemanes del territorio de Checoslovaquia no fue hecho de la noche a la mañana, fue madurado en Gran Bretaña por el gobierno exiliado en 1941, como lo demuestran los artículos publicados en el periódico Cechoslovak. Estas notas sobre la "aplicación organizada del principio de la migración forzada de los pueblos" fueron escritas por Hubert Ripka, quien era el asesor más cercano del presidente Benes. Más tarde, el propio Edward Benes, quien en 1941 creyó en la derrota de Alemania, habló sobre el concepto de la deportación de alemanes, que según él tendría que racionalizar la imagen étnica de la Europa de la posguerra.

Para que después de la victoria sobre Alemania las autoridades checoslovacas pudieran implementar sus planes para reasentar a los alemanes de Checoslovaquia a Alemania, primero obtuvieron el apoyo de Gran Bretaña y en 1943 recibieron la aprobación de la Unión Soviética y de los Estados Unidos.

Según el plan de Benes, la deportación debía llevarse a cabo en aquellas áreas donde los alemanes representaban más del 33% de la población total de la región.

La implementación de este plan comenzó en la primavera de 1945 y el 28 de octubre del mismo año, en su discurso ante la Asamblea Nacional Provisional, el Presidente dio el visto bueno para el reasentamiento pacífico de los alemanes "no violentamente". Y aunque oficialmente se suponía que la deportación de la población civil se llevaría a cabo con la observancia de todos los derechos humanos, en realidad todo fue diferente siendo la expulsión acompañada por asesinatos en masa y actos delictivos contra los alemanes, quienes, a pesar de la prohibición del juicio de Nuremberg, fueron mantenidos en campos de concentración.

Las Marchas Desnudas

La apoteosis de la campaña checa fueron las llamadas "Marchas Desnudas", durante las cuales los alemanes hambrientos y agotados por tanto caminar, que llegaron a la frontera estatal entre Checoslovaquia y Alemania, fueron desnudados antes de ser enviados a su patria.

Las Marchas Desnudas

Este hecho fue informado a las autoridades por los comandantes soviéticos en sus puestos de mando, quienes, después de verlos, comenzaron a distribuir bolsas con cortes para la cabeza y las manos a los alemanes para que pudieran ocultar su desnudez.

El oficial soviético Grigory Klimov, que había desertado pasándose al lado de los estadounidenses, también informó sobre las "Marchas Desnudas", quien mencionó tal práctica en su libro "The Song of the Winner" (La canción del ganador).

Justificando sus acciones, los checos les dijeron a los alemanes: "Vinieron aquí desnudos, desnudos se van."

Las víctimas fatales

Según las estadísticas oficiales, más de 3,000,000 de alemanes fueron deportados entre 1945 y 1946, pero de ellos 18,816 personas de todas las edades no sobrevivieron.

5.596 murieron, 3.411 presuntamente se suicidaron, 6.615 no pudieron sobrevivir en los campos de concentración, 2.186 murieron durante y después del transporte, 629 recibieron disparos por intentar escapar y 379 no escaparon pero desaparecieron en circunstancias misteriosas.

El linchamiento espontáneo de alemanes indefensos tuvo lugar en todo el país, acompañado de violencia brutal. La población local tenía prohibido proporcionar asistencia a los ciudadanos que eran conducidos a Alemania, pero no estaba particularmente prohibido burlarse de ellos.

Los soldados checos de la unidad del oficial Karol Pazur, quien, cerca de la ciudad de Prerau, ordenaron a los alemanes deportados que bajaran del tren y comenzaran a cavar con sus propias manos un hueco para su tumba. Como resultado, 265 alemanes fueron asesinados y enterrados en una fosa común.

La Primera Brigada Voluntaria Checoslovaca bajo el mando de Ludwik Svoboda, que estableció sus propias normas con los alemanes, fue particularmente despiadada.

LIBROS

Orderly and Humane: The Expulsion of the Germans After the Second World War by R. M. Douglas (3-Sep-2013) Paperback Bunko – January 1, 1600 - Inglés.

Terrible Revenge Paperback – Illustrated, May 28, 2006 por Alfred-Maurice De Zayas (Autor) - Inglés


Publicado: 05 noviembre/2020

Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.