General alemán de la OTAN anuncia planes para realizar maniobras militares contra Rusia

por Admin el 11 Noviembre, 2014

en Sueltos

banderaSetenta y cinco años después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, que condujo a la guerra de aniquilación de Alemania contra la Unión Soviética, el Estado Mayor General alemán una vez más se está preparando para la guerra con Rusia. Esto fue divulgado en un artículo publicado en la edición del pasado viernes del Die Welt en el que el alto oficial alemán de la OTAN Hans Lothar Domröse expresó sus puntos de vista.

Las observaciones formuladas por el general de cuatro estrellas, quien es Comandante Supremo Del Comando de la Fuerza Aliada Conjunta, una de tres unidades líderes en operaciones de la OTAN en Europa, equivalen a una abierta amenaza de guerra contra Rusia.

En el artículo, Domröse dijo que la alianza occidental estaba preparando por primera vez maniobras a gran escala en las regiones fronterizas rusas. "Hasta ahora, hemos llevado a cabo importantes maniobras de 25.000 a 40.000 hombres solamente en los Estados de la Alianza Occidental," dijo. Luego agregó: "Estoy seguro de que en el futuro lo haremos en Europa Oriental y en los países bálticos".

Muy cerca de los 25 años después de la disolución de la Unión Soviética, la OTAN pretende desplegar decenas de miles de tropas cerca de las fronteras de Rusia.

Washington y Berlín orquestaron un Golpe de Estado fascista liderado por Kiev en febrero pasado para instalar un régimen pro-occidental, contra Rusia. Ahora las potencias de la OTAN están tras el cerco militar de Rusia, una política que conlleva un peligro real de conflicto militar con una potencia nuclear. Incluso las secciones de la prensa burguesa que ha hecho propaganda contra Rusia durante meses describen el plan como un "movimiento provocador contra Moscú" (Spiegel Online).

"Vamos a establecer una fuerza de respuesta rápida de la OTAN de entre 5.000 y 7.000 hombres que pueden ser desplegadas en un lapso de dos a cinco días a una región", dijo el General Domröse. "Según nuestros planes, la fuerza de respuesta rápida participará en la mayor maniobra ‘Trident Juncture’ (coyuntura Tridente) en septiembre de 2015 en Italia, España y Portugal. Si todo va según lo planeado, la fuerza de respuesta rápida podría estar lista para el despliegue a finales del año 2015."

Solamente los Estados de la OTAN con el equipo militar de alta tecnología necesaria y soldados entrenados pueden participar en esta fuerza de punta de lanza de la OTAN, según Domröse. Alemania asumirá un papel protagonista.

"Estamos planeando", dijo, "que cada uno de las seis a diez naciones formará la punta de lanza durante un año y luego será cambiada. Según los planes actuales, cada ciclo tendrá una nación líder, que seguramente incluirá a Alemania en algún momento. Pero esta fuerza altamente móvil debe tener acceso en gran escala a la fuerza aérea con el fin de llegar a las zonas operacionales rápidamente." El mayor desafío de los países de la OTAN es poner a disposición los medios necesarios de transporte, señaló el general.

Domröse y los líderes de la OTAN están planeando una nueva forma de Blitzkrieg (Ataque Relámpago). La Conferencia de la OTAN en Gales este año aprobó un plan para aumentar la preparación en el despliegue de las fuerzas militares.

"La OTAN reconoció que tenemos que ser más rápidos y más flexibles, pero también mejor equipados," dijo Domröse. La fuerza de reacción rápida anterior era demasiado lenta.

"Simplemente tardamos demasiados en llegar a una zona de despliegue dentro de las fronteras de la OTAN", dijo el general. "Depende de reunir rápidamente  una fuerza bien entrenada de varios países en un momento determinado que esté listo para su despliegue".

El general habló sin rodeos. Los planes de guerra requieren aumentar los presupuestos militares y costarán mucho dinero.

"La fuerza tiene que estar bien armada y entrenada", dijo. "Debe estar siempre ser lista para desplegarse, incluyendo los fines de semana. Esto no será barato. Será necesaria una mayor inversión en preparación para defensa de la OTAN".

Añadió que la OTAN se debe modernizar urgentemente. "La OTAN tiene que estar preparada para una posible guerra en el siglo XXI. Esto incluye la defensa contra ataques convencionales, sino también la capacidad de repeler ataques cibernéticos y la capacidad de controlar desetabilizaciones locales por fuerzas enemigas subversivas que serán difíciles de identificar".

Domröse citó la respuesta de Rusia al Golpe de Estado provocado por las potencias occidentales en Ucrania como la justificación para nuevos preparativos para la guerra. "La anexión de Crimea y la ruptura con todas las normas internacionales llegó con sorpresa para nosotros", dijo. "No lo esperábamos. Hemos visto cómo el Presidente Putin ha hecho que el ejército de Rusia sea más combativo y que las tropas rusas sean increíblemente rápidas."

Estas declaraciones de uno de los más altos generales de Alemania pone de relieve que el ejército alemán mantiene la tradición del Estado Mayor General de la Wehrmacht en la Segunda Guerra Mundial. Bajo el nombre en código "Operación Barbarroja", el Tercer Reich atacó a la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, lanzando una guerra terrible de destrucción que costó la vida a 27 millones de ciudadanos soviéticos. Tras la derrota de Alemania, el imperialismo alemán se vio obligado a adoptar una postura pacifista desde hace varias décadas. Ahora, los políticos alemanes, periodistas, académicos y figuras militares están publicando belicosas diatribas contra Rusia.

Los antecedentes familiares de Domröse hacen que sus declaraciones sean más siniestras. Su padre, Lothar Domröse, luchó en la Segunda Guerra Mundial como comandante de una compañía de la Wehrmacht en el Frente Oriental. Como parte del rearme de los militares alemanes, él fue aceptado en el ejército en 1956 y realizo una exitosa carrera militar.

En 1973, fue nombrado Comandante General y Comandante del Grupo de Ejércitos Norte. En 1975, asumió el cargo de Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Ahora, su hijo se ha impuesto la tarea de lograr lo que su padre no pudo lograr en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría — la subordinación militar de Rusia.

El gobierno alemán está consciente de la importancia histórica de las declaraciones de Domröse. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Martin Schäfer, intentó minimizar la situación, alegando que las maniobras en esa escala en Europa Oriental no fueron planeadas para un futuro previsible. Declaró: "mantenemos relaciones tan buenas y constructivas con Rusia – que no podemos tomar eso muy en serio."

¡Qué hipocresía! El hecho es que las declaraciones de Domröse corresponden a la nueva y agresiva política exterior del gobierno alemán y se han discutido en los niveles más altos.

Domröse goza de estrechos vínculos con el Presidente alemán Joachim Gauck, quien jugó un papel destacado en el renacimiento del militarismo alemán. Durante la celebración oficial del pasado Año Nuevo, ostensiblemente el general apareció por los medios de comunicación al lado de Gauck y su pareja Daniella Schadt en residencia oficial del Presidente en Berlín.

Sólo unas pocas semanas más tarde, Gauck, el Ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier y la Ministra de Defensa Ursula Von der Leyen anunciaron el fin de la contención militar alemana en la Conferencia de Seguridad de Munich. Desde entonces, los acontecimientos se han sucedido rápidamente. El Golpe de Estado en Ucrania fue seguida por la participación alemana en la intervención militar en el Medio Oriente y ahora hay cada vez más abiertos preparativos para la guerra contra Rusia.

Si las élites alemanas siguen su camino, el militarismo, la dictadura y la guerra se convertirán en la norma, al igual que en el período de la primera y segunda guerras mundiales. En una reciente entrevista con el semanario  Die Zeit titulado "Quedarse afuera no es una opción," el Ministro de Relaciones Exteriores Steinmeier advirtió, "Debemos prepararnos para el hecho de que las crisis se convertirán en normales en los próximos años".

Cuando Die Zeit lo desafió diciéndole que "a diferencia de la élite política, los ciudadanos alemanes no estaban interesados en oír hablar de compromisos internacionales, sin mencionar las intervenciones militares", el Ministro de Relaciones Exteriores provocativamente declaró: "a pesar de eso, la abstención no es una opción. La creencia de que podemos vivir en una isla de tranquilidad en Europa y que el mundo nos dejará en paz, no funcionará."

Por Johannes Stern
Global Research, November 10, 2014

Global Research: German NATO General Announces Plans for Military Maneuvers against Russia


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

CALIGULA Marzo 5, 2015 a las 13:39

POR LO VISTO LOS ALEMANES ESTAN DISPUESTOS A JUNTAR Y LIDIAR CON OTROS 500 MILLONES DE METROS CUBICOS DE ESCOMBROS.

Los comentarios están cerrados.