Japón termina su dependencia de la disuasión nuclear de Estados Unidos

por Admin el 12 Octubre, 2013

en Sueltos

Japón por primera vez ha decidido firmar la declaración de las Naciones Unidas pidiendo la abolición de las armas nucleares.

Diciendo que las armas nucleares son inhumanas y nunca deben usarse, el gobierno anunció el 11 de octubre su intención de firmar la declaración conjunta que pronto se propondrá en la Primera Comisión de la Asamblea General de la ONU. El Ministro de Relaciones Exteriores Fumio Kishida dijo que el gobierno decidió que "puede apoyar", el documento.

El movimiento internacional para resaltar el carácter inhumano de las armas nucleares y prohibirlas del todo ha estado ganando impulso desde la reunión hace tres años de la Conferencia de Revisión de las Partes en el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Desde el año pasado, una declaración conjunta internacional para la promoción de la causa ha sido emitida tres veces. En abril 80 países apoyaron una declaración adoptada en Ginebra en una reunión de la Conferencia Revisora.

Pero Tokio se había negado hasta ahora a firmar esas declaraciones, diciendo que su contenido era incompatible con la política de defensa de Japón, que se basa en el paraguas nuclear de Estados Unidos para su seguridad.

Japón se convirtió en el primer país en sufrir la devastación nuclear hace 68 años atrás, cuando Hiroshima y Nagasaki fueron atacados (por Estados Unidos) con bombas atómicas. ¿Qué razón tendría Japón para no apoyar esta declaración?

Este verano, el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, en la Declaración de Paz de Nagasaki de 2013, amargamente criticó la postura del gobierno, diciendo que "contradice la resolución, que Japón nunca permitiría que nadie más se convierta en víctima de un bombardeo nuclear".

Aunque es una decisión muy tardía, celebramos el cambio de política por la administración del primer ministro Shinzo Abe como un paso hacia adelante. Pero hay razones para ser escépticos.

Kishida, explicando la reversión de la política, dijo que el texto de la declaración ha sido "revisado adecuadamente."

El texto está ahora siendo trabajado por Nueva Zelanda, Suiza y otros países. Pero los detalles no han sido revelados.

Sin embargo, el gobierno de Abe parece creer que el texto no pondrá ningún tipo de presión sobre Japón para cambiar su estrategia de defensa dependiente de la disuasión nuclear extendida proporcionada por los Estados Unidos.

El cambio de Japón dispuesto a firmar la declaración será menos significativo si lo hace sólo porque el documento no plantea ninguna amenaza a sus políticas de defensa tradicionales.

El cambio de política debe ser un primer paso en la búsqueda a largo plazo de Japón para labrarse un futuro seguro que no sea dependiente del paraguas nuclear de Estados Unidos.

La teoría de la disuasión nuclear, que exige utilizar la amenaza de las armas nucleares para mantener la paz, se basa en el pensamiento de la época de la guerra fría.

A pesar de haber pasado un cuarto de siglo desde el final de la Guerra Fría, Japón ha estado poniendo cada vez mayor importancia en la disuasión nuclear de Estados Unidos.

China está expandiendo su presencia militar en la región, mientras que Corea del Norte está desarrollando armas nucleares y misiles balísticos. La política de defensa de Japón se basa en la suposición de que sólo el arsenal nuclear de Estados Unidos puede garantizar la seguridad de la nación frente a estas amenazas.

En los Estados Unidos, sin embargo, la percepción de que la teoría de la disuasión nuclear es anticuada se está extendiendo entre las autoridades y expertos. La administración del Presidente Barack Obama está dispuesta a reducir el papel de las armas nucleares en la estrategia de defensa de Estados Unidos. Incluso hay la visión de que la postura de la política de Japón es un obstáculo a los esfuerzos de Estados Unidos a reducir su arsenal de armas nucleares.

Detrás de la creciente tendencia destacando el carácter inhumano de las armas nucleares es la opinión de que los seres humanos, no las Naciones, serían las verdaderas víctimas de los ataques nucleares, y que deben ser protegidos.

Un ataque nuclear mata a innumerables ciudadanos y deja a muchos sobrevivientes sufriendo los horribles efectos de exposición a la radiación. Japón conoce la brutalidad de los ataques nucleares más que cualquier otro país.

Como es la única nación que ha experimentado la devastación de los bombardeos atómicos, Japón tiene el deber de comprometerse a los esfuerzos internacionales para promover la tendencia hacia la prohibición de las armas nucleares para un mundo libre de ese tipo de armas.

Asahi Shimbun: Time for Japan to end reliance on U.S. nuclear deterrence


Artículo anterior:

Siguiente artículo: