La pantalla de TV del futuro, en 1944, no era mayor que la de una tablet de hoy.

por Admin el 23 Marzo, 2014

en Sueltos

Con Estados Unidos enfrascado en la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses de comienzos de los años 40  sabían que tendrían que esperar hasta la llegada de la paz para que todos los inventos futuristas llegaran a sus casas — incluyendo los televisores del futuro, que se muestra abajo tal como fue ilustrado por Emerson Radio & Phonograph Corp. Si puede creerse, esos eran los modelos de pantalla grande.

tv-wwii

La televisión como una tecnología del futuro tuvo muchos falsos comienzos. Aunque el desarrollo de la TV comenzó en serio en la década de 1920, la gran depresión hizo que muy pocos recursos fueran derivados a la investigación durante la década de 1930. Sin embargo, de manera lenta pero segura, las principales empresas de radio continuaron trabajando y en 1939, la TV fue presentada en la Feria Mundial de Nueva York — sólo que otra vez se descarriló, esta vez por la Segunda Guerra Mundial.

Durante la guerra, al contrario de lo sucedido en décadas anteriores, los estadounidenses pudieron ver menos televisores del futuro descritos en revistas y periódicos. Pero los que vieron se centraban en dos atributos muy importantes: el precio y el tamaño de la pantalla. Los fabricantes estadounidenses, le pidieron a la gente que tuvieran paciencia, pues grandes cosas vendrían después de la guerra.  Les dijeron a los consumidores que "sólo tienen que esperar".

"Es nuestros planes se encuentran venderlos en no más de 150 dólares, en comparación con el precio promedio de $500 a $800 para los receptores con pantalla de 12 pulgadas de antes de la guerra", dijo el Presidente de Emerson en aquella época.

Un televisor de alta tecnología por sólo 150 dólares puede parecer una ganga, pero ajustando el precio a la inflación, eran casi $2.000. No era una ganga, especialmente dada la falta de programación en 1944. La televisión siguió siendo una tecnología de juguete durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero no sólo se suponía que los precios bajarían, se suponía que las pantallas serían más grandes y mucho más avanzadas. Los televisores de proyección, que los fabricantes comparaban con la tecnología de las películas caseras de la época, iban a tener un lugar en las salas de los hogares de Estados Unidos.

De la edición de febrero de 1944 de Radio-Craft magazine:

El instrumento de televisión, proyectado por los ingenieros de Emerson, tenía aproximadamente 18 pulgadas de ancho y 14 pulgadas de alto, sería una unidad completa de radio y televisión empleando un tubo de rayos catódicos de tres pulgadas. La imagen de televisión será ampliada y proyectada hasta alcanzar proporciones de 15-por-20 pulgadas con una pantalla de cine, mediante un sistema de lentes de plástico. El brillo sería igual a la de las películas caseras.

Desafortunadamente para la gente que soñaba con que esos baratos televisores de pantalla grande llegarían después de la guerra, no fue exactamente inmediato. En 1946 había sólo unos 20.000 televisores en todo Estados Unidos (aproximadamente 0.02 por ciento de los hogares estadounidenses) y sólo existían seis estaciones locales de televisión en los Estados Unidos: tres en la ciudad de Nueva York, una en Schenectady, una en Chicago y otra en Philadelphia.

Pero eso podría cambiar drásticamente durante la siguiente década. El número de televisores en los Estados Unidos saltaría a 30,5 millones en 1955; en ese momento, 64 por ciento de los hogares estadounidenses tenían un televisor. Y en efecto el consumidor exigía modelos más grandes. Como señala el libro "La Historia de Columbia en la Televisión Estadounidense", las encuestas de la posguerra demostraron que las personas que estaban comprando televisores no estaban buscando pantallas pequeñas. El 77 por ciento de las personas que eran propensas a comprar un aparato de TV insistía en que no fueran de menos de 16 pulgadas.

Paleofuture: 1944’s Big Screen TV of the Future Wasn’t Much Bigger Than a MacBook

Exordio: La Radio y las Telecomunicaciones


Artículo anterior:

Siguiente artículo: