Proponen condecoración para la agencia de espionaje de EE.UU.

por Admin el 30 Noviembre, 2013

en Sueltos

ALBANY, Nueva York — Los hombres y mujeres que espiaron a Alemania y Japón para los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, fueron lanzados en paracaídas detrás de las líneas enemigas, condujeron incursiones de guerrilla, inventaron dispositivos especiales tales como equipo de buceo y establecieron una red de contrainteligencia que duró hasta la guerra fría.

Casi 70 años después de que sus agentes desempeñaron un papel clave en la derrota de las potencias del Eje, la organización espía que más tarde se convirtió en la Agencia Central de inteligencia (CIA) está siendo propuesta para recibir el honor civil más alto otorgado por el Congreso, la Medalla de Oro del Congreso. La propuesta introducida la semana pasada por el senador Mark Kirk, representante de Illinois y el representante Robert E. Latta, republicano de Ohio, colectivamente otorgaría la medalla a los miembros de la Oficina de Servicios Estratégicos, conocida como la OSS por sus siglas en inglés.

Junto con la Medalla Presidencial de Libertad, es el máximo galardón que los Estados Unidos le da a un civil. Las Medallas de Oro del Congreso también han sido otorgadas en los últimos años a otros grupos de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo nativos americanos como los "codificadores" y los aviadores negros Tuskegee.

Dirigida por el ‘Salvaje Bill’

William Pietsch Jr. fue reclutado personalmente por el líder de la OSS, el general William "Salvaje Bill" Donovan, un abogado y héroe de la Primera Guerra Mundial oriundo de Buffalo, Nueva York. Después de haberse graduado en West Point a principios de 1943, el joven oficial del ejército fue presentado a la OSS jefe por William Casey, ayudante de Donovan, quien más tarde se convertiría en director de la CIA.

"Se volvió a Bill Casey y le dijo, ‘Dile a este joven cuál será su trabajo’, y eso fue todo. Él no perdió el tiempo en conversación superflua," dijo Pietsch, de 91 años, coronel retirado del ejército residente de Chevy Chase View, Maryland.

Conocido por su liderazgo desde el inicio, un rasgo que le valió la medalla de Honor — y su apodo — durante la Primera Guerra Mundial, Donovan le dejó a otros las tareas administrativas de la OSS, dijo Pietsch.

Eso puede explicar por qué muchos agentes de la OSS, considerados los precursores de las fuerzas de operaciones especiales de EE.UU., nunca recibieron el reconocimiento que merecieron durante la Segunda Guerra Mundial, dijo.

Los miembros originales de la OSS, una mezcla de empleados militares y civiles, contaron unos 13.000 hombres y mujeres. Sólo unos pocos cientos se cree que aún están vivos, dijo Charles Pinck, Presidente de la Sociedad de la OSS basado en Falls Church, Virginia, cuya membresía incluye unos 150 veteranos de la OSS.

Tennessean: Medal proposed for WWII spy agency

Exordio: La OSS de Estados Unidos


Artículo anterior:

Siguiente artículo: