Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Recetas de cocina en Gran Bretaña (1939-1945) (1)

En Gran Bretaña y Francia las mejores recetas de cocina, durante la Segunda Guerra Mundial, obviamente no eran de la categoría "Cinco Tenedores", sino lo que encontraban las amas de casa buscando en aquellas más económicas del pasado, pero modificándolas por las limitaciones que la guerra imponía.

Lo sentimos no hay papas
Lo sentimos, no hay papas.

Claro, que si se desea hoy replicar esas preparaciones, puede resultar difícil elegir alguna que nos provoque debido a que los extremos de austeridad que eran imperativos en aquellos tiempos, no permitían emplear todos los ingredientes que se quisieran. Además, para los gustos actuales esos platos no son particularmente atractivos. Pero, como decía mi abuela, "a buen hambre, no hay pan duro."

Los ingredientes han cambiado bastante. Por ejemplo la margarina de entonces era hecha de grasa animal, que duraba más tiempo que la mantequilla y era más barata de fabricar. Luego apareció la oleo-margarina vegetal hecha de soya o semillas de algodón. Claro que la de hoy es mejor, comparada con la de aquella época, pero ahora no se recomienda ingerir mucha margarina por ser fabricada a base de aceites vegetales hidrogenados con gran cantidad de aditivos muy perjudiciales. De igual forma, hoy la gente prefiere la leche semi-descremada, pero como con los huevos en aquella época se vendían en la mayoría de los casos ya fuera leche en polvo o huevos en polvo. La harina podía ser integral o blanca pero siempre era mezclada para parecer más blanca o más integral. También, en esos tiempos, se usaba más sal y más azúcar que la necesaria, pero tal como sucede ahora, era cuestión del gusto de quien cocinaba.

Orlox - Grasa
Orlox - Grasa de res para cocinar.

Otro ingrediente que escaceó a medida que pasaban los años fue la grasa animal. Desde 1939 se expendía grasa animal con la marca Orlox, Pero la grasa animal se utilizaba para la fabricación de explosivos por el alto contenido de glicerina. De hecho 1 kilo de grasa rendía casi 1 kilo de explosivos. La alternativa era no desechar la grasa utilizada para cocinar sino que se reciclaba. Para el efecto, las amas de casa guardaban la grasa utilizada y la entregaban al carnicero quien la recolectaba y a su vez se la entregaba al gobierno para la fabricación de los explosivos.

Sin embargo, siempre era un reto para las madres de familia satisfacer las necesidades de los hijos, sufriendo por darles gusto, con las limitaciones que la guerra y las restricciones impuestas por el racionamiento. En 1939, no era raro, que un ama de casa le preguntara al despensero: "¿hay esto?" y la respuesta era "no señora, no hay". "¿Y hay esto otro?" - "no señora, tampoco hay." Con el tiempo y con las restricciones, ya no preguntaban. Lo que mandaba era la Cartilla de Racionamiento.

Leche y huevos en polvo
Leche y huevos en polvo.

El racionamiento comenzó en 1939 con la gasolina, la ropa, alimentos y papel. En 1940, le siguieron el azúcar, jamón, tocino y mantequilla. Y a mediados de julio de ese año el té. La mermelada al año siguiente, además del queso, huevos y leche. En 1942, Gran Bretaña se vio obligada a importar de Estados Unidos para desazón de las mamás, la leche fresca y los huevos. Cruzando el charco, llegaron la leche y los huevos en polvo, los cuales se disolvían en agua. Pero le siguieron los dulces y chocolates.

Recetas de Cocina en Gran Bretaña (2)


Publicado: 15 diciembre/2019

Amazon Associate Disclosure

Exordio.com is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program, an affiliate advertising program designed to provide a means for sites to earn advertising fees by advertising and linking to Amazon.com.

Información sobre el Programa de Afiliados a Amazon

Exordio.com participa en el Programa de Asociados a los Servicios de Amazon, un programa de anuncios publicitarios diseñado para que sitios web puedan obtener retribución económica mediante publicidad enlazada con Amazon.com.