Se dice que Mercedes convertible de Goering está en EE.UU.

por Admin el 29 Agosto, 2013

en Sueltos

El Mercedes-Benz 540K Cabriolet es una rareza absoluta, pues se fabricaron menos de 200 unidades antes de 1939. Ahora, uno de esos enormes convertibles, de ocho cilindros ha aparecido en Estados Unidos. "El auto vale varios millones de dólares," dice David Rathbun, uno de sus actuales propietarios. El precio es alto pero no es sólo debido a su rara condición, sino porque también supuestamente tiene un fondo histórico único–los propietarios creen que durante la Segunda Guerra Mundial, el convertible perteneció a Hermann Göring, uno de los principales miembros del partido Nacionalsocialista.

mercedes_cabriolet

Göring era el comandante en jefe de la Luftwaffe alemana, o la fuerza aérea. Según sus propietarios, Göring utilizó el vehículo durante desfiles, por eso el auto tiene varias características especiales: no sólo su asiento trasero es más grande que lo habitual, sino que el auto también tiene una pequeña plataforma en el lado del pasajero, donde Göring se podía parar durante los mítines.

Existen documentos que confirman la historia: una carta de Daimler fechada 30 de septiembre de 1953 establece que un coche con el mismo número de serie "fue vendido al Reichsmarschall Göring el 21 de julio de 1941".  Rathbun, quien compra y vende coches de época junto a su socio Steve Saffer, tiene los documentos enviados desde Estados Unidos a los archivos de Mercendes-Benz.

Cambiando de manos

Según Rathbun, otros documentos militares de Estados Unidos revelan la historia del viaje del vehículo a través del Atlántico. Al parecer, el vehículo fue confiscado por el ejército estadounidense cerca de la residencia de Hitler en los Alpes bávaros apenas unos días antes de que terminara la guerra. El Coronel del ejército de Estados Unidos John A. Heintges, posteriormente lo utilizó como su propio vehículo privado. Fotos tomadas en aquella época indican que Heintges rápidamente le dio al automóvil nueva pintura, su capó y las puertas fueron adornadas con el símbolo en forma de estrella asociado a la 7ª División de Infantería.

Revelan los documentos que el convertible pronto cambió de propietario, a otro militar de alto rango de Estados Unidos y fue enviado a Texas varios años después. Desde 1958 en adelante, el automóvil fue propiedad de un hombre llamado a Dick Taylor de Carolina del Norte. Fue por casualidad que Rathbun y su compañero se percataron de la historia única del auto, dicen, y no fue sino hasta mayo que fueron capaces de localizar a Taylor y negociar un acuerdo. Rathbun se negó a revelar el precio de compra.

Sin embargo, un empleado de Clásicos de Mercedes-Benz, que se especializa en la gama de automóviles especiales, tiene reservas acerca de la autenticidad del vehículo.

Extractos de los archivos de 1941 de la compañía muestran que es genuino, que el vehículo fue ordenado por la Luftwaffe, dice el empleado. "Pero no podemos confirmar si el auto realmente perteneció al propio Göring".  Las fotos del vehículo no son suficientes para demostrar las afirmaciones de los propietarios.

La autenticidad sigue siendo incierta

"Todavía no hay evidencias claras", dice el empleado de Mercedes. "Nuestras declaraciones podrían influenciar en el precio final de venta del vehículo, así que prefiero no confirmar tales afirmaciones". Esta postura es común en la empresa. Cuando se trata de automóviles que supuestamente han sido propiedad de gente del Partido Nacionalsocialista, el fabricante del automóvil es doblemente cauto.

A las preguntas sobre si los documentos del vehículo en el archivo de Mercedes dicen que pertenecen en realidad al vehículo en Carolina del Norte también siguen sin respuesta. Aunque los fabricantes de automóviles ofrecen su experiencia en tales casos, una investigación exhaustiva sobre el asunto le costaría unos 20 mil dólares.

Tal investigación implicaría comparar los números de serie del vehículo, inscritos en el motor y en el exterior del coche, con los indicados en los documentos. La compañía también tendría que retirar un trozo del capot del tamaño de una moneda que se enviaría a su laboratorio en Fellbach para ser examinado. "De esta manera, es posible determinar si el material es original," dice el empleado de Mercedes.

El informe posterior, que generalmente se entrega a los clientes en un libro encuadernado en cuero, proporcionaría prueba fehaciente de la autenticidad del vehículo. Según David Rathbun, la compañía ofreció realizar tal investigación en su nombre -un servicio que sería provechoso- pero las partes no acordaron todavía exactamente cómo llevar a cabo el procedimiento. "El asunto no ha progresado", dice.

Rathbun y su compañero esperan atraer inversionistas para financiar la restauración del vehículo, independientemente de si reciben o no el sello de aprobación de Mercedes. Aunque Rathbun afirma que aunque el automóvil está completamente intacto, y que el motor está funcionando, la larga historia del coche sin duda ha dejado su huella. "Sería mejor si el auto es desarmado completamente y luego vuelto a ensamblar", dice. El óxido tiene que ser eliminado y la tapicería dañada debe ser substituida. El costo de tal trabajo es difícil de estimar.

Una vez que el automóvil haya sido restaurado, se exhibirán en auto shows y en última instancia, "debe caer en buenas manos", dice Rathbun.

Der Spiegel: WWII Memorabilia: Göring’s Convertible Said to Be in America


Artículo anterior:

Siguiente artículo: