Parlamentarios europeos quieren que cambie la narrativa del Museo de Historia Europea

por Admin el 11 Septiembre, 2017

en Sueltos

Por M. Apelblat – The Brussels Times – El gobierno polaco siente que la historia de Polonia ha sido injustamente tratada en la recién inaugurada Casa de la Historia Europea en Bruselas.

En un debate la semana pasada los historiadores argumentaron que el museo tiene un sesgo ideológico contra el nacionalismo y que los errores y las omisiones en la exposición permanente deben ser corregidos.

El debate fue organizado (5 de septiembre) en el Parlamento Europeo por el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y patronizada por la miembro del Parlamento Europeo Ana Fotyga, en nombre de la delegación del partido Ley y Justicia Polaca y con la participación de historiadores de Dinamarca, Letonia, Italia y Polonia.

El partido de gobierno Ley y Justicia Polaca critica también al Museo de la Segunda Guerra Mundial, que abrió sus puertas en Gdansk el pasado mes de Marzo. El museo ha sido acusado por el Ministerio de Cultura Polaco de la no presentación del punto de vista polaco sobre la historia de la guerra.

La Casa de la Historia Europea fue diseñada para diferir de los museos de los países que generalmente glorifican la historia de sus naciones. La Casa tiene como objetivo recordar los eventos y las ideas que han dado forma a la historia de Europa y para animar a los visitantes a enfrentarse a su propio conocimiento y comprensión de la historia.

El foco del museo se centra en la historia europea moderna y el nacimiento de la Unión Europea después de los horrores y las atrocidades de las dos guerras mundiales en el siglo 20, pero también incluye una serie de temas relacionados con períodos anteriores.

Un tema controvertido es el de la naturaleza de las ideologías totalitarias del siglo 20. La exposición aborda tanto el Nazismo y el Comunismo/Estalinismo y los describe como ideológicamente diferentes, pero similares en la brutalidad y la opresión. Algunos de los panelistas en el debate argumentaron que el museo debería haber elaborado más sobre el papel de la Unión Soviética durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

El principal crimen de Stalin fue el pacto Molotov-Ribbentrop con Alemania, donde la Unión Soviética y Alemania dividieron a Polonia, Ucrania y el Balticum. El pacto fue la causa inmediata del estallido de la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia el 1º de septiembre de 1939 por las fuerzas alemanas y el 17 de septiembre de 1939 por las fuerzas soviéticas.

El museo, sin embargo, apenas menciona que, la Unión Soviética, mientras se dejó engañar por Alemania, sufrió inmensas pérdidas en la guerra y contribuyó a la victoria de los aliados contra Alemania. Una victoria alemana habría significado el fin del estado polaco y la supresión de la nación polaca para dar cabida a expansión de Alemania.

"Yo soy escéptica por un museo que no presenta las diferentes culturas de Europa. No puedo decir que sienta satisfacción después de haber visto el resultado final," dijo Fotyga, al abrir el debate.

Con el fin de no depender exclusivamente de su propia opinión, ella invitó a una serie de historiadores y les pidió a visitar el museo.

Los historiadores pasaron bastante tiempo visitando el museo y entregaron tanto observaciones generales como específicas, especialmente en lo que en su opinión debería haber sido incluido en lo que respecta a la trágica historia de Polonia, tales como las agresivas particiones de sus vecinos con el pacto Molotov-Ribbentrop.

Los historiadores polacos Marek Kornat y Bogdan Musiał lamentaron omisiones importantes de eventos de la historia de su país. Durante la Segunda Guerra Mundial un gobierno clandestino – el único de su tipo en la ocupación alemana en Europa, según los historiadores – estaba operando en Polonia, pero nada de eso se menciona en el museo.

Tampoco se menciona que Polonia fue al rescate de Viena en 1683 contra los Otomanos y que ya en 1791 redactó una reforma de la constitución.

El profesor Kornat admitió que es difícil que exista un museo que satisfaga todas las expectativas. Dicho esto, el museo, en su opinión, no muestra la historia de Europa, sino sólo los dos últimos siglos, con un enfoque en la Europa Occidental.

"Las exposiciones interpretan bajo la influencia de que el nacionalismo fue la fuerza más destructiva en la historia de Europa, ignorando el papel de los poderes imperiales que provocaron las dos guerras mundiales", dijo.

El profesor danés Michael Böss lamentó que no existe el papel del Cristianismo en la historia de Europa. "Europa significa diversidad", dijo. "Es un conglomerado de culturas nacionales con un origen común: el Cristianismo. El museo debe mostrar la riqueza cultural de cada país". Cuando el "Brussels Times" le preguntó acerca de las guerras religiosas, la inquisición y la censura, respondió que el museo debería haberlos incluido.

El profesor italiano Marco Patricelli comentó que casi ningún museo de historia está libre de ideología. "El museo no puede contar la historia de Europa completamente y no puede ser una enciclopedia de todo, pero al menos debería ser cálido y acogedor." El debate confirma que la historia es lo que el presente decide que se debe recordar del pasado.

¿Qué se debe hacer para corregir las fallas y errores del museo? La mayoría de las sugerencias radicales fueron propuestas por el letón, político y productor de películas documentales, Edvins Roncar. Hay una necesidad de un museo Europeo, dijo, pero sólo debe centrarse en los tiempos modernos y la unificación de Europa, eliminando las otras exposiciones y cambiando los viejos relatos.

Brussels Times: Polish MEPs in Brussels want to change the narrative of the European history museum


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*