Los alemanes no están dispuestos a enojar a Rusia

por Admin el 13 Abril, 2014

en Sueltos

Los líderes europeos han debatido cómo castigar a Rusia por sus acciones en Crimea. Pero para muchos alemanes, la clave es no agitarle las plumas a los rusos.

reichstag-1945

En la pared de la oficina del diputado izquierdista, Jan van Aken, hay una gran foto en blanco y negro enmarcada.

Es la imagen clásica del soldado del Ejército Rojo en precario equilibrio sobre la torre del viejo edificio del Reichstag, levantando la bandera de la hoz y el martillo, con las ardientes ruinas de Berlín en el fondo.

Le pregunté por qué tenía esa foto en una pared del Parlamento Alemán y respondió riendo que fue la foto tomada el día de su cumpleaños, el 1º de mayo, y luego añadió más seriamente que la foto nos cuenta la historia.

Los rusos fueron liberadores, dijo. Rescataron a Berlín y a Alemania del nazismo.

Él no desmerece el aporte de otros como los británicos, pero valora mucho más el papel del Ejército Rojo.

La foto – y él es el primero en reconocerlo – también cuenta una historia más complicada.

Es una historia de propaganda.

Dijo que fue tomada el 1º de mayo pero el acontecimiento real – el izamiento de la bandera roja en el Reichstag – ocurrió el 30 de abril, el mismo día que Hitler se suicidó en su búnker a casi un kilómetro de distancia.

El izamiento debió ser repetido porque el soldado que alzó la bandera tenía un brazo completo con relojes pulsera robados a la aterrorizada población.

En esos días antes que existiera el Photoshop, los soldados tuvieron que subir nuevamente con la bandera, y con sus brazos limpios del botín de guerra.

La población de Alemania Oriental fue liberada sólo para luego ser subyugada por más de medio siglo.

Pero la imagen muestra por qué muchos alemanes hoy son ambivalentes acerca de lo que está ocurriendo en Ucrania.

Van Aken es un parlamentario de "Die Linke", el partido descendiente del antiguo partido comunista de Alemania Oriental.

Dice que muchos de sus compañeros de partido siguen estando agradecidos a la Unión Soviética.

En el oeste del país, el anticomunismo estaba generalizado pero en el este de Alemania, Rusia era no sólo el opresor, sino también el libertador.

Los signos de la liberación están ahí para que todos los puedan ver.  Ni siquiera en el edificio del Bundestag  los graffitis garabateados por los soldados rusos, en alfabeto cirílico, han sido borrados.

Están allí los nombres de los soldados rusos y las fechas de mayo de 1945, para que los parlamentarios los puedan ver al entrar en la cámara.

Los soldados que izaron la bandera, bajaron e hicieron lo que hacen los soldados – escribieron sus nombres en las paredes que habían conquistado. Uno de los soldados que izaron la bandera era un ucraniano de Kiev.

Pero, jóvenes alemanes del este, como Angela Merkel, aprendieron ruso.

Nunca sabremos si ella alguna vez se tropezó accidentalmente con el agente Putin de la KGB, quien estaba estacionado en Dresden, pero sin duda, ahora ella sí se tropieza con él.

Berlín se siente mucho más cerca de Moscú, que de Londres o Washington. Por supuesto, está (físicamente) más cerca, pero también está emocionalmente más cerca.

Los políticos – como el ex Canciller Helmut Schmidt, ahora en sus 90 años y todavía, por cierto, fumando furiosamente incluso en los estudios de televisión – inequívocamente está comprometido con la democracia.

Pero él también es de la escuela "vayámonos con cuidado con Rusia".  Las sanciones, dice él, "son tonterías".

Alemania tiene que hacer negocios con Rusia, es el sentimiento común, así que eso es lo que debemos recordar.

El mismo sentimiento proviene de otro ex Canciller, Gerhard Schroeder, en su caso él realmente también hace negocios con Rusia como Presidente de la Junta Directiva de Nord Stream, empresa que es propiedad de Gazprom, la compañía energética rusa actualmente en disputa con Ucrania.

Aparte de los predecesores de la Canciller Merkel, una serie de empresarios alemanes muy poderosos están alineados para decir lo importante que es Rusia, desde el dueño de Siemens, a menudo fotografiado con el Presidente Putin, hasta los ejecutivos de Adidas y el gigante del acero Thyssen Krupp.

A poca distancia del Bundestag hay un gran monumento soviético a los que murieron liberando a Berlín.  Necesita que se le preste una atención cariñosa. Algunas de las letras en la inscripción se han caído – la "V" en la palabra "Soviética", por ejemplo, ha desaparecido.

Sobre sus columnas hay una enorme estatua de un soldado del Ejército Rojo, contemplando hacia abajo a alguien lo suficientemente audaz para contemplar hacia arriba.

Digo "contemplando", pero en realidad está mirando fijamente. Puede ser una estatua inerte y de bronce, pero tengo que decir que me cuesta mirar directamente a esos fieros ojos.

Parece estar diciendo: "Te rescatamos. No olvides donde está el poder".

Stephen Evans
BBC News, Berlin

BBC News: Germans not keen to upset Russia

Exordio: La Batalla de Berlín [1]


Artículo anterior:

Siguiente artículo: