Lanzamiento de ratones sobre isla de Guam para matar culebras

por Admin el 24 Febrero, 2013

en Sueltos

Hacia fines de la Segunda Guerra Mundial, cientos de buques estadounidenses arribaban a la isla de Guam llevando pertrechos y armamentos para las fuerzas acantonadas en las bases aéreas y navales estadounidenses.  Pero además de armas, equipos y partes para mantenimiento, los buques estadounidenses llevaron a la isla a la culebra arbórea marrón, procedente de Australia y de Papúa Nueva Guinea.

boiga-irregularis

En la actualidad, la población de la culebra arbórea marrón (Boiga irregularis) se ha convertido en un problema serio en Guam, pues el animal ha erradicado hasta la extinción a especies de aves, debido a que esa culebra no tiene depredadores que controlen su población.

(Reuters) – Declarando la guerra contra la invasora culebra arbórea marrón que ha infectado el territorio  estadounidense de Guam, funcionarios de vida silvestre han planeado bombardear la isla con ratones bebé muertos  quienes llevarán dentro de la boca una medicina común contra el dolor que es venenosa para los reptiles.

La culebra arbórea marrón, que se cree que se fue llevada inadvertidamente a Guam alrededor del final de la Segunda Guerra Mundial a bordo de buques militares de Estados Unidos, se ha convertido en la más importante plaga culpable de erradicar las poblaciones de aves nativas de la isla.

Funcionarios de vida silvestre se han visto preocupado durante años por la posibilidad de que esas serpientes, que no tienen depredadores naturales en Guam, puedan un día emigrar a otras islas del Pacífico, especialmente a Hawai, a casi 6.400 kilómetros al este, elevando aún más lo estragos ambientales en ese lugar.

"Guam está una situación muy singular," dijo William Pitt, un biólogo de vida silvestre del National Wildlife Research Center del Departamento Agricultura de Estados Unidos en Hawaii. "No hay ningún otro lugar del mundo que tenga problema con esas serpientes como Guam".

El proyecto debe comenzar en marzo o abril con ratones muertos recién nacidos que serán lanzados por helicópteros en áreas selváticas donde las serpientes están mayormente concentradas.

Uno de los objetivos iniciales será la vecindad de la Base Andersen de la Fuerza Aérea, que está rodeada de densa vegetación y es vista como un potencial punto de salida para las serpientes pues podrían terminar como polizones a bordo de los aviones que salen de la isla.

Cada ratón bebé tendrá metida en la boca una pastilla de acetaminofén, el ingrediente activo del Tylenol y otros medicamentos de venta libre para el alivio del dolor, que es tóxico para las serpientes "y no para una gran cantidad de otros animales," dijo Pitt.

Para evitar que los ratones con cebo lleguen al suelo, cada pequeño roedor estará sujeto a trozos de cartón unidos con una cinta que hará que caigan dando giros y se enredarán en las copas de los árboles, dijo.

El objetivo del asalto aéreo, que eventualmente implicará el lanzamiento de unos 2.000 ratones en total, no es erradicar del todo a esa especie de culebra, sino limitar y controlar su población, dijo Pitt.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: