Los tártaros de Crimea preocupados por el referendum

por Admin el 11 Marzo, 2014

en Sueltos

Bakhchysaray (Ucrania) (AFP) – Recordando las deportaciones masivas de las víctimas de Stalin en 1944, con recelo la minoría tártara musulmana de Crimea espera el referéndum de la próxima semana sobre la adhesión a Rusia, que bien podría llevar la tensa crisis en la península a otros niveles.

En la Gran Mezquita de Bakhchysaray, cerca al extremo sur de la región del Mar Negro, el representante tártaro local, Akhtem Chiygoz, dice que la votación del 16 de marzo es "ilegal".

El referéndum pretende confirmar la decisión tomada el jueves por el Parlamento pro ruso de Crimea a formar parte de la Federación de Rusia, pero las autoridades de Kiev lo han considerado "ilegítimo".

Justo antes de la oración, Chiygoz insta a cerca de 100 fieles en la mezquita de casi 500 años a mantener la calma y no "ceder a las provocaciones".

Apresurado, agrega rápidamente el joven imán  "Estamos por la paz, eso es todo".

La semana pasada, fuerzas pro-rusas han tomado gradualmente el control sobre la escarpada península de 2 millones de personas.

Mientras que el movimiento ha sido saludado por la mayoría de habla rusa en Crimea, ha inducido una menos entusiasta reacción de parte de la minoría tártara.

"No hay ninguna retórica extremista en nuestra comunidad," dice Dilaver, de 33 años, en respuesta a comentarios sobre elementos radicales en la población. "La verdadera amenaza es Rusia, donde no hay libertad de expresión."

Eskender, un anciano presente entre la multitud, igualmente dice abiertamente: "no participaremos en el referéndum, está organizado por separatistas rusos."

Pero si debe elegirse entre la anexión y un conflicto abierto, unirse a Rusia "seguirá siendo menos horrible que la guerra," confiesa.

Los informes sobre que los tártaros huyen en pánico de Crimea en medio de la presión de Rusia son sólo "rumores", dice Eskender.

Unos cientos de refugiados han dejado la península en los últimos días, encontrando refugio en Ucrania occidental, incluyendo la ciudad de Lviv, muchos de ellos son tártaros.

Pero esto representa una pequeña fracción de la población de la minoría de 240.000-300.000 ó el 12-15 por ciento de 2 millones de habitantes de Crimea.

Los tártaros han tenido una larga y tortuosa relación con Rusia. Bakhchysaray fue la antigua capital del Kanato de Crimea, un poderoso Estado tártaro entre los siglos XV y XVIII, pero cuando Moscú derrotó a los tártaros aliados con el Imperio Otomano de finales del siglo XVIII, Crimea cayó en manos de Rusia.

El líder soviético Nikita Khrushchev devolvió la región a Ucrania en 1954.

"Esta es mi casa, mis antepasados nacieron aquí. No nos iremos, incluso si vienen a matarnos," dice Rustem Mamutov, cuyo abuelo fue deportado por Stalin en 1944 y murió en el tren rumbo a Asia central.

Mamutov sólo pudo regresar de Uzbekistán tras el colapso de la Unión Soviética a la edad de 48 años.

Hablando a la AFP en Simferopol la capital de Crimea, Nariman Dzhelalov, Vicepresidente de la Asamblea Tártara, el Majlis –advierte que los crimeanos de habla rusa bien podrían "comportarse como conquistadores respecto a nosotros," Si la península se anexa a Moscú.

El Alto Comisionado de OSCE para los Derechos Humanos, Astrid Thors, quien visitó Crimea esta semana, también expresó su preocupación por la comunidad tártara.

"Los tártaros de Crimea han tomado una posición diferente a la de la mayoría de la población, lo que aumenta su vulnerabilidad," dijo, describiendo "un creciente clima de temor" entre los grupos étnicos en la región.

La mayoría de los tártaros parecen querer que su región siga formando parte de Ucrania, con la perspectiva de más tarde unirse a la Unión Europea.

En el lado de habla rusa de Crimea, las opiniones están divididas.

"Somos amigos de los tártaros, ellos son nuestros hermanos," dice Vladimir, un ex oficial del ejército, ahora miembro de uno de los grupos de autodefensa buscando la anexión de Crimea a Rusia.

Frente a la casa de gobierno en Simferopol, donde las desarmadas fuerzas pro-rusas montan guardia, una anciana deambula mirando con pánico: oyó que los tártaros planean derribar la estatua de Lenin que domina la Plaza.

Dice que hará todo lo que pueda para detenerlos, pero pide no mencionen su nombre.

"Si no, ellos me van a matar, me entiendes," dijo ella.

Yahoo News: Crimean Tatars wary of Russia referendum

Exordio: Campaña de Crimea (24-9-1941)

Exordio: Sebastopol (3-7-1942)

Exordio: Ofensiva soviética en Crimea (8-4-1944)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: