Japón revisará privilegios de los militares en las bases estadounidenses en Japón

por Admin el 4 Julio, 2016

en Sueltos

Por Ali Wael – Rebounds – Según informes Tokio y Washington han acordado limitar el tratamiento preferencial dado a los ciudadanos estadounidenses mediante un acuerdo de 1960 sobre las fuerzas armadas de Estados Unidos en Japón. En Okinawa, donde existen varias bases militares de Estados Unidos, la población se ha quejado durante mucho tiempo porque el acuerdo es excesivamente protector.

576fd0fbc36188e7138b45ad

Las dos partes han acordado que civiles estadounidenses pagados por el gobierno de Estados Unidos para trabajar para el Ejército de Estados Unidos en Japón deben estar sujetos al status del Acuerdo de Japón-Estados Unidos sobre las Fuerzas Armadas (SOFA), dijo una fuente del gobierno japonés a la Agencia de noticias Kyodo.

"Japón y Estados Unidos están examinando actualmente el tratamiento de los estadounidenses sometidos al (SOFA)". dijo el  Subsecretario Jefe del Gabinete de Japón, Koichi Hagiuda, "estamos haciendo los arreglos finales para compilar rápidamente medidas eficaces", dijo en una conferencia de prensa.

Como están las cosas ahora, los fiscales japoneses no tienen el poder de acusar a los miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos o su "componente civil" si presuntamente han cometido un crimen mientras estaban de servicio, dando a  las autoridades de Estados Unidos carta blanca para tener jurisdicción sobre el caso. Okinawa dice el alcance aplicable del "componente civil", en el acuerdo, es ambiguo. El Pacto las define como "las personas civiles de nacionalidad estadounidense que están empleados, sirviendo y acompañando a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Japón."

Okinawa alberga varias grandes bases militares de Estados Unidos que ocupan casi una quinta parte del territorio de la isla y dan cabida a unos 50.000 ciudadanos de Estados Unidos, incluyendo a 30.000 militares. Las bases, que muchos ven como un legado perturbador de la ocupación militar de la posguerra de los Estados Unidos en Japón, han sido culpadas de ruido, contaminación del aire y la delincuencia.

Citando estadísticas de la policía local, el Times de Japón informó que de la reversión de Okinawa a Japón en 1972 hasta el final del año pasado, la Prefectura ha visto por lo menos "574 crímenes atroces cometieron por miembros de las fuerzas estadounidenses, trabajadores civiles y sus familiares," incluidos 26 asesinatos, 129 violaciones, 394 robos y 25 casos de incendio provocado.

57481181c36188a6278b45a6

Este año, un trabajador civil de Estados Unidos fue arrestado bajo sospecha de violar y asesinar a una mujer en Okinawa. Miles protestaron contra el asesinato de Rina Shimabukuro, una trabajadora de oficina de 20 años de la ciudad de Uruma que desapareció a finales de abril. Su cuerpo fue encontrado después de una confesión de Kenneth Franklin Gadson, un ex marino de 32 años que había estado trabajando como contratista en la Base Aérea de Kadena. El veterano admitió haber estrangulado a la joven, pero su abogado defensor dijo a Star and Stripes que Gadson había confesado a la policía cuando todavía estaba "en un estado de inconsciencia" por dos intentos de suicidio.

A finales de mayo, otro Marine estadounidense, acusado de la violación de una mujer japonesa en la isla de Okinawa, se declaró culpable del crimen, que ocurrió a mediados de marzo. El marino técnico aprendiz Justin Castellanos, de 24 años, admitió encontrar a la turista Fukuoka ebria y en estado de inconsciencia en el pasillo del hotel de Naha, donde se hospedaba. Compareció ante un panel de tres jueces en un tribunal de distrito de Naha, el estadounidense se declaró culpable de la violación y dijo que había decidido aprovecharse de la situación llevando a la mujer dormida a su habitación.

El 4 de julio, otro miembro de la fuerza aérea estadounidense estacionado en la Base Aérea Kadena de Okinawa fue detenido bajo sospecha de conducir ebrio, informó el Asahi Shimbun. Según la policía local de la Prefectura, el sargento Christopher Aaron Platte, de 27 años, negó los cargos.

El mes pasado, la policía de Okinawa detuvo a una mujer que trabajaba en una tienda en una base militar de Estados Unidos por conducir ebria. La detención se produjo después de que la prefectura japonesa realizo un operativo nocturno tras la presunta violación y asesinato de la mujer por un contratista de Estados Unidos.

Francis Shayquain Elijah, de 24 años, chocó su automóvil contra otro vehículo en una intersección cerca de su casa, informó la Agencia de Noticias Kyodo, añadiendo que el piloto japonés fue llevado al hospital. La sospechosa primero negó estar ebria, alegando que ella sólo había consumido bebidas espirituosas el día anterior, pero una prueba de alcoholemia reveló que ella tenía un nivel de alcohol cuatro veces mayor al límite legal, según Japón Today.

A ese incidente siguió el caso reciente de un marinero de la Marina estadounidense que también fue detenido bajo sospecha de conducir ebrio en una colisión con dos mini vehículos que dejó dos personas heridas.

En un esfuerzo para traer mayor disciplina a las tropas, el comando de la Marina estadounidense impuso una prohibición de ingerir alcohol a todos los 18.600 militares estacionados en Okinawa a principios de junio. Diez días más tarde, sin embargo, una declaración de la US Naval Forces en Japón dijo que a los marineros les estaba permitido beber en la base, así como en sus casas fuera de la base. La orden de no beber alcohol fuera de le base está todavía vigente, informó AP.

RT – Daily news: Tokyo to review ‘one-sided’ privileged status of Americans working at US bases in Japan


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*