Japón advierte a población que tendrá 10 minutos para protegerse de ataque nuclear

por Admin el 26 Abril, 2017

en Sueltos

Durante la Segunda Guerra Mundial, en Japón las autoridades no sabían que Estados Unidos estaba preparando un ataque nuclear contra su país.  Probablemente ni siquiera sabían que a las 05:29 am del 16 de julio de 1945, en el campo de pruebas de Alamogordo ubicado en el desierto "Jornada del Muerto" a 56 km al sudeste de Socorro, en Nuevo Mexico, Estados Unidos hizo su primera prueba nuclear como parte del Proyecto Manhattan, que tenía como propósito destruir a Japón mediante bombardeos nucleares.

Lo sabía Gran Bretaña y probablemente lo sabía Rusia mediante su eficiente servicio de espionaje, pero en Japón, si acaso, se enteraron vagamente sobre lo que se trataba, pero no podían imaginar el tremendo daño que le causarían a las ciudades escogidas como blanco del ataque.  Por otro lado, ellos sabían que la guerra estaba perdida y que sólo les quedaba negociar las condiciones de la rendición, antes que la Unión Soviética comenzara su ataque desconociendo el Pacto de Neutralidad firmado el 13 de abril de 1941, que por otro lado, había sido respetado a lo largo de toda la guerra.

El 28 de noviembre de 1943 durante la Conferencia de Teheran, la Unión Soviética acordó declararle la guerra a Japón e invadirlo después de la rendición de Alemania, acuerdo que se ratificó el 4 de febrero de 1945, en la Conferencia de Yalta.  El día 5 de abril de 1945 la URSS denunció el Pacto de Neutralidad con Japón y el 26 de julio de 1945 de acuerdo con la Declaración de Postdam los Aliados le demandan a Japón la rendición incondicional.

Pareciera ser, que los militares japoneses sólo estaban decididos a resistir una invasión con armas convencionales, aunque los políticos japoneses sabían que tal acción habría sido un sacrificio inútil sobre todo para la población civil.  El Emperador Hiroito estaba decidido a dar la orden de deponer las armas aceptando las condiciones impuestas por los Aliados.

Era por demás evidente que Japón estaba virtualmente rendido, aunque tuviera en esos momentos tropas en plena capacidad combativa en varias partes de Asia, donde estaban lejos de estar rendidas, como era el caso de las Filipinas, por ejemplo.

Pese a todo el 25 de julio de 1945 el Presidente Truman firmó la orden redactada por el General Groves de lanzar la primera bomba atómica sobre una de las siguientes ciudades: Hiroshima, Kokura, Niigata o Nagasaki.  No se mencionaban objetivos militares ni se mencionaba acciones para evitar el daño a la población civil.  No se podía esperar eso, teniendo en cuenta que el bombardeo incendiario sobre Tokio estuvo planificado para aniquilar a su población.  La orden además daba luz verde al lanzamiento de una segunda bomba atómica apenas estuviera lista.

Loa aviones que acompañarían al bombardero que lanzaría la bomba llevarían observadores civiles y militares, advirtiéndoles que se deberían mantener a varias millas de distancia del lugar de impacto de la bomba.

El día 6 de agosto de 1945 el bombardero B-29 Enola Gay lanzó la primera bomba atómica sobre Hiroshima, ciudad no militarizada llena solamente de refugiados y heridos.  No obstante el Presidente Truman tuvo la desfachatez de anunciar que habían lanzado la primera bomba atómica "sobre Hiroshima una base militar".  Luego, el 9 de agosto hicieron lo mismo sobre Nagasaki, igualmente una ciudad donde no existían concentraciones de tropas ni equipos militares.

Hoy, 71 años y 8 meses después, nuevamente Japón está al borde de sufrir un bombardeo atómico, esta vez por parte de Corea del Norte, país gobernado por un hombre con ideas extremistas, pero que a su vez se encuentra acosado por la primera potencia mundial debido a que simplemente no le gusta que en Corea del Norte haya un gobierno que no se doblega ante los burócratas de Washington.  Pero esta vez, la situación es diferente, pues Estados Unidos tiene bases militares en todo el territorio japonés, en la mayoría de los casos en medio de centros poblados.

La situación es tan crítica que el gobierno japonés, mediante la página web de Defensa Civil está advirtiendo a la población civil que tendrán apenas 10 minutos para protegerse en caso de un ataque con misiles contra las bases militares estadounidenses, como por ejemplo las enormes bases de Futenma y Kadena que se encuentra en medio de Ginowan, Kadena y Chatan en Okinawa, Prefectura de Okinawa.  Esas son sólo dos de la 13 bases militares estadounidenses en Okinawa que se encuentran en medio de poblaciones que sufrirían las mayores consecuencias en caso de un ataque con misiles convencionales, y peor de un ataque nuclear.

Ni que decir de las 10 bases militares estadounidenses que se encuentran rodeando la ciudad de Tokio.  En total hay cientos de lugares donde existen concentraciones de tropas y equipos estadounidenses en Japón.  Los hay de todos tipos, en más de cien, bases militares, campos de concentración de tropas, campos de entrenamiento, centros de mando, de comunicaciones, abastecimientos, etc.  Virtualmente, Japón es una base militar estadounidense.

El diario Asahi Shimbun dijo que es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que el gobierno instruye a la población sobre cómo responder ante un ataque enemigo.

Tres de los cuatro misiles que lanzó Corea del Norte el 6 de marzo pasado,  cayeron dentro de la zona económica exclusiva en el Mar de Japón, cuerpo de agua que lo separa de la Península de Corea.  El gobierno coreano dijo que estaba practicando para destruir las bases militares en Japón.

El gobierno japonés le instruye a la población a buscar refugio en cualquier gran edificio cercano apenas se tenga noticia del lanzamiento de algún misil en Corea del Norte.  El sitio web de Defensa Civil recibió mas de 5,7 millones de visitas, los 23 primeros días de abril, en vez de las 400.000 visitas mensuales hasta antes registradas.

Basándose en que el misil lanzado el 7 de febrero llegó a pasar sobre Okinawa en 10 minutos, la advertencia dice que ese es el tiempo que se requiere máximo para buscar protección.  Pero el alcalde de Osaka, Hirofumi Yoshimura dijo que no habrá tiempo para responder a un ataque y en sus declaraciones al diario Japan Times advirtió: "Un misil no podrá ser detectado apenas sea lanzado, y solamente hacerlo demorará varios minutos."

Añadió el alcalde: "Dependiendo del caso, las alarmas sonarán sólo cuatro o cinco minutos antes que llegue el misil."

La pregunta surge entonces, ¿es justo que un país, por segunda vez en 71 años, se vea amenazado por un ataque nuclear debido a la insanía de algunos gobiernos que deberían más bien preocuparse en resolver sus propios problemas internos, en vez de tratar de solucionarlos a costa de los demás?

Exordio: Operación Center Board: Hiroshima

Exordio: Yosuke Yamahata: Nagasaki (1)

Exordio: Bomba Atómica (1)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: