La penicilina fundamental descubrimiento que salvó vidas durante la guerra

por Admin el 27 Mayo, 2014

en Sueltos

Dos científicos de la Universidad de Oxford llamados Howard Florey y Ernst Chain supieron que era hora de probar el producto que habían estado investigando. Inocularon a ocho ratones con lo que normalmente serían dosis letales de bacterias estreptococos y luego le inocularon a cuatro de ellos la droga experimental. Al día siguiente los cuatro a los que no se le inocularon la dosis experimental estaban muertos; los otros estaban perfectamente sanos.

Se trataba de la penicilina.

El poder del moho de combatir a las bacterias de hecho había sido descubierto, accidentalmente, doce años antes por el científico escocés Alexander Fleming. Después de regresar de vacaciones a su laboratorio, Fleming notó ese moho había crecido en uno de sus discos de Petri y que mató a la bacteria estafilococo que él había cultivado allí.

Sin embargo Fleming, no era un químico y no fue capaz de aislar lo que estaba matando a las bacterias. Él publicó un documento sobre su descubrimiento en 1929, pero que no generó mucho interés.

Luego la depresión mundial impidió la financiación para la investigación científica y no fue sino hasta 1938 que Ernst Chain leyó al ensayo de Fleming sobre la penicilina. Comenzó a trabajar con Howard Florey, quien era su jefe, y dos años más tarde llevaron a cabo la prueba exitosa en los ratones.

Para el siguiente mes de febrero, estaban listos para probar el antibiótico, la penicilina, en un ser humano. Florey inyectó penicilina en un policía de 43 años de edad llamado Albert Alexander. Unos meses antes, Alexander se había raspado el rostro con las espinas de un rosal y las heridas se habían convertido en una horrible infección e intoxicación de la sangre que terminó cubriéndole la cabeza con abscesos tan virulentos que obligo a que le extirparan un ojo.

La penicilina tuvo un efecto inmediato. La temperatura de Alexander bajó de nuevo a la normalidad y pudo volver a comer. Pero los médicos tuvieron solamente una cantidad limitada del antibiótico y, aunque fueron capaces de prolongar el tratamiento mediante la extracción de penicilina de orina de Alexander, pronto se agotó. La condición del paciente empeoró y murió al mes siguiente.

Pero Alexander no murió en vano. Su recuperación inicial era prueba de que la penicilina funcionaba en los seres humanos. Florey y su equipo decidieron usarlo sólo en niños enfermos que no necesitaban tan grandes cantidades de penicilina, hasta que sus métodos de producción fueron mejorados. (Habían estado cultivando el moho tan rápido como podían usando cada lugar donde pudieron encontrarlo, bañeras, chatas, platos de tortas y hasta bandejas de comida, antes de decidirse finalmente por las vasijas de cerámica.)

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Florey viajó a los Estados Unidos para hablar con las empresas químicas sobre la producción masiva de la penicilina. Empezaron a elevar la producción en 1943, con el objetivo de tener un suministro adecuado disponible para el momento en que los aliados invadieran Europa. La producción de penicilina en los Estados Unidos saltó de 21 mil millones de unidades en 1943 a 1,6 billones de unidades en 1944 y a 6,8 billones en 1945. Y el costo se redujo drásticamente, de $20 por cada 100.000 unidades en 1943 a menos de 10 centavos de dólar por cada 100.000 unidades en 1949.

Por su trabajo en la creación de la droga milagrosa del Siglo XX, Fleming, Florey y Chain recibieron el Premio Nobel en 1945.

Health Central: Pivotal penicillin experiment: May 25, 1940

Exordio: Medicina Militar

Exordio: Medicamentos


Artículo anterior:

Siguiente artículo: