Vale la pena asistir al desfile en la Plaza Roja para conmemorar el final de la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 26 Febrero, 2015

en Sueltos

El Presidente ruso Vladimir Putin podría no aparecer como el pacificador perfecto. La UE y Estados Unidos han impuesto sanciones económicas contra su país por su apoyo a los separatistas pro rusos en Ucrania y varias naciones europeas orientales vecinas, están preocupadas por la creciente influencia de Moscú.

victory_day

Los envíos de armas a Siria han ayudado a profundizar la guerra civil y las tensiones en el Medio Oriente se han incrementado por el suministro de tecnología nuclear a Irán. Sin embargo, la invitación a los líderes de las Naciones Unidas, aliados y rivales por igual, para asistir el 70º aniversario en Moscú celebrando la contribución de la Unión Soviética a la derrota de Alemania, podría ayudar a relajar las tensiones.

Entre los invitados al desfile anual en la Plaza Roja el 9 de mayo están el presidente Xi Jinping, el primer ministro japonés Shinzo Abe y los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur, Kim Jong-un y Park Geun-hye. Ya se ha confirmado la asistencia de Kim; será su primer viaje al exterior desde que asumiera el liderazgo en diciembre de 2011. China y Corea del Norte tienen tensas relaciones mientras todos han roto lazos con Japón. Por otro lado, Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos, todos con sanciones contra Moscú, también ha recibido invitaciones, aunque el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ya ha declinado asistir.

La alianza de Washington con Tokio y Seúl bien podría influir si Abe y Park asisten o no. Japón se unió a las sanciones sobre Ucrania como miembro de las naciones del Grupo de los Siete. Sin embargo el aniversario sería buena razón para Japón y Rusia para tratar de llegar a u8n acuerdo sobre cuatro disputadas islas ocupadas por la Unión Soviética en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, un enfrentamiento que ha bloqueado la firma del tratado de paz poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

Muchos líderes con diferencias estarían compartiendo el podio en el aniversario lo  que sería un buen comienzo para romper el hielo. No es necesario que hayan conversaciones de alto perfil al margen, como la fracasada entre Xi y Abe en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en noviembre pasado. El mero hecho de que juntos podrían celebrar un evento que trajo la paz a un mundo devastado por la guerra podría ser causa para estimular la reparación de la valla divisoria.

South China Morning Post: Red Square parade to mark end of second world war worth attending


Artículo anterior:

Siguiente artículo: